Cesación de pago de EE. UU., una amenaza que no asusta

Aunque el escenario de un 'default' por parte de la mayor economía del mundo sería catastrófico, como lo han expresado el Fondo Monetario Internacional y el Tesoro estadounidense, sigue siendo una situación poco probable.

Obama afirmó que Estados Unidos seguirá pagando sus deudas.

AFP

Obama afirmó que Estados Unidos seguirá pagando sus deudas.

POR:
octubre 10 de 2013 - 03:00 p.m.
2013-10-10

A una semana de la fecha límite para ampliar el techo de la deuda en Estados Unidos, por fin aparecen avances significativos en el Congreso de ese país para llegar a un acuerdo.

Los líderes republicanos de la Cámara de Representantes de EE. UU. presentaron el jueves un plan para elevar el techo de la deuda nacional. El acuerdo establece "un aumento temporal en el techo de la deuda que nos dará tiempo para negociar" la reapertura del Gobierno, dijo en rueda de prensa la congresista republicana Cathy McMorris Rodgers, al anunciar el plan de seis semanas tras una reunión con la bancada de su partido.

Por su parte, el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, dijo que el acuerdo es un "esfuerzo de buena fe" y será presentado al presidente de EE. UU., Barack Obama, durante una reunión en la tarde de este jueves.

Tanto los mercados, los analistas e incluso el gobierno de Barack Obama habián expresado días antes de este avance su confianza en que la situación se resuelva.

"Existe el consenso de que, a pesar de este juego peligroso y de la sensación de que los republicanos se dejan llevar por los miembros más radicales del partido, se va a encontrar una solución" le dijo a la AFP Renaud Murail, gerente de Barclays Bolsa.

"Es increíble pensar que después de que la Reserva Federal haya inyectado tanta liquidez durante meses, se produzca un choque que amenace el crecimiento estadounidense y la economía mundial", añadió.
Por su parte, el consultor Mauricio Cabrera Galvis afirma que “no hay que ser apocalíptico. Una cosa es que un país no pague porque no tiene capacidad de pago y otra porque tiene problemas políticos que le impiden pagar”, afirmó. En el caso de que Estados Unidos dejara de pagar, se trataría de una demora temporal.

Esta sería la razón, según el analista, por la cual las bolsas se han mantenido más o menos estables, a pesar de estar cerca de la fecha límite. “Si Estados Unidos no tuviera capacidad de pago, las bolsas ya se habrían desplomado”, aseguró Cabrera.

Para Serfinco, firma comisionista de bolsa en Colombia, la posibilidad de un ‘default’ por parte de Estados Unidos no se contempla por ahora. “En Serfinco consideramos que se debe llegar a un acuerdo, no vemos un efecto a largo plazo en las proyecciones sobre nuestra economía”, afirmó Daniel Lozano.
 

AMENAZA FANTASMA

Sin embargo, la amenaza persiste. En realidad nadie sabe en qué momento dejaría Estados Unidos de cumplir sus obligaciones y qué consecuencias traería. Ni siquiera el Departamento del Tesoro puede saber cuántos ingresos tributarios recibirá cada día después de que el 17 de octubre se alcance el límite máximo de endeudamiento de 16,7 billones de dólares.

Según Mauricio Reina, investigador asociado de Fedesarrollo, la gravedad de que Estados Unidos deje de pagar “dependería de si los acreedores lo vieran como una situación temporal o más permanente. Lamentablemente el pulso entre demócratas y republicanos lleva tanto tiempo sin resolverse, que daría para ser pesimistas al respecto”.

Los posibles efectos de una cesación de pagos, destaca Reina, son la restricción de la liquidez internacional, el debilitamiento de dólar y un golpe al crecimiento global. “La combinación de esos factores frenaría la economía colombiana, aunque no es fácil estimar en qué magnitud”, explica.

Pero esta no parece ser una opción para el presidente Barack Obama, quien se ha dedicado en la última semana a dar un mensaje de tranquilidad. El miércoles se dirigió a los líderes mundiales para asegurarles que “Estados Unidos siempre pagó sus deudas y lo seguirá haciendo”. No obstante, recalcó que la responsabilidad recae sobre los republicanos: “Los líderes del mundo no prestan atención solo a lo que digo, sino a lo que hace el Congreso. Y a fin de cuentas, dependerá del presidente de la Cámara (John) Boehner si ese límite (de deuda) es elevado o no”, precisó.

Como resaltó Murail, a medida que se acerque el 17 de octubre, la tensión en los mercados irá creciendo. Por eso, muchos esperan que en la reunión que sostendrán este jueves el presidente Obama y los republicanos se logre un acuerdo y no haya que esperar hasta último minuto, como sucedió el año pasado, para que el sistema financiero mundial vuelva a respirar tranquilo.

María Camila Hernández
Subeditora Portafolio.co
Con AFP y Reuters

Siga bajando para encontrar más contenido