Bolivia es el más preparado de Latinoamérica para una crisis

El país espera mantener un crecimiento económico potencial del 5%, uno de los más sólidos de la región, y se sitúa como el mejor preparado para enfrentar una crisis económica global, dijo su ministro de Economía, Luis Arce.

Ministro de Economía, Luis Arce.

Archivo particular

Ministro de Economía, Luis Arce.

Internacional
POR:
marzo 29 de 2015 - 01:00 a.m.
2015-03-29

"Nuestro modelo es diferente. En la economía del mercado, quien impulsa y redistribuye los recursos es el mercado (...) Nosotros le quitamos al mercado la capacidad de decidir las cosas y es hoy el Estado quien determina en la economía", asegura Arce, quien acompaña al presidente indígena izquierdista Evo Morales desde el inicio de su gobierno en el 2006.

El ministro, licenciado en Economía en la Universidad Mayor de San Andrés de Bolivia, y con un máster en Ciencias Económicas de la universidad de Warwick en Inglaterra, es uno de los forjadores del modelo económico que se aplica en su país, que contradice a la economía neoliberal.

Bolivia consiguió una exitosa colocación de deuda en el mercado internacional en 2013 por 500 millones de dólares con una demanda que superó los 4.000 millones, y tiene autorización para colocar 1.000 millones de dólares en 2015, lo que se hará "si es que se dan las condiciones" en la economía internacional.
¿SÓLO ES EL GAS?

Bolivia anotó una expansión económica de 5,5% en 2014, mucho mejor que sus vecinos, y espera crecer 5% en 2015, impulsado en gran parte por sus exportaciones de gas que vende a Brasil y Argentina. "Ya no vamos a bajar del 5%", asegura Arce.

La incógnita de los analistas es qué va a pasar ahora con la caída de precios mundiales de materias primas. "Cuando uno ve la estructura de la exportación, un tercio evidentemente es gas, otro tercio es minerales, y el otro agroexportación.

Allí dicen, el 70% de las exportaciones bolivianas sigue siendo materias primas y por lo tanto, con la caída de precios, esta economía se muere. Pero no", sentencia el ministro. "Si miramos la producción, los hidrocarburos en el PIB tienen un peso del 9% en Bolivia.

El peso más importante en el PIB lo tiene la manufactura con un 17%, luego la producción agropecuaria con 12%. Ellos pensaron que sólo exportar iba a generar riqueza, y todo en manos transnacionales, no quedaba nada para el país", explica.

"Estamos tranquilos, la caída de los precios afecta los ingresos a todos. Pero Bolivia ya está preparado contra eso. Somos el país mejor preparado de la región para enfrentar la crisis", dice Arce, vestido en jeans y camisa, desde su escritorio en el piso 19 del edificio que alberga a los ministerios en La Paz, con una amplia vista de la ciudad. Arce recuerda además que en plena crisis global, Bolivia consiguió un crecimiento económico del 3,4% en 2009, el mayor de la región.

¿CÓMO LO HACE?

Las tiendas, los centros comerciales, están llenos y la demanda es evidente en La Paz. No obstante, la pobreza extrema se mantiene por encima del 20%, según cifras oficiales, unos 10 puntos porcentuales menos que cuando Morales asumió el poder.

 De acuerdo con Arce, su modelo económico usa dos motores: la demanda externa, con exportaciones, y la demanda interna, con la redistribución del dinero, el consumo y el dinamismo del mercado financiero.

 ¿En qué se diferencia eso con el modelo tradicional? Según Arce, "Bolivia genera excedente económico que el Estado distribuye.

No hay capitalismo de Estado. No nos interesa que el Estado acumule, nos interesa que se redistribuya el dinero en la sociedad", agrega el ministro, quien ya ha ido a Harvard a explicar cómo funciona su modelo.

El gobierno boliviano también estimula el apoyo a la pequeña y microempresa, que absorbe más del 80% empleo en el país.

"Y eso que hasta ahora no hemos gozado del mejor de los elementos de nuestro modelo económico, que es la industrialización de los recursos naturales. El gas, lo vamos a transformar en urea y vamos a vender urea. Eso es petroquímica (...) En 2016 vamos a empezar a gozar por fin de los primeros productos de la industrialización de los hidrocarburos", detalla.

La solidez de la economía boliviana motivó que algunos países de la región se acercaran a pedir un préstamo.

"Han sido tres países que nos pidieron prestado, pero no hemos accedido a ello, no por falta de solidaridad, sino que tenemos varias necesidades internas que resolver", asegura, prefiriendo no revelar qué países fueron.
AFP