Cameron defendió decisión de no adherirse a tratado europeo

Se destacó la ausencia de Nick Clegg, el liberaldemócrata opositor de la decisión que tomó el primer ministro inglés.

AFP

David Cameron, primer ministro británico

AFP

POR:
diciembre 12 de 2011 - 12:47 p.m.
2011-12-12

El primer ministro británico, David Cameron, defendió el lunes su veto a un nuevo tratado europeo como la "respuesta correcta", pero insistió en que el Reino Unido sigue siendo un "miembro de pleno derecho" de la Unión Europea (UE).

"La elección era un tratado sin las salvaguardas adecuadas o ningún tratado, y la respuesta correcta fue ningún tratado", declaró Cameron en una animada comparecencia en la Cámara de los Comunes, donde brilló por su ausencia su viceprimer ministro, el liberal demócrata y pro europeo Nick Clegg.

"No fue una cosa fácil pero fue lo correcto", agregó bajo las aclamaciones de los diputados conservadores, mientras explicaba que las salvaguardas que pedía a sus socios europeos para proteger los intereses británicos eran "modestas, razonables y relevantes".

El primer ministro británico insistió, sin embargo, en que la no aceptación del acuerdo alcanzado entre los otros 26 miembros del bloque para reforzar la disciplina fiscal de la Eurozona no significaba que el Reino Unido no siguiera siendo parte de la UE.

"El Reino Unido sigue siendo un miembro de pleno derecho de la Unión Europea y los acontecimientos de la semana pasada no cambian nada", afirmó Cameron a los diputados, muchos de los cuales –especialmente en su partido– desean que su país abandone definitivamente el bloque o al menos renegocie sus condiciones de adhesión.

El líder de la oposición, Ed Miliband, comenzó su intervención preguntando dónde estaba Clegg, quien la víspera señaló que la posición defendida por Cameron en Bruselas corría el riesgo de dejar el país "aislado y marginado".

Miliband dijo que el acuerdo era "malo" para el Reino Unido, y acusó al primer ministro de haber "abandonado (el) asiento" que tenía su país en la mesa de negociación europea.

Por su parte, Nick Clegg había dicho en días pasados tras la decisión de Cameron, que se sentía “amargamente decepcionado” por el resultado de la cumbre.

A APRETARSE EL CINTURÓN

La iniciativa europea consiste en la reforma de un tratado para endurecer la disciplina fiscal en la Eurozona. "Lamento profundamente que Gran Bretaña no haya querido sumarse al proyecto de unión fiscal (para el que se requería un cambio de tratados con el aval de los 27 miembros de la UE). Lo lamento no sólo por el bien de Europa sino también por el bien de los británicos y por su futuro", dijo el comisario de Asuntos Monetarios, Olli Rehn, durante una conferencia de prensa.

Por su parte, el primer ministro británico, David Cameron, puede esperar una bienvenida por parte de su partido, pero se enfrenta a una dura respuesta de sus aliados Liberal Demócratas cuando explique un veto en la UE que dejó al Reino Unido a la deriva con respecto a sus socios continentales. 

La decisión de Cameron de no participar en un cambio de tratado de la UE que pretende endurecer las normas fiscales para países que utilicen el euro ha aislado a Reino Unido en el bloque de 27 países y creado una gran grieta en la coalición formada desde que asumió el poder en mayo de 2010. 

El viceprimer ministro, Nick Clegg, dijo el domingo que estaba “amargamente decepcionado” por el resultado de la cumbre, que en su opinión era 'malo' para Reino Unido. 

Clegg es el líder de los Liberal Demócratas, los socios proeuropeos de una incómoda alianza que pretende gobernar hasta las próximas elecciones previstas en el 2015. 

Pese a su indignación por Europa, Clegg dijo que sería un 'desastre económico' si la coalición –que ha impuesto duros recortes de gasto para luchar contra un déficit presupuestario récord– se deshiciera ahora cuando la economía se balanceaba al borde de la recesión. 

El ministro del Tesoro, Danny Alexander, otro Liberal Demócrata, llevó a casa el mensaje el lunes.

“Esto no amenaza la coalición. La coalición se formó para hacer frente a los enormes problemas económicos que heredamos como país”, dijo Alexander a la BBC Radio 4. 

Los Liberal Demócratas han visto cómo caían en las encuestas a poco más de un 10 por ciento desde las elecciones, lo que supone menos de la mitad, y Clegg sabe que un adelanto electoral les dejaría de nuevo una larga temporada en el desierto político. 

En la cumbre de Bruselas del viernes, Reino Unido vetó un plan para un nuevo tratado de la UE que impondría un mayor control del bloque sobre los presupuestos de los gobiernos nacionales para frenar la crisis de deuda del bloque.

Cameron dijo que el acuerdo propuesto se arriesgaba a exponer la poderosa industria de servicios financieros de Londres a una inoportuna regulación del bloque. 

Los otros estados miembros, incluyendo los 17 que usan el euro, planean ahora adoptar un pacto separado sin Reino Unido, dejando a la isla más sola que nunca en la UE, un club al que se unió en 1973 pero que los británicos han visto durante mucho tiempo con desconfianza. 

