Brasil moverá su economía con más infraestructura

El Gobierno licitará la operación de carreteras y vías de tren, y las próximas concesiones serán de puertos y aeropuertos.

Puerto de Guanabara, en Río de Janeiro.

Archivo Portafolio.co

Puerto de Guanabara, en Río de Janeiro.

POR:
agosto 14 de 2012 - 11:12 p.m.
2012-08-14

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, anunciará la primera de una serie de nuevas medidas para intentar atraer inversiones privadas con las que modernizar la infraestructura del país, dijeron funcionarios.

Las medidas, parte de un esfuerzo por sacar a la economía del estancamiento del ultimo año, incluirán concesiones para operar autopistas y vías de ferrocarril por miles de millones de dólares, dijeron las fuentes del Gobierno. Esas concesiones serán seguidas por otras nuevas para la entrada de inversiones privadas en puertos y aeropuertos.

Los economistas sostienen desde hace tiempo que Brasil, la sexta mayor economía del mundo, debe mejorar su decrépita y colapsada infraestructura para entrar finalmente, a la liga de las naciones desarrolladas. Ese tipo de inversiones también inyectarían oxígeno a una economía que crecería este año menos del dos por ciento, casi la mitad del promedio del auge económico de una década que se estancó a mediados del 2011.

Rousseff subastó a comienzos de este año concesiones por unos 14.000 millones de dólares para que privados modernicen y operen tres de los aeropuertos con más tráfico. Mejorar los aeropuertos es crucial para Brasil, que se prepara para recibir visitantes para la Copa Mundial de Fútbol del 2014 y los Juegos Olímpicos del 2016.

Las nuevas medidas están siendo diseñadas desde hace meses. Son “parte de un plan de crecimiento de largo plazo para alcanzar el estatus de desarrollo”, dijo un funcionario.

Luego de una serie de esfuerzos para estimular el consumo doméstico tras un reciente bajón, dijo el funcionario, “ahora vamos a solucionar los problemas estructurales que limitan la productividad”.

Además de altos impuestos, costos laborales y una asfixiante burocracia, los cuellos de botella de infraestructura son uno de los componentes más pesados del llamado ‘costo Brasil’, al que empresarios e industriales culpan de inhibir las inversiones en la economía.

Las inversiones anémicas han sido un problema para el crecimiento de Brasil, incluso durante el reciente ‘boom’ económico. Las inversiones en Brasil representan un 19 por ciento del PIB, muy por debajo de la media en China, India y otros grandes mercados emergentes.

BRASILIA / REUTERS

Siga bajando para encontrar más contenido