Cabeza de Tsipras rodaría en guerra del ‘sí’ y ‘no’ griego

El primer ministro de Grecia dejó entrever que dimitiría si triunfa el apoyo de sus compatriotas al acuerdo de rescate que ofrecen los socios europeos, al que consideró como insostenible para su país.

Partidarios del ‘no’ quemaron la bandera de la Unión Europea, en medio de la campaña por la consulta dominical.

Archivo particular

Partidarios del ‘no’ quemaron la bandera de la Unión Europea, en medio de la campaña por la consulta dominical.

Internacional
POR:
julio 03 de 2015 - 01:51 a.m.
2015-07-03

El primer ministro de Grecia, Alexis Tsipras, se juega su futuro político, a dos días de que los griegos vayan a referéndum y digan ‘sí’ o ‘no’ al acuerdo, que desbloquearía una línea de crédito europea para evitar la bancarrota del país helénico.

Algunos analistas prevén que la cabeza del gobernante del partido izquierdista Syriza podría rodar de perder la apuesta dominical.

Tsipras, quien llegó al poder en enero pasado con promesas antiausteridad, sintió ayer el apretón de tuerca europeo, desde donde se alzaron voces pidiendo a los casi 11 millones de griegos que apoyen el ‘sí’ en el referéndum.

El presidente del Parlamento Europeo, el alemán Martin Schulz, no se anduvo con rodeos y dijo esperar una victoria del ‘sí’ el domingo, para que llegue al poder “un gobierno de tecnócratas” y termine “la era Syriza”.

El primer ministro heleno dijo que , de triunfar el ‘sí’, se producirá “un acuerdo no sostenible”, aunque aseguró que respetará el resultado sea el que sea. “Pondré en marcha los procedimientos previstos por la Constitución”, comentó Tsipras, al asegurar que no pone su “silla por delante de los intereses de la nación”. Con lo cual dejó abierta la opción de dimisión al cargo, que asumió en enero pasado.

Tsipras señaló que en caso de ganar el ‘no’ en la consulta, como pide su gobierno, habrá una “solución sostenible” para el país, que se enfrenta a una frenética campaña electoral.

“Este acuerdo puede ser el mal acuerdo que nos propusieron o uno mejor. Cuanto más fuerte sea el 'no' mejor será el acuerdo”, recalcó Tsipras.

“No tuve tiempo para enamorarme del cargo de primer ministro”, aseveró Tsipras, que no concretó cuándo abrirán los bancos, cerrados desde el lunes cuando se impuso un ‘corralito’. A su juicio, la “prioridad absoluta” del Ejecutivo es “salvaguardar los depósitos de la gente y alcanzar un acuerdo lo antes posible”.

A su vez, el ministro de Defensa, Panos Kammenos, recalcó que su país está “en guerra y no tendremos indulgencia. Quienes no soporten la guerra, que se vayan”, tras justificar la decisión de excluir del grupo de parlamentarios oficialistas a políticos que se hayan manifestado a favor del ‘sí’ europeo.

Grecia sufre su quinto día de control de capitales, con un tope de retiro en efectivo en los cajeros automáticos de 60 euros por día y persona. Los bancos estarán cerrados hasta el 6 de julio, al igual que la bolsa de Atenas. La capital sintió la tensión con manifestaciones de unas 10 mil personas, en pro y en contra del acuerdo.

¿EURO O DRACMA?, LA VERDADERA CONSULTA

Simpatizantes de Syriza hacen campaña y defienden el ‘no’ en el referendo del domingo, para terminar con cinco años de austeridad y crisis, pero para los partidarios del ‘sí’ la verdadera pregunta es muy diferente: euro o dracma, la antigua moneda griega. “Va a ganar el sí, porque la gente tiene miedo. La gente quiere el euro y no el dracma, porque entonces su dinero tendría el valor del rublo. Por eso quiero el sí”, cuenta a AFP la pensionista Magdalini. “Voy a votar no, porque esta consulta no va a determinar si seguimos en Europa”, contesta Litsa, una joven profesora partidaria de Syriza.

“El sí es sinónimo de futuro, estamos hablando de nuestro espacio geográfico. Europa es nuestra patria. ¿Con quién vamos a irnos si salimos de Europa? ¿Con Venezuela, con los antiguos países comunistas?”, añade Costas Golemis, otro jubilado y expropietario de una empresa de mármol.

‘HAY QUE FRENAR EL AGUJERO FINANCIERO HELENO’

El Fondo Monetario Internacional advirtió ayer que Grecia se enfrenta a un enorme agujero financiero.

La entidad dijo que el país necesitará 50.000 millones de euros más de fondos en los próximos tres años para mantenerse a flote, que incluyen 36.000 millones de euros de sus socios europeos.

Además, Grecia requiere un significativo alivio de su deuda, agregó.

La advertencia del FMI, publicada en un borrador preliminar sobre el último reporte de sostenibilidad de la deuda, destaca la magnitud de los problemas que afronta Atenas, sea cual sea el resultado del referendo para aprobar o rechazar la oferta hecha por sus acreedores europeos el mes pasado.

Para tapar este agujero presupuestario, el FMI apela nuevamente a los europeos, que tendrán que convencer a sus respectivos parlamentos y ciudadanías.

Además de los 36.000 millones de dólares en dinero fresco, los europeos deberán aliviar considerablemente la deuda de Grecia.

Tendrán entonces que postergar los plazos de los pagos de Grecia “duplicando” la vigencia de sus obligaciones y el periodo de gracia sobre los intereses, dice el FMI.

Desde hace semanas el FMI trata sin éxito de obtener un compromiso formal de los europeos sobre el tema de la deuda griega.

La directora general del FMI, Christine Lagarde, instó a la UE a “dar un paso atrás” y abordar el problema de la deuda griega, pero se encontró con una oposición frontal, confió a AFP una fuente cercana a las negociaciones.

Para seguir prestando a un país, el FMI debe tener garantías de que su deuda es sostenible.

Y en el caso de Grecia, solo los europeos pueden, según la institución, reestablecer algo cercano al equilibrio, pues detentan 211.000 millones de euros de deuda griega de un total de unos 280.000 millones, que equivalen a aproximadamente al 180 % de su producto interno bruto (PIB).

Las tensiones sobre la deuda podrían crecer con los europeos que, según el funcionario del FMI, tienen una estimación “más baja” de las necesidades de financiamiento del país.

Agencias