Carnaval de Río Janeiro, también fiesta para la economía

La bonanza de las fiestas de este año la proyectan los indicadores económicos hasta ahora divulgados y la experimentan los comerciantes, que han registrado cómo se han disparado las ventas de productos típicos del período, como disfraces y fantasías.

Carnaval de Río Janeiro, también fiesta para la economía

AFP

Carnaval de Río Janeiro, también fiesta para la economía

POR:
febrero 28 de 2014 - 12:54 p.m.
2014-02-28

El optimismo se hace patente en la Saara, el mayor espacio comercial de Río de Janeiro, con 1.200 comercios de todo tipo repartidos tan solo en 11 callejuelas del centro de la ciudad y en donde muchos cariocas concentran sus compras para el carnaval.

"La temporada va muy bien, gracias sobre todo a que este año las fechas del carnaval están más alejadas de la Navidad que otros años y las familias han tenido tiempo para recuperarse de los gastos navideños", dijo Marcelo Servos, propietario de Turuna, una de las tiendas de disfraces de mayor tradición en la zona.

Servos, representante de la cuarta generación de una familia de comerciantes procedentes de Portugal, garantiza que este año hay una mayor variedad de disfraces, "desde policías y presidiarios hasta melindrosas u odaliscas; cada cual vive la fiesta a su modo".

El presidente de la asociación de comerciantes de la Saara, Enio Bittencourt, calcula que los beneficios generados por el carnaval este año serán en un 10  por ciento mayores que los obtenidos en 2013, aunque prefieren no detallar las cantidades de dinero.

Cerca de 120.000 personas visitan cada día los comercios de la Saara, un hervidero principalmente por la atracción de sus bajos precios, y el gasto medio por persona se sitúa en unos unos 60 dólares.

Las previsiones de la gobernación de Río de Janeiro también son positivas. Se espera que el número de turistas alcance este año los 920.000, una cifra ligeramente superior a la de 2013, aunque el nivel de ingresos se cree que mejorará notablemente: 950 millones de dólares frente a los cerca de 600 millones de dólares del pasado año.

El turismo genera la mayor parte de los ingresos de la ciudad en los días de carnaval y los sectores de transporte y alimentación son los que más se benefician tanto de la llegada masiva de visitantes, como del incremento general del consumo que se produce en esta fecha.

Un dato llama especialmente la atención en las cifras divulgadas por la gobernación de Río de Janeiro: el 18 por ciento del total de los ingresos registrados durante el carnaval del año pasado fue procedente de la venta de fantasías y de otros elementos propios del atuendo en las fiestas.

Ese porcentaje de ingresos es mayor que el alcanzado por los alojamientos hoteleros durante el carnaval.

El dato pone de relieve la necesidad que tienen muchas personas de disfrazare, hasta el punto de convertir el atuendo en un factor clave de la economía carioca, según los economistas que analizan las cifras del carnaval.

Tampoco hay que olvidar que muchas de las fantasías con las que se visten las musas de las escuelas de samba en los desfiles del sambódromo, algunas adornadas hasta con piedras preciosas, cuestan verdaderas fortunas.

Según Aydano André Motta, uno de los periodistas con mayor conocimiento del carnaval, "la fantasía que vestía la porta-bandera de la escuela Beija-Flor en el desfile del año pasado costaba 100.000 reales" (unos 40.000 dólares).

Y no solo eso, añade Aydano, "los disfraces con que desfilan los miles y miles de miembros de las diferentes escuelas pueden costar, cada uno entre 334 y 500 dólares.

Las doce escuelas de samba del llamado Grupo Especial de Río de Janeiro realizan lujosos desfiles los domingos y los lunes de cada Carnaval para un total de 160.000 espectadores en el sambódromo.

Los desfiles de las escuelas de samba, cada una con hasta 5.000 integrantes y reforzadas por carrozas alegóricas y enormes orquestas, son considerados la principal atracción del Carnaval de Río y el mayor espectáculo del mundo al aire libre.

EFE

Siga bajando para encontrar más contenido