Congreso de EE. UU. aprobó elevar techo de la deuda

En el Senado la votación pasó con 81 votos contra 18. En Cámara, con 285 contra 144.

El acuerdo daría un 'respiro fiscal' hasta el 7 de febrero.

Reuters

El acuerdo daría un 'respiro fiscal' hasta el 7 de febrero.

POR:
octubre 16 de 2013 - 12:31 p.m.
2013-10-16

Alivio colectivo y parcial. Esa es la sensación que se vive en Washington luego de que demócratas y republicanos llegarán a un acuerdo para poner fin a una peligrosa crisis política que tenía en jaque a la economía mundial, con la aprobación del plan para elevar el techo de la deuda de Estados Unidos.

A escasas hora de que Estados Unidos cayera en el primer incumplimiento de su deuda en toda la historia, legisladores de ambos partidos en el Senado y la Cámara dejaron a un lado sus diferencias y redactaron un pacto que si bien es temporal desactiva una bomba cuyo estallido ya parecía inevitable.

Con 81 votos a favor y 18 en contra, el acuerdo primero fue aprobado en el Senado, donde los más férreos críticos del pacto, como el Senador de Texas Ted Cruz, prometieron no interferir con el procedimiento.

Surtido el trámite en el Senado, el texto pasó a la Cámara, donde su líder, John Boehner, no solo aseguró que sería considerado sino que pidió a sus colegas respaldar la iniciativa. En Cámara, el plan tuvo 285 votos a favor y 144 en contra.

“Dimos una buena pelea, solo que perdimos esta vez”, dijo Boehner al reconocer la derrota pero consciente de la urgencia del momento.

Ahora, el proyecto irá rumbo a la Casa Blanca para la sanción presidencial.

Aunque el Departamento del Tesoro había advertido que la media noche de este miércoles era la fecha límite para elevar el techo de la deuda y evitar el llamado “default”, la Casa Blanca aclaró que ese límite solo se vencía hasta la medianoche de este jueves. Una movida quizá para tranquilizar a los mercados que abren más temprano, como los asiáticos, y previendo una demora del trámite en el Congreso.

Aun así, EE. UU. todavía cuenta con unos 30.000 millones de dólares en reserva que le permitirían seguir cumpliendo con sus obligaciones financieras básicas al menos por 10 días más.

Bajo el acuerdo, se eleva el techo de la deuda estadounidense -es decir su capacidad de endeudamiento- hasta el próximo 7 de febrero.

También incluye fondos para financiar al gobierno federal hasta el 15 de enero del año entrante, lo cual implica que los casi 800 mil trabajadores que habían quedado desempleados podrán volver a sus empleos de inmediato.

Así mismo, el acuerdo prevé que se pagará a estos empleados federales por los días que dejaron de trabajar como consecuencia del cierre del gobierno.

Obamacare, el centro de la disputa

El pacto alcanzado solo otorga una concesión más bien 'cosmética' a los republicanos en relación al “Obamacare”, la reforma a la salud que se aprobó en el 2010 y que se convirtió en la manzana de la discordia que forzó el cierre del gobierno desde este 1 de octubre.

En ese sentido prevé elevar los estándares de verificación para las personas que apliquen a subsidios bajo la nueva ley de salud. Pero no elimina ninguna de sus previsiones centrales ni reduce los recursos necesarios para ponerla en práctica.

“Esta ley (Obamacare) está acabando con nuestra economía, eliminando empleos y elevando los costos de la salud. Pero por hoy, lo que queríamos era aliviar la situación reabriendo el gobierno, evitando un incumplimiento de pagos y protegiendo los recortes al gasto que ya habíamos logrado. Es menos de lo que esperábamos pero es mucho mejor de lo que se pensaba", dijo Mitch McConnell, líder de los republicanos en el Senado.

Aun así los republicanos, incluido Boehner, anunciaron que seguirán presionando para acabar con la ley en un futuro próximo.

El acuerdo también contempla de manera paralela el establecimiento de una comisión negociadora compuesta por legisladores de ambas Cámaras para que busquen un compromiso más definitivo en torno al déficit fiscal y el gasto público y que tendría que estar listo para este 13 de diciembre.

Aunque los partidos evitaron responsabilizar a sus rivales por la crisis generada, quedó claro que en esta disputa los republicanos emergieron como los grandes perdedores. Si bien fueron ellos los que desataron la crisis al negarse a financiar los gastos del gobierno o elevar el techo de la deuda si antes no se debilitaba el “Obamacare” y se reducía el gasto público,ninguna de sus demandas fue tenida en cuenta en el acuerdo. (Lea aquí:Republicanos dan su brazo a torcer y se abre paso acuerdo en EE. UU.)

Y en el proceso, además, perdieron muchas simpatías entre el público estadounidense. De acuerdo con un reciente sondeo del Washington Post, el 75 por ciento de los encuestados se muestra en contra del manejo dado por este partido a la crisis frente a un 61 que dijo lo mismo de los demócratas y un 53 por ciento del presidente Obama.

En todo caso la sola noticia del acuerdo provocó entusiasmo en la bolsa, donde los tres indicadores principales cerraron al alza. El Dow Jones saltó casi 200 puntos mientras que Nasdaq y S&P 500 registraron ganancias de más del 1 por ciento.

SERGIO GÓMEZ MASERI

CORRESPONSAL DE EL TIEMPO

WASHINGTON

Siga bajando para encontrar más contenido