Brasil, a retomar la recuperación de su economía

Tras las elecciones, se espera que el gigante latino mejore su ritmo, dice analista de La Sabana.

El ambiente electoral ha causado incertidumbre en los mercados financieros.

Archivo particular

El ambiente electoral ha causado incertidumbre en los mercados financieros.

Internacional
POR:
octubre 06 de 2014 - 01:36 a.m.
2014-10-06

Contrario a los que muchos expertos han dicho sobre la incertidumbre e inestabilidad que ha generado el proceso electoral en Brasil, se espera que cuando pase el fragor de las elecciones, el país retome su tarea de recuperar la estabilidad económica y reconquiste la confianza de los mercados, le aseguró a Portafolio Fernando Cvitanic, profesor de Democracia, Globalización y Conflicto, y de Relaciones Internacionales de la Universidad de la Sabana.

“Los latinoamericanos podemos quedarnos tranquilos”, dijo Cvitanic, al comentar que los temas de recesión técnica y caída de la Bolsa de Sao Paulo son superables.

“Ahora viene la tarea de bajar las tensiones y restablecer el papel de Brasil como uno de los gigantes de la economía mundial.

“La política exterior brasileña ha jugado en los últimos años a la apuesta de ser una potencia y eso no cambiará de la noche a la mañana”, señaló Cvitanic.

El internacionalista recordó que Brasil “se ha consolidado como una de las siete potencias económicas más importantes del mundo, y a eso apuntó la política exterior brasileña”.

Si bien la presidenta Dilma Rousseff se vio afectada por escándalos de corrupción y eso alteró su imagen, el experto en temas internacionales cree que el carácter de “mujer pragmática y ejecutiva” la favoreció al final de la campaña.

La preocupante caída de la Bolsa de Sao Paulo y los desajustes de las cifras macroeconómicas de las últimas semanas son factores superables, dijo el analista. “Creo que a medida de que se acepte el triunfo de Rousseff, los mercados van a volver a la realidad porque, en el fondo, los mercados siempre buscan la estabilidad”, recalcó Cvitani, quien cree que ese panorama cambiará a partir de hoy, porque Rousseff garantiza el “statu quo” no solo al interior de Brasil sino también en América Latina.

“Vemos que la política brasileña seguirá hacia Latinoamérica integrando el Mercosur, siendo bastante benigna con Venezuela y pragmática con los gobiernos de derecha de Juan Manuel Santos en Colombia”, añadió Cvitani.

“La única posibilidad de cambio en el panorama económico sería que Brasil jugara a la derecha en el poder, pero por el momento está descartado”, dijo el analista, al comentar el rol que jugará el pragmatismo de Rousseff. “El entorno para Brasil es bastante saludable”, apuntó.

Los reportes del comportamiento de la primera parte de este año en Brasil parecen reforzar ese optimismo. Según el informe preliminar de Thompson Reuters, las cuentas de esa nación se vieron impulsadas en el tercer trimestre por las fusiones y adquisiciones corporativas, gracias a que empresas extranjeras y fondos de inversión privados buscaron objetivos de compra con la esperanza de explotar el potencial del país a largo plazo.

Las compañías anunciaron operaciones por 23.260 millones de dólares entre el primero de julio y el 30 de septiembre, un salto de un 76 por ciento desde los 13.230 millones de dólares del trimestre anterior.