Brasil puja por salir de recesión y ser el líder regional

Quien gane las elecciones del domingo en ese país se enfrentará a una economía tambaleante.

Los retos de Brasil han sido la inclusión social y la mejora de la calidad de vida de sus habitantes.

EFE

Los retos de Brasil han sido la inclusión social y la mejora de la calidad de vida de sus habitantes.

Internacional
POR:
septiembre 28 de 2014 - 07:48 p.m.
2014-09-28

Brasil entra esta semana en la recta final de la campaña electoral para las megaelecciones del próximo domingo. Se eligen Presidente, Vicepresidente, 26 gobernadores de Estado (o departamento), 26 senadores y 26 diputados.

El o la nueva residente del ‘Palácio do Planalto’ (El Palacio de la Meseta) sede del poder ejecutivo en Brasilia, encontrará un país en recesión técnica, con una economía que ha dado señales de un peligroso agotamiento.

Considerada la séptima economía mundial, Brasil atraviesa su cuarto año consecutivo de crecimiento moderado. Tras un alza de 7,5 por ciento del Producto Interno Bruto en el año 2010, el gigante suramericano creció 2,7 por ciento en el 2011, 1 por ciento en el 2012 y 2,5 por ciento en el año 2013.

Algunos analistas argumentan que el crecimiento del 2010 se sustentó “en el estímulo económico de Estados Unidos a los mercados emergentes y en una China voraz en la compra de materias primas”.

En lo que va del 2014, la economía de esta nación ha experimentado una desaceleración que fue etiquetada como “recesión técnca” en agosto pasado, tras dos trimestres consecutivos de contracción.

El Gobierno corrigió a la baja en dos ocasiones su expectativa de crecimiento para el año, desde 1,8 por ciento a 0,9 por ciento. Se espera que el mercado tenga apenas una expansión de un 0,3 por ciento.

Pero la caída de Brasil en la recesión fue especialmente dura porque en lugar de ahorrar durante el boom financió programas de bienestar a expensas de los de las obras de infraestructura, coinciden analistas como Juan Ruiz, economista jefe para América del Sur del banco español BBVA.

“Administraciones como la de Brasil, demasiados grandes, costosas y pesadas, aún son un problema estructural en varios países de la región”, dijo Carlos Sabino, economista de la Universidad Francisco Marroquin de Guatemala, reseñado recientemente por El Economista.

Pese a ese panorama, con una población de 202 millones de habitantes y un desempleo de 4,9 por ciento, uno de los índices más bajos de América Latina, Brasil sigue jugando un papel de liderazgo regional.

TAREAS PENDIENTES

En la agenda para el Gobierno que se estrene este mes, el reto más importante es lograr “la inclusión social y la mejora de la calidad de vida de los más de 200 millones de brasileños”, refirió la Embajada de Brasil en Bogotá, en respuesta a un cuestionario sobre el tema enviado por Portafolio.

“Este desafío ha implicado iniciativas múltiples en la educación, la salud, el desarrollo económico, pero tal vez podamos elegir como emblemático el logro, anunciado por la FAO en las últimas semanas, que Brasil ya no está en el ‘mapa del hambre’ de la organización”. Logró disminuir en 36 millones el número de personas en situación de pobreza extrema en la última década. Hoy por hoy, más de la mitad de sus habitantes se encuentra en la clase media, según la Embajada.

A nivel regional, la tarea “indispensable” es fortalecer “el desarrollo de la región, “con un entorno próspero, que pueda adelantar su propio progreso”, desde organismos como el Mercosur, la Unasur y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac).

“Es importante que la región haya demostrado unión creciente y la capacidad para dar respuestas propias a los retos que enfrentamos”.

UN COMERCIO EQUILIBRADO CON COLOMBIA

Según la Embajada brasileña en Bogotá, “Brasil y Colombia han tenido un crecimiento exponencial de su comercio” en los últimos años, “lo que se traduce hoy en un flujo que, desde el 2012, supera la marca histórica de los 4.000 millones de dólares al año”.

Destaca la delegación diplomática que “el comercio bilateral ha evolucionado de manera cada vez más equilibrada, con una reducción constante del déficit de Colombia con Brasil”.

El empresariado y el Gobierno de ese país “comparten la percepción de que hay oportunidades y están aunando esfuerzos para sacarles provecho”, recalcaron las fuentes diplomáticas.

María Victoria Cristancho
Subeditora Internacional