Brasil acumula hasta noviembre déficit en cuentas públicas

Hasta ahora el peor resultado era el de 2002, cuando las cuentas públicas acumularon en once meses un superávit primario de 53.730 millones de reales (unos 20.665,4 millones de dólares). Vaticinan una nueva desaceleración este 2015.

Dilma Rousseff

Archivo

Dilma Rousseff

Internacional
POR:
diciembre 29 de 2014 - 06:44 p.m.
2015-12-29

El sector público brasileño acumuló en los primeros once meses del año un déficit fiscal primario de 19.640 millones de reales (unos 7.553,8 millones de dólares), el mayor saldo negativo para el período en los últimos trece años, informó este lunes el Banco Central.

Fue la primera vez que Brasil registró un saldo negativo en sus cuentas públicas en el período desde que el indicador comenzó a ser medido con los actuales criterios en 2002, según el organismo emisor.

Hasta ahora el peor resultado era el de 2002, cuando las cuentas públicas acumularon en once meses un superávit primario de 53.730 millones de reales (unos 20.665,4 millones de dólares). El déficit en el período contrastó con el superávit fiscal primario de 80.900 millones de reales (unos 31.115,4 millones de dólares) que Brasil acumuló en los primeros once meses de 2013.

El resultado primario en las cuentas públicas es la diferencia entre los ingresos y los gastos del Gobierno central, de las administraciones regionales y de las empresas estatales sin tener en cuenta los recursos destinados al pago de intereses de deuda.

Este indicador es la referencia utilizada en Brasil para medir la salud de las cuentas públicas, puesto que indica el posible ahorro que el Gobierno hace para pagar los intereses de la deuda pública.

El saldo negativo acumulado hasta noviembre puso en duda la posibilidad de que el Gobierno cumpla la meta que se impuso de terminar 2014 con un superávit primario de 10.100 millones de reales (unos 3.884,6 millones de dólares).

"Va a depender de varias cosas, entre ellas si tenemos en cuenta el Fondo Soberano (un fondo con recursos internacionales administrado por el Gobierno)", dijo en una rueda de prensa el secretario del Tesoro Nacional, Arno Agustin, al admitir que el Gobierno puede usar nuevas maniobras contables para cumplir la meta.

El Gobierno se había propuesto inicialmente la meta de terminar el año con un superávit primario de 167.400 millones de reales (unos 64.384,6 millones de dólares), que fue reduciendo gradualmente y ajustando con algunas maniobras en la medida en que acumulaba resultados negativos.

En el mal desempeño acumulado en el año contribuyó el resultado de noviembre, cuando las cuentas públicas registraron un déficit primario de 8.080 millones de reales (unos 3.107,7 millones de dólares), el peor resultado para este mes en trece años. De acuerdo con el Banco Central, el déficit acumulado hasta noviembre fue provocado principalmente por la caída de la recaudación de impuestos como consecuencia de la estancamiento de la economía de Brasil y por las numerosas exenciones que el Gobierno ha concedido para favorecer algunos sectores en crisis.

Además, los gastos públicos saltaron significativamente en un año marcado por las elecciones presidenciales de octubre. Los analistas del mercado financiero prevén que, por la menor demanda externa debido a la crisis y a la reducción del consumo interno, la economía brasileña sufrirá una nueva desaceleración este año, en el que tan sólo crecerá un 0,14 %.

Según Augustin, 2014 fue un año "atípico" por el bajo crecimiento pero las inversiones ya anunciadas por el Gobierno para 2015 ayudarán en la recuperación.

El economista Joaquim Levy, nombrado como ministro de Hacienda para el segundo mandato de la presidenta Dilma Rousseff, que comienza el jueves próximo, ya anunció duras medidas de ajuste fiscal para garantizar que Brasil termine los tres próximos años con superávit en sus cuentas públicas.

De acuerdo con el Banco Central, como el Estado gastó en los once primeros meses del año 264.000 millones de reales (unos 101.538,5 millones de dólares) en el pago de intereses de deuda, el país acumuló hasta noviembre un déficit fiscal nominal (ya incluidos los intereses) de 283.000 millones de reales (unos 108.846,1 millones de dólares), equivalente al 6,06 % del PIB.

En el mismo período del año pasado el déficit nominal de Brasil era equivalente al 3,25 % del PIB.

EFE