Caída del euro no puede frenar reforma estructural europe

El jefe de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, alertó que el verdadero problema de la moneda unitaria es la falta de competitividad de los socios de la eurozona.

“Las reformas estructurales no pueden sustituirse por la política monetaria del Banco Central Europeo”.

Archivo particular

“Las reformas estructurales no pueden sustituirse por la política monetaria del Banco Central Europeo”.

Internacional
POR:
marzo 13 de 2015 - 02:54 a.m.
2015-03-13

La mejora relativa de la competitividad europea, fruto de la depreciación del euro, no puede sustituir a las reformas estructurales que precisa la eurozona, aseguró el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble.

El hombre fuerte de la canciller Ángela Merkel en la defensa de la austeridad y las reformas realizó estas declaraciones en Berlín, durante el acto de presentación de la memoria 2014 del servicio aduanero federal.

“Las reformas estructurales no pueden ser sustituidas por la política monetaria del Banco Central Europeo”, dijo el Ministro, en relación al plan de compra de deuda pública y corporativa lanzado por la autoridad monetaria y que ha llevado al euro a su cotización mínima frente al dólar en 12 años.

Schäuble exigió, de nuevo a sus socios, que reformen sus economías para impulsar la competitividad, y recordó que el propio BCE “no se cansa de exigir a los gobiernos que implementen reformas estructurales, mejoren la competitividad y mantengan unas finanzas sólidas”.

A su juicio, el problema de la moneda común no es, por tanto, que se esté depreciando frente al dólar estadounidense, sino la falta de competitividad de muchos de los países que la comparten, aunque repitió que la situación es diferente en las distintas economías.

El euro se ha depreciado con fuerza en las últimas semanas, especialmente desde que el BCE anunció su plan para comprar 60.000 millones de euros en bonos soberanos y corporativos al mes, entre este marzo y septiembre del año que viene, para combatir la baja inflación.

La caída, que según muchos expertos podría ahondarse hasta que el euro alcance la paridad con el dólar, mejora la competitividad relativa de los exportadores europeos y podría favorecer la recuperación. Alemania, como uno de los mayores exportadores del mundo, sería uno de los grandes beneficiados de la depreciación del euro.

BAJA LA PRODUCCIÓN

La producción en las fábricas de la zona euro disminuyó levemente en enero, pero los datos también mostraron evidencia que apoya las expectativas de recuperación en la frágil economía del bloque.

La producción industrial en los 19 países que comparten el euro bajó un 0,1 por ciento desde diciembre, según información publicada ayer por Eurostat, la oficina de estadísticas de la Unión Europea.

Analistas consultados por Reuters proyectaban un incremento de un 0,2 por ciento. Sin embargo, bajo la comparación anual la producción industrial tuvo su mejor lectura desde julio de 2014, un incremento de un 1,2 por ciento que superó el 0,1 por ciento esperado por los expertos.

El fuerte desempeño fue ayudado por los incrementos en Francia, Alemania, España e Irlanda. Sin embargo, la producción de Italia, que junto con Francia y Alemania compone dos tercios de la producción industrial, bajó un 2,2 por ciento.

TSIPRAS PROMETE QUE CUMPLIRÁ LOS ACUERDOS

La Ocde apoyará al gobierno griego con la elaboración de reformas fiscales, de empleo y antimonopolio.

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, intentó garantizar ayer a sus socios de la zona euro que Grecia cumplirá el acuerdo de rescate ampliado con sus acreedores internacionales.

Tsipras aprovechó una visita a la sede de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde) en París para defender una reestructuración de largo plazo de la deuda griega, al tiempo que prometió implementar las reformas acordadas.

“Grecia cumplirá con sus obligaciones”, dijo Tsipras, tras suscribir un acuerdo de cooperación con la Ocde, que aplica apoyo en las propias reformas que el país realizará.

Atenas y la Ocde trabajarán conjuntamente en la elaboración de políticas de integridad en las finanzas públicas, consolidación del empleo, refuerzo de la competencia y combate de los monopolios.

Además, se informó que el Banco Central Europeo (BCE) aumentó la provisión urgente de liquidez para los bancos griegos en 600 millones de euros, hasta 69.400 millones de euros, dijo una fuente.

Agencias