Capturado agente bursátil acusado de fraude al UBS

Las pérdidas del banco suizo llegarían a los 2.000 millones de dólares, según la misma entidad.

AFP

UBS

AFP

POR:
septiembre 16 de 2011 - 04:23 a.m.
2011-09-16

UBS, el mayor banco de Suiza, sufrió  este jueves un nuevo golpe para su ya castigada reputación al informar que ha descubierto unas pérdidas por valor de alrededor de 2.000 millones de dólares (1.456 millones de euros al valor actual) en operaciones no autorizadas de uno de sus operadores de la banca de inversión.

Después de rozar la quiebra por la crisis financiera del 2008, de anunciar el despido de miles de trabajadores y de romper el secreto bancario para entregar a Estados Unidos los datos de 4.500 presuntos evasores fiscales, lo ocurrido representa un serio revés para la entidad, cuyas acciones cayeron por encima del 8 por ciento en la Bolsa de Zúrich.

El intermediario financiero Kwaku Adoboli, detenido el jueves en Londres como supuesto responsable de operaciones no autorizadas del banco suizo UBS, fue acusado hoy de fraude, informó la Policía de la City (centro financiero).

Abdoboli deberá comparecer hoy mismo ante la Corte de Magistrados de la City de Londres, donde se le presentarán formalmente los cargos de fraude, además de abuso de su posición y falsa contabilidad.

UBS, el mayor banco de Suiza, reveló el jueves la existencia de operaciones no autorizadas que le han supuesto unas pérdidas de 1.456 millones de euros.

Adoboli, de 31 años, trabajaba hasta ayer en la división europea de gestión de capitales del banco suizo en Londres, en un fondo de inversión específico (Exchange traded fund).

El banco suizo informó de que el presunto fraude está siendo investigado y podría suponerle pérdidas en el tercer trimestre del año, cuando previamente pronosticaba beneficios.

En una breve nota, la entidad suiza aseguró que las operaciones no autorizadas no afectaron a las posiciones de ningún cliente Según la prensa, Adoboli, cuyo padre es ex empleado de la ONU, nació en Ghana pero estudió en el colegio Ackworth de Yorkshire (norte de Inglaterra) antes de cursar la carrera de Comercio en la Universidad de Nottingham (norte de Inglaterra), donde se licenció en el año 2003.

El dueño del piso londinense donde vivió Adoboli hasta hace cuatro meses en Shoreditch (este), Philip Octave, calificó el "broker" de un hombre callado, educado y siempre muy bien vestido. "Era un tipo muy agradable, muy educado. Podía hablar con cualquier persona. No tengo nada malo que decir de él. Se expresaba muy bien y era muy elegante al vestirse.

Era bastante callado el hombre", resaltó Octave, quien informó de que el "broker" solía viajar a su país de vez en cuando para ver a sus padres. Según Octave, el "broker" pagaba unos 1.130 euros a la semana por el piso que alquilaba.

En la escuela de Yorkshire estudió entre 1992 y 1998 antes de entrar en la Universidad de Nottingham, mientras que en el 2006 fue contratado por el UBS como asesor en prácticas en el área de inversión del banco.

UNA IMAGEN YA DETERIORADA

Más allá del perjuicio económico que el supuesto fraude cause a UBS, es indudable el daño para la reputación del banco, incluso en el caso de que se demuestre que no hubo nada ilegal, porque quedará la duda de cómo se gestionan los riesgos en la banca de inversión.

UBS, entidad resultante de la fusión en 1998 de la antiguamente conocida como Unión de Bancos Suizos y del SBS, llevaba meses tratando de restañar su imagen, tras ceder a las presiones de Estados Unidos para que facilitara información de 4.500 de sus clientes estadounidenses, sospechosos en Washington de evasión fiscal.

El banco aceptó pagar una multa de 800 millones de dólares, pero la gran controversia en Suiza la suscitó la entrega de información, porque supuso una brecha en el principio del secreto bancario, éxito de la banca helvética.

Siga bajando para encontrar más contenido