¿China aumenta su proteccionismo?

El afán de supervisión en el país tiene contra las cuerdas a las multinacionales occidentales.

Las autoridades comerciales de China afirman que su industria automotriz se debilita por la presencia de firmas occidentales.

Archivo particular

Las autoridades comerciales de China afirman que su industria automotriz se debilita por la presencia de firmas occidentales.

Internacional
POR:
septiembre 07 de 2014 - 08:29 p.m.
2014-09-07

Audi, Starbucks, Qualcomm, Mercedes-Benz, BMW, Microsoft, Apple, Chrysler, Tata Motors. Para algunos se trata de una cacería de brujas. Grandes corporaciones de Occidente son el objetivo de los supervisores de China y hay sospechas de que se trata de una estrategia para ejercer competencia desleal y reducir los precios de estos productos en el país asiático.

Algunos apuntan que era tan solo cuestión de tiempo para que el Estado de la República Popular China aplicara el peso de sus instituciones supervisoras para presionar al empresariado extranjero.

“Desde que se introdujo la ley antimonopolio en el año 2008, ha habido preocupación con respecto a que esta ley se utilizaría para atacar a las compañías extranjeras mediante métodos anticompetitivos”, dijo a Portafolio Adam Segal, investigador del Council On Foreign Relations, un centro de pensamiento con sede en Nueva York. “¿Cómo pueden tantas compañías tener un monopolio? Debe haber algún tipo de motivación en la industria de la tecnología para ayudar a las compañías chinas”.

Audi es una de las últimas compañías extranjeras en ser multada por violar la ley antimonopolio de China y debe pagar 40 millones de dólares. Las próximas en la lista, según afirman medios chinos, son Chrysler y Mercedes-Benz.

La preocupación se ha consolidado en los últimos meses desde que dos autoridades chinas, la Comisión Nacional de Reforma y Desarrollo (NDRC, por sus siglas en inglés) y la Administración Estatal de Industria y Comercio de China (SAIC), hicieran visitas sorpresivas a las sedes de varias multinacionales.

Las últimas que han dicho recibirlas, además de estas automotrices, fueron Microsoft y Qualcomm. La escala de las investigaciones, sin embargo, podría ser mucho más grande de lo que hasta ahora se imaginaba.

El diario China Daily publicó que eran 1.000 las empresas extranjeras las que serían investigadas en la industria automotor: entre ellas las de autopartes, las ensambladoras y las comercializadoras, y anticipó, según una fuente anónima del NDRC, que el próximo a seguir es General Motors.

Según la agencia oficial Xinhua, las investigaciones van a abarcar 80 ramas industriales que incluyen alimentos, tecnología, entre otras.

La Cámara de Comercio Europea en China publicó un comunicado en el que reclamaba por el trato “injusto” hacia las compañías occidentales.

RECLAMO POR LOS PRECIOS ALTOS

En China se ha generado controversia por el alto precio de muchos productos extranjeros. Los consumidores pagan, en algunos casos, hasta cuatro veces más que su valor en los países que exportan, por ejemplo, automóviles de lujo. Esto con el agravante de que China constituye la porción más alta del mercado automotriz mundial en términos de ventas.

Natalia Tobón Tobón
Especial para Portafolio