China y Rusia acusan a EE. UU. de querer agravar la crisis en Venezuela

Las dos potencias mundiales, caracterizadas por la represión a la oposición, son aliadas del país suramericano.

Venezuela-barricadas

Las protestas en Venezuela bajaron de intensidad durante el último mes. 

AFP

POR:
agencias
agosto 28 de 2017 - 10:51 a.m.
2017-08-28

La situación de Venezuela alcanza un nivel global, al Rusia y China, dos de sus principales aliados, prestamistas y compradores de petróleo, protestar por las sanciones financieras de Estados Unidos hacia el país suramericano el viernes pasado.

Lea: ('Venezuela no tiene cómo pagar comida y medicinas por las sanciones de Trump').

China dijo este lunes que la “historia muestra que la interferencia externa y las sanciones unilaterales solo hacen que las cosas sean más complejas y no servirán para resolver los problemas”.

Lea: (Las nuevas y fuertes sanciones financieras que impuso EE. UU. a Venezuela).

Consultada sobre la nueva medida estadounidense, una portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hua Chunying, dijo que la posición china había sido consistentemente la de respetar la soberanía e independencia de otros países y no interferir en sus asuntos internos.

Lea: (Maduro dice que está preparado para bloqueo petrolero de EE. UU.).

"El problema presente en Venezuela debería ser resuelto por el mismo gobierno venezolano y el pueblo", dijo en un encuentro informativo diario con la prensa. "La experiencia de la historia muestra que la interferencia externa o las sanciones unilaterales complicarán aún más la situación y no ayudarán a resolver el problema real", agregó Hua.

China y Venezuela -rica en petróleo- tienen un estrecho lazo diplomático y comercial, especialmente en energía.

Por su parte, Rusia acusó a Estados Unidos de querer "agravar las tensiones" en Venezuela con la adopción de nuevas sanciones contra el gobierno de Nicolás Maduro. "Esta sanciones contra los sectores financiero y petrolero de Venezuela tienen como objetivo (...) agravar los problemas económicos" en el país, en momentos en que "aparecen las primeras señales de una estabilidad relativa en la política interior", declaró la portavoz del ministerio de Exteriores, Maria Zajarova, citada en un comunicado.

Las sanciones "alientan a la parte intransigente (de la oposición), que sólo ve una oportunidad política mediante la exclusión de las autoridades venezolanas", agregó. "La propia lógica de las sanciones conduce a un agravamiento de las tensiones", asegura la portavoz.

El viernes pasado, el presidente estadounidense Donald Trump prohibió por decreto negociar deuda emitida por el gobierno venezolano y su petrolera estatal PDVSA, las primeras sanciones contra el país como tal después de las establecidas contra el presidente Nicolás Maduro y algunos colaboradores.

El líder estadounidense también advirtió hace semanas sobre una eventual "opción militar" ante la grave crisis política y económica del país petrolero, con protestas en la calle desde abril que han provocado 125 muertos.

Maduro calificó estas sanciones de "brutal agresión", mientras que la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) lanzó la noche del domingo un comunicado apoyando estas medidas.

Venezuela, aliada de Moscú en América Latina, está sumida desde hace meses en un grave crisis económica, política e institucional. "Vamos a examinar atentamente las consecuencias de las sanciones impuestas por Estados Unidos y su eventual impacto sobre los intereses de Rusia y de los empresarios rusos", aseguró Zajarova.

"Pero desde ahora podemos decir que no influenciarán nuestra voluntad de desarrollar y reforzar la cooperación con Venezuela", añadió la portavoz del ministerio ruso.

Siga bajando para encontrar más contenido