Cameron hablará al Parlamento a las 1530 GMT del lunes para explicar el resultado de la cumbre.  “Básicamente, reiterará lo que ha dicho en el último par de días sobre por qué hizo lo que hizo y por qué pensó que era lo correcto”, dijo un portavoz de su oficina de Downing Street. 

“Reino Unido no es miembro del euro. Lo que estaban debatiendo era cómo se organizan para asegurarse de que el euro funcione”, agregó. 

“En cuanto a otros tipos de política, defensa, todo tipo de otras políticas, Reino Unido seguirá estando en gran medida en el centro de las cosas”, agregó.  

'ESPÍRITU DE BULLDOG'

Euroescépticos conservadores en el Parlamento habían enviado la semana pasada a Cameron a Bruselas con una petición de que mostrara cierto 'espíritu de bulldog' defendiendo a Reino Unido. 

Una encuesta en el diario ‘The Times’ mostró el lunes que el 57 por ciento de los británicos creía que el veto de Cameron en la UE fue adecuado, mientras que sólo el 14 por ciento se oponía. 

Sin embargo, la reacción al otro lado del Canal fue hostil. “Creo que la derecha inglesa ha demostrado que es capaz de ser la más estúpida del mundo, sirviendo intereses puramente financieros y no el interés nacional”, dijo Jean- Pierre Jouyet, jefe del regulador del sector financiero de Francia.

“Eso es lamentable porque necesitamos a nuestros amigos británicos en Europa”, agregó. 

Cameron, ex ejecutivo de relaciones públicas, necesitará todas sus habilidades oratorias para adoptar el tono adecuado el lunes. “Si vuelve tratando de presentar esto como triunfalista, como una especie de victoria para el 'espíritu de bulldog', creo que le irá mal con los Liberal Demócratas”, dijo el parlamentario liberal demócrata Martin Horwood. 

“Hay un ambiente muy unido dentro de los liberales demócratas, y es abrumadoramente uno de decepción por el resultado” dijo.

ESCOCIA, ENOJADA CON INGLATERRA

El ministro principal de Escocia, Alex Salmond, acusó este lunes al jefe del Gobierno británico, el conservador David Cameron, de perjudicar a Escocia y de actuar con "torpeza" al rechazar sumarse al acuerdo para una reforma del tratado de la Unión Europea (UE).

El independentista escocés envió una carta al primer ministro británico en la que critica su negociación en la cumbre europea de la semana pasada en Bruselas y le acusa de haber cambiado la "relación" del Reino Unido con la Unión Europea (UE) sin consultar primero con las administraciones autónomas de Escocia, Gales e Irlanda del Norte.

El Reino Unido fue el único de los 27 países de la UE que se negó el viernes pasado a apoyar un pacto fiscal para superar la crisis de la deuda en la eurozona debido a que el resto de los Estados miembros no aceptaron las salvaguardas que pedía para la ‘City’ de Londres, distrito financiero londinense.

Los 26 Estados restantes de la UE optaron por un acuerdo intergubernamental para llevar a cabo las reformas que consideran necesarias para salir de la crisis del euro y recuperar la confianza de los mercados.

En la misiva, cuyo contenido fue divulgado el lunes, Salmond dijo que las decisiones europeas tienen un impacto en Escocia y criticó que Londres optase por "excluirse" de un proceso negociador que tiene un impacto en el empleo y las empresas.

El ministro principal, del Partido Nacionalista Escocés (SNP, siglas en inglés), solicitó una "reunión urgente" del llamado comité ministerial conjunto de las administraciones autónomas y el Gobierno central para analizar el rechazo británico.

El veto fue decidido sin que Cameron llegase a "evaluar el riesgo" que eso tendría en los puestos de trabajo en Escocia y en el sector empresarial, sugirió Salmond, que acaba de regresar de una visita comercial de una semana a China.

"Es increíble que, mientras el Gobierno escocés y nuestros departamentos trabajan duro para promover los intereses y las industrias de Escocia en China, David Cameron cometiera la torpeza de cambiar aparentemente toda la relación del Reino Unido con la Unión Europea, sin siquiera consultarlo con sus propios colegas liberaldemócratas de la coalición", afirmó.

Salmond pidió a Cameron que explique ahora las consecuencias que su decisión tendrá para Escocia. "Lo ocurrido la semana pasada en Bruselas demuestra que Escocia necesita urgentemente tener una voz sobre la mesa cuando se discuten nuestros vitales intereses nacionales, transformándose en un Estado miembro independiente en lugar de excluirlo de la sala (de conversaciones)", afirmó el ministro principal.

Ante la polémica que el veto causó en el Reino Unido, un portavoz de Downing Street (residencia oficial del primer ministro británico en Londres) dijo el lunes que el Gobierno quiere participar "de manera constructiva" con los países de la UE.

El portavoz oficial británico insistió en que el Reino Unido seguirá defendiendo las salvaguardas para la industria financiera, que le llevó a oponerse a la reforma del tratado europeo.

Cameron comparece este lunes ante el Parlamento para explicar su decisión de rechazar un nuevo tratado europeo.

El viceprimer ministro británico y líder liberaldemócrata, Nick Clegg, se distanció el fin de semana de Cameron y admitió su decepción por el resultado de la cumbre, puesto que considera que contribuirá al aislamiento del Reino Unido en la UE.

Con Reuters, EFE y AFP

Siga bajando para encontrar más contenido