Más de la mitad de los británicos apoya la salida del Reino Unido de la Unión Europea

En el referendo, que se realizará el próximo 23 de junio, el 53 % votaría a favor del 'Brexit'. Aumenta nerviosismo en los mercados.

El líder del Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP), Nigel Farage (i), asiste a un nuevo acto de campaña a favor del Brexit en Londres.

El líder del Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP), Nigel Farage (i), asiste a un nuevo acto de campaña a favor del 'Brexit' en Londres.

EFE

Internacional
POR:
Portafolio
junio 16 de 2016 - 08:03 a.m.
2016-06-16

El apoyo a la salida de Reino Unido de la Unión Europea en el referéndum del 23 de junio ha aumentado al 53 por ciento, el nivel más alto de apoyo registrado en una encuesta en más de tres años, mostró el jueves un sondeo realizado mediante entrevistas telefónicas.

La encuesta de Ipsos Mori a 1.257 personas en todo Reino Unido del 11 al 14 de junio mostró que el 51 por ciento de todos los votantes querían salir del bloque y un 49 por ciento quería la permanencia. Pero si se tiene en cuenta solo a los que probablemente voten, el sondeo mostró un apoyo del 53 por ciento a la salida y un 47 por ciento a la permanencia.

"A una semana de la consulta, 'Leave' (la campaña a favor del Brexit) ha aventajado a la permanencia con una serie de argumentos populares sobre la inmigración y el dinero, a pesar de haber sido negados rotundamente por el otro lado", dijo a Reuters el consejero delegado de Ipsos Mori, Ben Page.

"Los sondeos no predicen pero los encuestadores a veces lo hacemos: personalmente creo que como en Escocia el status quo quizá triunfe en el último momento. Pero parece muy ajustado", dijo Page.

"Es la primera vez que la campaña a favor de la salida se ha colocado por delante en el sondeo mensual de Ipsos Mori desde que el primer ministro David Cameron pidió en 2013 celebrar un referéndum", dijo el encuestador.

El fin de la pertenencia británica a la Unión Europea, en la que entró hace 43 años, espantaría a los inversores tras ver socavados los intentos de una integración europea y presentaría incógnitas sobre el futuro de la economía de Reino Unido, valorada en 2,9 billones de dólares.

Tal es la preocupación por el Brexit que la Reserva Federal estadounidense lo citó como una de las razones que llevó a retrasar un alza de tipos de interés esta semana. La libra también ha caído, la rentabilidad de los bonos soberanos británicos ha tocado mínimos históricos y miles de millones de dólares se han borrado de los mercados globales.

TEMOR AL "BREXIT" OSCURECE PERSPECTIVAS DE LA BANCA EUROPEA

Las acciones de los bancos de la zona euro caían el jueves a mínimos de cerca de cuatro años, debido al temor a que una eventual salida de Reino Unido de la Unión Europea empeore sus ya débiles perspectivas.

Un índice regional de bancos de la zona del euro cayó a su nivel más bajo desde agosto de 2012, mientras que las acciones de Deutsche Bank cedieron a un mínimo histórico.

La agitación bursátil pone de relieve el desafío al que se enfrentan las entidades crediticias de Europa, que ya están lidiando con miles de millones de euros de préstamos que podrían no devolverse ante el estancamiento de la economía de la región y unas tasas de desempleo que se resisten a bajar desde los elevados niveles actuales.

Un índice de acciones europeas más amplio, no solo de valores de la zona euro, caía un 1,4 por ciento, con lo que las pérdidas en lo que va de año son ya del 27,5 por ciento, lo que supone el peor sector de la región.

Según analistas, este último declive de las bolsas se debe al referéndum de la semana que viene sobre la permanencia del Reino Unido en la UE, con algunas encuestas que sugieren la posibilidad en aumento de un "Brexit".

"El panorama económico y político mundial es oscuro", dijo Chirantan Barua, analista de Bernstein.

"El 'Brexit' está alimentando la incertidumbre y tendrá un efecto dominó en Europa. Con tanta incertidumbre, “¿por qué comprar una acción de un banco ahora?", añadió. Otros analistas se mostraron de acuerdo con esta idea.

"La incertidumbre tiene que ver con el futuro del Reino Unido en Europa, pero también, probablemente, con relación al futuro de Europa", dijo Philippe Gudin de Vallerin, jefe de análisis de Barclays para la zona euro. Los problemas que afrontan los bancos de Europa, sin embargo, van mucho más allá de un "Brexit".

Resulta extremadamente difícil, por ejemplo, reavivar el crédito en la zona euro porque la confianza se ha hundido a niveles muy bajos y la morosidad relacionada con préstamos del pasado es elevada.

A principios de esta semana, Yves Mersch, uno de los altos funcionarios del Banco Central Europeo, resumió los problemas del sector después de la crisis financiera: "Todos queremos estabilidad, pero no hay que desear la estabilidad del cementerio".

Otro peligro está en las rebajas de calificación de las agencias de rating. El modelo de Standard and Poor's que utiliza Credit Default Swaps (CDS) muestra que la semana pasada los mercados financieros comenzaron a valorizar la deuda de Deutsche Bank como si fuera "basura".

Aunque el rating oficial de la deuda del banco no tiene dicha categoría, el costo de cubrirse contra un impago, medido por los precios de los CDS, muestra que los inversores ven un riesgo más elevado de que no se les devuelva el dinero.