Bolsas de China se recuperan al final de sesión volátil

Tras las caídas de más de un 6 % de la jornada anterior, el índice general de la Bolsa de Shanghái, el indicador de referencia en los parqués del gigante asiático, avanzó un 1,23 % al cierre de hoy, y el de la Bolsa de Shenzhen, la segunda del país, otro 2,18 %.

Algunos analistas atribuyen a esas declaraciones el repunte en la cotización de los parqués del gigante asiático, pero otros se

Reuters

Algunos analistas atribuyen a esas declaraciones el repunte en la cotización de los parqués del gigante asiático, pero otros se

Internacional
POR:
agosto 19 de 2015 - 01:05 p.m.
2015-08-19

Aunque ambos parqués terminaron el día al alza, nada hacía pensar que algo semejante podría ocurrir a media sesión, cuando las pérdidas superaban el 3 % en Shanghái y también se acercaban a esa cifra en Shenzhen.

En ese punto se empezó a suavizar el desplome de las bolsas chinas, que en algunos momentos de la mañana rondó el 4 %, con lo que, sumado al batacazo de la víspera, llegaron a registrar retrocesos de más de un 9 % en el acumulado de las últimas dos jornadas.

Con esas noticias cerraron parqués asiáticos como Tokio, donde el selectivo Nikkei cayó hoy un 1,61 % arrastrado por la preocupación sobre la segunda economía mundial, o Seúl, que también vio un descenso de un 0,86 % en el índice referencial Kospi.

En la Bolsa de Hong Kong, una plaza especialmente sensible al devenir de China, las dudas llevaron al índice de referencia, el Hang Seng, a restar un 1,31 %, lo que lo situó en su cotización más baja de los últimos ocho meses, desde diciembre.

El pesimismo sobre el gigante asiático lastró, asimismo, la apertura de las principales bolsas europeas, y Madrid, París, Milán, Lisboa, Londres y Fráncfort empezaron a la baja una sesión en la que también estarán pendientes de la publicación de las actas de la reunión de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed).

El ánimo de los inversores chinos pareció mejorar después de la media sesión y la cotización de las bolsas fue moderando sus pérdidas para terminar con ganancias sólidas.

No hubo grandes anuncios procedentes de Pekín, aunque el Ministerio de Comercio ofreció una rueda de prensa en la que repasó los datos, ya publicados, de comercio exterior e inversión correspondientes al mes de julio y reafirmó su optimismo ante las perspectivas de la economía china para lo que resta de año.

"La estructura de las exportaciones está mejorando en términos de productos, exposición de mercado y disposición regional, y la cuota de China en el mercado global se expande con firmeza", dijo Shen Danyang, portavoz del Ministerio de Comercio, en la comparecencia.

Shen recalcó la postura oficial del Gobierno chino sobre las devaluaciones del yuan acometidas la semana pasada y explicó que se trata de una corrección del mercado y no de una medida diseñada para impulsar las exportaciones.

Algunos analistas atribuyen a esas declaraciones el repunte en la cotización de los parqués del gigante asiático, pero otros se muestran desconcertados ante la gran volatilidad.

"Tratar de leer demasiado en los movimientos del mercado a corto plazo puede ser a veces una actividad un poco inútil", afirmó la analista Joyce Poon de la firma Gavekal Dragonomics.

"El mercado de valores chino es un terreno de intercambio donde los inversores marginales son principalmente nuevos en el juego, operando por primera vez (la financiación marginal sólo está disponible para los inversores ordinarios desde 2013) y posiblemente más guiados por los impulsos que los de cualquier otro lugar", abundó la analista.

Así, las bolsas chinas recuperaron hoy parte de lo perdido el martes anterior, que su peor jornada desde la del pasado 27 de julio (cuando registró la mayor caída diaria en ocho años), y volvieron a mostrar su capacidad para asustar a los inversores de todo el mundo.

GOBIERNO QUIERE ACTIVAR EL SECTOR REAL

China ha inyectado cerca de 100.000 millones de dólares en dos bancos encargados de conceder préstamos y ha puesto a disposición de 14 instituciones financieras otros 17.000 millones para tratar de estimular la economía.

El banco central chino, PBOC, concluyó el martes los aportes respectivos de 48.000 millones de dólares en el China Development Bank y 45.000 millones en el Export-Import Bank of China, señala la agencia oficial Xinhua.

Estas inyecciones pretenden reforzar el capital de estas dos instituciones financieras (estructuras para la puesta en marcha de las políticas públicas) y apoyar la actividad económica, según la agencia. El miércoles, el PBOC anunció que había proporcionado 110.000 millones de yuanes (17.200 millones de dólares, 15.500 millones de euros) a 14 instituciones financieras, para facilitar el crédito a medio plazo con el fin de "mantener el nivel de liquidez" en el sistema.

La institución anima a las entidades bancarias a que hagan uso de esta línea de crédito para apoyar a "las pequeñas empresas, el sector agrícola" y a los "eslabones débiles" de la economía china, precisa el PBOC.

"Esto sugiere que el banco central se esfuerza en guiar estos fondos a la economía real, en particular, a las empresas exportadoras y a la construcción de infraestructuras", dijo a la AFP Wang Shengzu, un economista de Barclays Capital.

De hecho, la segunda economía mundial está en plena desaceleración. Pekín proyecta para este año un crecimiento del 7 % pero incluso este objetivo, que sería el peor resultado del gigante asiático en un cuarto de siglo, parece difícil de conseguir.

El banco central ha multiplicado las medidas de expansión monetaria. Desde noviembre ha bajado en cuatro ocasiones los tipos de interés y ha reducido en varias ocasiones el nivel mínimo de las reservas obligatorias de los bancos para facilitar la concesión de préstamos, pero con un éxito incierto.

"Los fondos liberados gracias mediante esta expansión monetaria precedente no llegan a la economía real. La mayoría estaban bloqueados en las instituciones financieras y se destinaban a impulsar a los mercados bursátiles", subraya Wang.

La Bolsa de Shanghai creció un 150 % en el lapso de un año debido al endeudamiento masivo de los inversores atraídos por las ganancias fáciles.

Pero esta subida eufórica del mercado, desconectado de una economía real en plena desaceleración, acabó a mediados de junio.

Las bolsas chinas perdieron el 30 % en tres semanas. Las recientes inyecciones de 100.000 millones de dólares en el China Development Bank y el Export-Import Bank of China han sido operadas por Wutongshu Investment Platform, un organismo estatal que supervisa las inversiones de las reservas chinas de divisas extranjeras, precisa Xinhua.

Las reservas de cambio de China, las mayores del mundo, se elevaban a finales de julio a 3,65 billones de dólares, según datos oficiales, frente a los 3,73 billones de finales de marzo.

Con información de agencias