'Cambio climático le costaría a A. Latina el 2,5% de su PIB'

Aunque la Cepal advierte que esos cálculos son aun preliminares, asegura que ofrecen evidencia de los efectos de las decisiones públicas en la región, por ejemplo, en las inversiones de infraestructura.

Las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) de la región representan el 9 por ciento del total global.

Archivo particular

Las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) de la región representan el 9 por ciento del total global.

Internacional
POR:
septiembre 22 de 2014 - 08:00 p.m.
2014-09-22

“América Latina y el Caribe tiene una contribución menor al cambio climático que otras regiones, no obstante es particularmente vulnerable a sus efectos”, aseguró Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), en declaraciones que sirven como preámbulo a la Cumbre sobre el Clima. El evento tendrá lugar este martes en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York.

Según la funcionaria, las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) de la región representan el 9 por ciento del total global, con una tasa de crecimiento anual de 0,6 por ciento entre 1990 y 2011, en comparación con un 1,5 por ciento del mundo.

“Lo característico de esta región es que una proporción significativa de las emisiones proviene del cambio de uso del suelo, la deforestación y la agricultura”.

Bárcera también aseguró que el desafío más urgente para la región es la adaptación al cambio climático. Los costos anuales de este proceso han sido estimados en cerca de 0,5 por ciento del PIB anual regional.

Recordó el caso de los huracanes que han ocasionado inundaciones en cuencas importantes del sur de México y el norte de Colombia, como claro ejemplo de la necesidad de adaptación.

“La vulnerabilidad de los países latinoamericanos y caribeños se ve acentuada por su geografía, la forma en que está distribuida su población e infraestructura, su dependencia de los recursos naturales, la importancia de la actividad agrícola y la extensión de sus zonas costeras tanto en el Pacífico como en el Atlántico”, añadió la Secretaria.

La entidad informó, en el comunicado con las declaraciones de la funcionaria, que los mayores riesgos se concentran en la agricultura, la disponibilidad de agua, la conservación de bosques, la pérdida de biodiversidad, la salud de la población, el turismo en zonas costeras y la reducción de la pobreza rural.

“El dinamismo económico que ha experimentado la región en la última década ha generado contaminación atmosférica, mayor consumo de energía fósil y su consiguiente contribución al cambio climático”, denunció Bárcera.

América Latina y el Caribe tiene el más alto grado de urbanización del planeta, lo que ha ido acompañado de una creciente tasa de motorización privada.

Según la entidad, la falta de un transporte público moderno, seguro y de calidad conduce a la preeminencia de los automotores privados que se concentran en los niveles de ingreso más elevados. Estos sectores de la población son los que también más se benefician de los subsidios a los combustibles fósiles y a la infraestructura.

“Solo un acuerdo global con la participación de todos los países acompañado de un cambio tecnológico paradigmático en los patrones de producción y consumo es consistente con la solución a este fenómeno”, puntualizó Bárcera.