Brasil subasta su nueva 'frontera petrolera'

Cinco años tras el descubrimiento del presal, los yacimientos petroleros en aguas ultraprofundas, Brasil ofrece en concesión este martes y miércoles 289 bloques petroleros.

La subasta ha generado protestas en Brasil.

EFE

La subasta ha generado protestas en Brasil.

POR:
mayo 13 de 2013 - 05:05 p.m.
2013-05-13

En total, 64 empresas de 21 países de cinco continentes se disputarán estos bloques con reservas estimadas de 9.100 millones de barriles, durante la primera licitación organizada en Brasil desde 2008 por la Agencia Nacional de Petróleo (ANP, estatal).

Esta 11ª licitación "es un evento importante porque el sector estaba paralizado desde 2008-2009", subrayó el experto petrolero Adriano Pires, del Centro Brasileño de Infraestructura (privado) de Rio de Janeiro.

Brasil busca compensar el atraso acumulado desde el descubrimiento en 2008 de inmensas reservas en aguas ultraprofundas frente a costas de los estados de Sao Paulo, Rio de Janeiro y Espirito Santo.

El descubrimiento del presal, cuyas reservas estimadas de 40.000 millones de barriles, si son confirmadas y explotadas, convertirían a Brasil en uno de los mayores productores de crudo del mundo, suscitó un duro debate en torno a dos cuestiones: ¿Cómo hacer que la industria nacional aproveche mejor estos descubrimientos? ¿Y cómo repartir los royalties generados por estos descubrimientos: entre los Estados productores, o entre todos los estados de Brasil?

El gobierno de izquierda del expresidente Luiz Inacio Lula da Silva (2003-2011) respondió a la primera pregunta con una ley votada en 2010 que convirtió a Petrobras, controlada por el Estado, en la única operadora de los bloques presal, en los cuales su participación debe ser de al menos 30 por ciento.

Cinco años más tarde, la polémica sobre el reparto de las regalías petroleras, complicada por la cercanía de las elecciones presidenciales de 2014, aún no ha sido definitivamente resuelta. "Ahora, el gobierno ha comprendido que es fundamental tener una serie de inversiones de empresas petroleras extranjeras y brasileñas para el crecimiento económico", se felicitó Pires.

También porque en los últimos meses ha perdido mucho dinero con Petrobras, cuyos beneficios se han visto afectados por el precio controlado de la gasolina y el diésel en el país, y una caída de su producción.

"Lo que diferencia esta 11ª licitación es que busca descentralizar la producción de gas y petróleo en Brasil. Los bloques serán propuestos en 10 estados de las regiones norte y noreste -donde la producción no existe o es tímida- y uno solo en la región sureste", mejor desarrollada en infrastructura, explicó el director de la ANP, Helder Queiroz.

Varias empresas extranjeras están particularmente interesadas por los bloques situados en la Amazonia -7.500 millones de barriles de reservas estimadas- porque sus condiciones geológicas son similares a las de costas africanas ricas en petróleo del golfo de Guinea, en la costa opuesta del Atlántico.

Otra característica importante de esta nueva subasta: "Ofrece bloques en tierra, en mar y en aguas profundas para empresas grandes o pequeñas. Mezcla igualmente cuencas maduras como Potiguar (estado de Ceará) con cuencas de la nueva frontera como Foz do Amazonas (en Amazonia) que debería ser una de las más disputadas", explicó Queiroz.

"El récord de empresas habilitadas, 64", de Estados Unidos, China, Japón, Francia, Reino Unido, Australia, España, Canadá, Noruega y Angola, por ejemplo, "prueba que la ANP hizo bien en apostar a subastas con bloques diversificados", subrayó su director. Los bloques -166 en mar, 94 en aguas poco profundas, 72 en aguas profundas y 123 en tierra firme- totalizan una superficie de 155.800 kilómetros cuadrados en 11 cuencas sedimentarias.

Según el escenario más optimista de la ANP, estas subastas pueden recaudar 3.700 millones de reales (1.800 millones de dólares al cambio actual), estimó el diario O Globo. La inversión mínima exigida a las empresas en la primera fase de explotación de los bloques -entre cinco a ocho años- es de 1.500 millones de dólares.

Las compañías serán sometidas al modelo de concesiones en vigor desde 1997: asumirán solas los riesgos de explotación y pagarán regalías al Estado. Los sindicatos brasileños de petróleo protestan. "Presentamos recursos judiciales contra estas subastas que buscan ofrecer nuestras riquezas naturales a multinacionales", declaró a la AFP Emanuel Cancela, presidente de Sindipetro.
AFP

Siga bajando para encontrar más contenido