Clase media es la más afectada por crisis en Europa

Uno de cada cinco jóvenes está sin empleo en la Unión Europea.

Archivo Portafolio.co

Protestas en España

Archivo Portafolio.co

Internacional
POR:
agosto 10 de 2011 - 07:58 p.m.
2011-08-10

 

La severa austeridad que se está imponiendo en Europa fruto del elevado endeudamiento de los Estados está afectando a la clase media, cuyo descontento por los recortes en materia de pensiones, sanidad y otras políticas sociales es ya palpable en las calles.

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, emplazó el martes a los gobiernos a "hacer su trabajo" y reducir sus déficits públicos.

Bajo la presión de Alemania, el organismo exigió a Italia y España, en el punto de mira de los mercados, adoptar urgentemente una serie de medidas para acelerar el retorno al equilibrio presupuestario.

Además, antes de aceptar comprar bonos italianos y españoles en los mercados secundarios para rebajar su costo, el BCE dictó la semana pasada a Roma los pasos a emprender, según divulgó el diario Corriere della Sera, levantando la indignación de la opinión pública y la oposición.

"Es una masacre social", denunció el líder de la izquierda Luigi Bersani.

"Ni hablar de tocar las pensiones y poner de rodillas a la clase media", se indignó Umberto Bossi, jefe de la Liga Norte, un partido populista integrante del gobierno dirigido por Silvio Berlusconi.

La BCE exigió en concreto a las autoridades un ahorro de hasta 25.000 millones de euros de aquí a 2013 que incluye reformar las pensiones y la sanidad, subir el IVA y realizar un plan de privatizaciones.

En resumen, una batería de medidas similares a las impuestas a Grecia y Portugal, dos países beneficiarios de un rescate financiero concedido por los europeos y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

"Es un hecho que habrá que renunciar a prestaciones y ventajas sociales" en todas las naciones endeudadas, reconocen fuentes de la Comisión Europea, el ejecutivo de la UE.

Pero la culpa es de los gobiernos, afirman las mismas, ya que "esperaron demasiado tiempo para llevar a cabo las reformas estructurales necesarias".

Entre los ciudadanos la cólera gana terreno.

De la misma forma en que los griegos tomaron las calles durante cuatro días en junio, en España, los jóvenes 'indignados' se movilizan desde hace semanas en las principales ciudades contra los recortes y la forma en que los líderes están gestionando la crisis.

Uno de cada cinco jóvenes se halla sin empleo en la Unión Europea (UE), una situación precaria que explica además, en parte, los disturbios que siembran ahora el caos en Londres y en otros puntos de Inglaterra. Mientras Alemania, cuyos contribuyentes son renuentes a seguir pagando por sus socios más frágiles en la zona euro, reclama más sacrificios, muchos expertos advierten del arma de doble filo que supone la austeridad.

"La reducción del déficit debe hacerse más lentamente, de forma que el crecimiento económico y no la devaluación de los sueldos y el empobrecimiento de la sociedad sirva para resolver el endeudamiento", afirma Vivien Schmidt, experta en cuestiones europeas de la Universidad de Boston. Los gobiernos "deberían ser capaces de convencer a los ciudadanos de que las reformas son justas", pero la percepción creciente es que éstas "proceden de fuera y que persiguen hacer pagar a la gente corriente los pecados de los banqueros", afirma Schmidt.  

AFP