Tras caos, Ferguson vuelve a la calma

La intervención del Fiscal General fue clave para bajar la tensión en medio de las protestas de dos semanas, en Misuri. Comunidad pide que cese la discriminación.

Tras dos semanas de disturbios, Ferguson vuelve a la paz.

Agencias

Tras dos semanas de disturbios, Ferguson vuelve a la paz.

Internacional
POR:
agosto 23 de 2014 - 01:25 a.m.
2014-08-23

Fueron tiempos difíciles en Ferguson (Misuri), que ahora consolida poco a poco la paz en sus calles, tras dos semanas de disturbios por la muerte de un joven afroamericano por cuenta de un policía, lo que desató la ira y disturbios en las calles.

El jueves, el capitán de la Patrulla de Carreteras de Misuri, Ron Johnson, llamó a los ciudadanos al orden. Por su parte, el gobernador, Jay Nixon, ordenó la retirada paulatina de la Guardia Nacional después de constatar que la calma había vuelto a la ciudad. La pacificación de las calles de Misuri coincidió, el miércoles, con la visita a Ferguson del fiscal general de EE. UU., Eric Holder, el primer secretario de Justicia afroamericano y un líder que desplegó su empatía con la comunidad: "yo también soy un hombre negro", dijo después de explicar que antes había sufrido discriminación racial. En los trece días de protestas vividos desde la muerte del joven Michael Brown solo dos noches han transcurrido en paz: las de los dos últimos días desde el jueves cuando la Patrulla de Carreteras relevó a la policía local. Las autoridades federales tienen en marcha una investigación independiente sobre lo ocurrido el 9 de agosto, cuando Brown murió tiroteado por un agente en circunstancias aún por esclarecer y con versiones contradictorias de la Policía y los testigos. El funeral se celebrará el próximo lunes y estará abierto a todos los que deseen acercarse a despedir al adolescente, que acababa de graduarse y se disponía a ingresar a estudiar a la universidad.

A FLOTE, TEMA RACIAL

La muerte de un joven negro a manos de un policía blanco en el centro de Estados Unidos ha dejado al descubierto la diferencia de percepción de negros y blancos en cuanto a la policía y la justicia, según revela un sondeo publicado el viernes. Una mayoría de ciudadanos negros (57 %) piensa que la muerte de Michael Brown, 18 años, abatido por el policía blanco Darren Wilson el pasado 9 de agosto, “no estaba justificada”, opinión que solo comparte una minoría de los ciudadanos blancos (19 %). El sondeo realizado para el diario New York Times y la cadena CBS News muestra que el 68 por ciento de los blancos piensa en realidad que no existen suficientes elementos para pronunciarse en un sentido u otro. Sin embargo, esta comunidad considera mayoritariamente (67 %) que los manifestantes de Ferguson fueron demasiado lejos durante los disturbios registrados en la ciudad. Por otro lado, solo el 11 por ciento de los negros se siente confiado en que las autoridades locales lleven adelante una investigación "muy justa". Por su parte, los blancos, en un 31 por ciento, confían en el sistema. El sondeo fue realizado el 19 y 20 de agosto por la empresa SSRS of Media que interrogó por teléfono a 1.025 personas.

LA CALMA

Pese a que numerosos manifestantes ruidosos pero pacíficos volvieron a las calles, el padre de Brown, Michael Brown, los instó en una entrevista con la cadena CNN a “volver a su vida normal”.

En Ferguson se registraron manifestaciones nocturnas que frecuentemente acabaron en saqueos, vandalismo y enfrentamientos con los policías antidisturbios, que a menudo lanzaron gas lacrimógeno y realizaron decenas de detenciones.

La agitación llevó a que 21.000 personas aparecieran en los titulares del mundo como símbolo de las relaciones raciales a menudo complejas en Estados Unidos.

Los activistas de derechos humanos dicen que la muerte de Brown fue la culminación de años de trato policial injusto contra los negros. La calma vuelve lentamente.

‘HABRÁ UNA INVESTIGACIÓN JUSTA Y EXHAUSTIVA’

El suceso ha desatado de nuevo el debate racial en el país, todavía con el recuerdo reciente del caso de Trayvon Martin, un adolescente negro que murió tiroteado por un vigilante voluntario en Florida en el 2012, cuando volvía a casa de su padre después de comprar unos caramelos en una tienda cercana. Durante su visita a Ferguson, un suburbio a 20 kilómetros de San Luis, se reunió con familiares de Brown, “quienes como muchos quieren repuestas!”, dijo Eric Holder, fiscal general, que señaló que habló con ellos no solo como autoridad sino también como padre de un adolescente. El Fiscal General dijo entender la “desconfianza” generada en algunas comunidades con las fuerzas de seguridad, pero aseguró que el Departamento de Justicia seguirá apoyando a Ferguson y continuará con el diálogo iniciado por este suceso sobre la necesidad de acercamiento. Holder señaló que la investigación federal abierta “llevará tiempo”, pero los ciudadanos “pueden estar tranquilos”.

Resumen de agencias