China defiende el libre comercio en reunión de la Apec

Xi Jinping, el presidente del país comunista, dijo que no pretende cerrar la puerta el resto del mundo, sino 'abrirla más'.

Xi Jinping reemplazara a Hu Jintao como Secretario del Partido, y en 2013 como presidente de China.

Reuters

Internacional
POR:
Portafolio
noviembre 20 de 2016 - 07:56 a.m.
2016-11-20

China proclamó este sábado en Lima su objetivo de liderar el libre comercio en la región Asia-Pacífico para enfrentar los proyectos proteccionistas del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump.

Tras la inesperada elección del magnate republicano, la relación entre China y Estados Unidos está en un "momento bisagra", dijo el presidente chino, Xi Jinping, en un encuentro al margen de la cumbre anual del foro Asia Pacífico (Apec) que congrega a 21 países.

"Espero que (con Estados Unidos) trabajemos juntos para centrarnos en cooperación, administrar nuestras diferencias y asegurar una transición suave en la relación y que ésta siga creciendo", dijo Xi al comenzar una reunión bilateral con el presidente saliente de Estados Unidos, Barack Obama.

Obama había pedido poco antes al mundo que le tenga un poco de paciencia a su sucesor.

"Será muy importante que la gente de todo el mundo no haga juicios inmediatos, sino que le dé una oportunidad al presidente electo", dijo. La forma "en que haces campaña no siempre es igual a cómo gobiernas", dijo Obama en Lima a un grupo de jóvenes que le hicieron numerosas preguntas sobre Trump.

Durante la reunión de la Apec, Xi instó a apoyar las propuestas de libre comercio de China ante el embate proteccionista que suponen las ideas de Trump. "La construcción de un Área de Libre Comercio de Asia y el Pacífico (FTAA) es una iniciativa estratégica fundamental para la prosperidad a largo plazo de la región" dijo en la cumbre.

"No vamos a cerrar la puerta al mundo exterior, sino abrirla más", añadió Xi, líder de la segunda economía del mundo. Sin aludirlo, Xi se plantó ante Trump, quien entrará el 20 de enero a la Casa Blanca cargado de promesas electorales de proteger el empleo estadounidense ante la mano de obra más barata de China o México.

También presente en Lima, el presidente de México, Enrique Peña Nieto, se mostró prudente ante la hostilidad manifestada por Trump hacia su país en la campaña electoral. Peña Nieto dijo que quiere "privilegiar el diálogo" con el futuro mandatario.

Peña Nieto reiteró que está dispuesto a mejorar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) que desde 1994 une a su país, México y Canadá. Trump quiere cambiarlo o directamente romperlo porque lo considera lesivo de los intereses estadunidenses.

Trabajar por el tratado de libre comercio Transpacífico

En su campaña Trump atacó con virulencia el tratado de libre comercio Transpacífico (TPP) que Estados Unidos impulsó y firmó con 11 países y del que deliberadamente excluyó a China.

Según Trump, el TPP es "terrible" para Estados Unidos y ha dicho que se opone a que el Congreso, controlado por su Partido Republicano, lo apruebe, lo cual condena a muerte al pacto.

En una reunión en Lima con líderes de los países signatarios del TPP, Obama instó "a seguir trabajando para hacer avanzar" el TPP, dijo la Casa Blanca. Con el TPP pendiente de un hilo, China dio un envión a sus propias iniciativas. Xi defendió RCEP, un tratado de libre comercio concebido por Pekín para integrar a los 10 países de la Asociación de Naciones del Sureste Asiático y sus socios comerciales, entre ellos China, Australia e India. La propuesta excluye a Estados Unidos.

China presenta al RCEP como el arranque hacia una zona de libre comercio Asia-Pacífico (FTAAP). Ese acuerdo más amplio englobaría a los 21 países de la Apec, incluido Estados Unidos, pero su construcción demandaría largos años.

Xi aseguró que China se enfocará plenamente "en la globalización económica al apoyar el comercio multilateral haciendo avanzar el FTAAP y cerrar rápidamente las negociaciones del RCEP". Los 21 países de la Apec representan 40% de la población del planeta y concentran 60% del comercio mundial.

Esas naciones se han beneficiado de la globalización y quieren seguir haciéndolo, con o sin Estados Unidos. Australia se mostró proclive a las propuestas chinas. Sin embargo Japón, la otra potencia regional de Asia, desconfía de los cantos de sirena de Pekin. Junto a otros países, como Chile, defiende el TPP aunque no lo integre Estados Unidos.

"El acuerdo chino de libre comercio no compensará el fracaso del TPP", dijo el sábado en una nota el gabinete de análisis Capital Economics. El derrumbe del TPP "representa un duro golpe para las perspectivas económicas del Asia emergente", añade.

"Sus beneficios para la región probablemente serán menos importantes", advirtió. Y "la retirada de Estados Unidos crea una oportunidad para que China aumente su influencia en Asia, añadió.

Agencias