‘China está preparada para tomar retaliaciones contra EE. UU.’

Gary Clyde Hufbauer asegura que las consecuencias de una guerra comercial son tan adversas, que los asesores de Trump le aconsejarán moderación.

Gary Clyde Hufbauer

Gary Clyde Hufbauer, directivo del Instituto para la Economía Internacional Peterson, de EE. UU.

Archivo particular

Internacional
POR:
Portafolio
enero 18 de 2017 - 08:49 p.m.
2017-01-18

Gary Clyde Hufbauer, experto en comercio internacional, asesor en la materia de varios presidentes de Estados Unidos y directivo del Instituto para la Economía Internacional Peterson, explica para Portafolio las consecuencias de las políticas comerciales del futuro presidente Donald Trump y su impacto en el mundo.

(Lea: ¿Guerra comercial China-Estados Unidos?). 

¿Qué opina de los anuncios de Trump en relación al comercio con China?

Hay mucha hostilidad por parte del equipo del presidente electo y por un montón de cosas desagradables que ha dicho Trump. Pienso que una guerra comercial con China es posible, pero no es probable

Me he reunido con funcionarios chinos y está bastante claro que China tomará represalias si Estados Unidos hace algo.

La diferencia está en que China tiene un gobierno autocrático que puede tomar represalias sin preocuparse demasiado por las consecuencias económicas nacionales y la población está preparada para soportar el dolor económico en aras de los intereses nacionales.

¿Qué sucedería si se desata una guerra comercial entre los dos países?

Sufrirían China, Estados Unidos y el resto de países del mundo. La probabilidad de una recesión mundial sin duda aumentará. Las consecuencias son tan adversas que creo que los asesores de Trump, en particular los financieros con el secretario del Tesoro a la cabeza, le aconsejarán que nadie gana en una guerra comercial.

En caso de que se dé. ¿cuál de los dos países perdería más?

En términos económicos, la pérdida sería mayor para China pero considerando al gobierno de China de un partido, el impacto político será mayor en Estados Unidos.
Al perder negocios y empleos, se quejarán las comunidades y las compañías, el congreso, el senado y los mercados financieros, por lo que se afectaría mucha gente.

El costo para Estados Unidos será de 1% del PIB, en especial se afectarán algunos estados, desde donde se escucharán muchos gritos.

¿Si no hay guerra, cómo se desarrollaría la batalla?

Lo que implementarán son medidas de ‘casos de remedio comercial’: antidumping, medidas de compensación y acciones de salvaguarda, de las cuales ya tenemos bastantes contra China. Al menos siete por ciento de las importaciones desde China están cubiertas por estos casos antidumping con tasas hasta de 50 por ciento y casos ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) por parte de Estados Unidos.

El equipo de Trump traerá más situaciones e invitará a las compañías a seguir más casos de ‘remedio comercial’ y posiblemente tratará de negociar un acuerdo para limitar las exportaciones de acero de China. Cada una acompañada de mucha propaganda de ‘estamos salvando trabajos en Estados Unidos’.

Pero no podrá sobrepasar una barrera, porque si lo hace China comenzará una guerra comercial inventando casos de antidumping contra Estados Unidos y así sucesivamente. Pienso que serán escaramuzas comerciales a pequeña escala pero no una guerra.

Pero Trump tiene un equipo de comercio agresivo con China, ¿escuchará a los moderados?

El equipo Trump será bastante agresivo con China. Son escépticos de sus motivaciones y prácticas: ciberespionaje, robo de propiedad intelectual, limitaciones a las empresas estadounidenses que hacen negocios en China imponiendo restricciones al comercio digital entre los dos países. Hay muchas quejas.

Pero el equipo financiero, con el secretario del Tesoro a la cabeza, será el otro lado de la balanza para instar a la moderación en las relaciones con China.

¿Cómo cree que será la negociación del Nafta con México y Canadá?

Presionar a las compañías a que construyan plantas en Estados Unidos hará difícil negociar con Canadá y México. Lo más probable es que Trump establezca negociaciones bilaterales separadas con cada uno de los dos países. Tal vez se retire del Nafta.

También pedirá concesiones sobre las exportaciones desde México pero no está claro cuánto quiera ceder México. Espero unas negociaciones difíciles pero no una guerra comercial. Por Trump, cayó el peso y bajó la inversión en ese país.. Habrá mucha fricción con México y menos con Canadá.

¿Cómo podría negociar México?

Podría adoptar una postura nacionalista y adoptar restricciones similares a ciertos productos de Estados Unidos. Pero con diplomáticos inteligentes, México podría hacer algunos cambios, limitando un impacto adverso.

¿Qué piensa que ocurra con el resto de Latinoamérica?

Trump estará tan ocupado con México, China, el Reino Unido y Japón, que no tendrá tiempo de fijarse en los tratados bilaterales que tenga con esos países.

¿Cuál es su pronóstico para la economía mundial durante los próximos cuatro años?

El comercio crecerá lentamente durante los próximos cuatro años por debajo de lo que lo hará la economía global, que será a un promedio de tres por ciento por año.

Esto debido a que la campaña antiglobalización hará que las compañías se vuelvan más escépticas sobre la ampliación de la oferta.

Por otra parte, otros aspectos de la economía estadounidense, por ejemplo, la reforma tributaria y el gasto en infraestructura causarán grandes déficits presupuestarios.

Creo que en el 2020 se verá que la economía mundial tuvo un buen desempeño en los tres años anteriores. No un gran crecimiento pero si 3 o 3,5 por ciento de crecimiento con quizás algunos períodos planos.

El comercio no será un factor importante en el cambio del crecimiento económico. Los países que están fuera de la economía mundial seguirán siendo marginados, ya que los acuerdos comerciales no se expandirán.

EL MAR DE CHINA, UN PUNTO DE FRICCIÓN

Hufbauer opina que en el mar de China, Estados Unidos insistirá en la libertad de tránsito: que los buques mercantes de cualquier nacionalidad, submarinos y portaaviones estadounidenses transiten sin problema.

Respecto a las islas que China construyó artificialmente, no permitirá que el país asiático detenga la navegación a 30 millas de ellas y será una situación de tensión continua.
Considera que hay una pequeña posibilidad, de 5%, de que haya una confrontación militar. “Si los chinos atacaran a un buque estadounidense entonces habrá confrontación militar pero no creo que lo hagan. China perdería una guerra pero todos sufriríamos”, dijo.

Pedro Vargas Núñez
Subeditor Portafolio