Contaminación cuesta US$ 3,5 billones al año

El cálculo de la Ocde sale de la pérdida de calidad de vida y lo que cuesta tratar enfermedades.

En China, la contaminación ha obligado a cerrar colegios, autopistas y aeropuertos.

Archivo Portafolioco

En China, la contaminación ha obligado a cerrar colegios, autopistas y aeropuertos.

Internacional
POR:
mayo 22 de 2014 - 02:50 a.m.
2014-05-22

La polución les cuesta a los países avanzados del mundo, más China e India, alrededor de 3,5 billones de dólares al año, en terminos de pérdidas de vidas humanas, calidad de vida y gastos en salud, según un reporte de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (Ocde), que dio a conocer este miércoles en Leipzig, Alemania.

El estudio ‘El costo de la contaminación del aire: impactos en la salud del transporte terrestre’ asegura que las consecuencias de la polución en la salud son más graves de lo que hasta el momento se preveía –debido a nuevas tecnologías aplicadas a las mediciones– y las personas que viven en áreas contaminadas presentan tasas más altas de cáncer de pulmón, enfermedades del corazón y respiratorias.

China es el país más afectado por este problema, según la organización, con un costo de 1,4 billones de dólares, mientras que para los países de la Ocde se eleva a 1,7 billones de dólares, de acuerdo con el informe revelado en el foro ‘Transporte para un mundo en cambio’.

La Ocde también hace referencia a un reciente documento de la OMS según el cual en el 2012 unos 3,7 millones de personas en el mundo murieron a causa de la fuerte contaminación, con un incremento del 4 por ciento entre el 2005 y el 2010.

China también es la nación con la mortalidad más alta, con 1’278.890 fallecimientos en el 2010, mientras que la cifra llegó a 478.000 en los países de la Ocde, siendo Estados Unidos el país con más muertes, al llegar a 110.000.

La organización explica que muchos países como China e India han implementado políticas para hacer más accesible la adquisición de vehículos que utilizan diesel como combustible, lo cual eleva considerablemente las tasas de contaminación.

Como medidas para controlar la problemática, la Ocde recomienda a los gobiernos del mundo mantener fuertes regulaciones para la fabricación de vehículos, ya que dado el impacto de la contaminación en la salud humana, los beneficios sobrepasaran rápidamente los costos de los programas. Y pone como ejemplo las normas regulatorias de la Unión Europea para los nuevos carros, asegurando que estas deben ser seguidas por los países de la Ocde y por los que están fuera de ella.

A un nivel más local, recomienda implementar medidas como el diseño de más vías para las bicicletas, buscar la forma de optimizar el transporte publico, así como de los paraderos, los cuales deberían evitar que las personas estén de frente a la calle mientras esperan por el medio de transporte.

Debido a las alta contaminación que emiten, aconseja no utilizar más vehículos a diesel. A los gobiernos les pide revisar las cifras al momento de pensar en construir carreteras, ya que muchas veces la utilización de transporte férreo resulta una mejor opción. Además, invita a pensar más en el valor que el consumidor le pone a la forma de transportarse, que en el gasto para el Estado. También, a estar pendientes a las señales que sus propios ciudadanos les envían constantemente en la forma que buscan ellos mismos para transportarse.

COLOMBIA, EN LA LISTA MUNDIAL DE LOS ACCIDENTES EN LAS CARRETERAS

Colombia figura en el tercer lugar entre 31 países con más muertes de peatones, ciclistas y motociclistas, dice un informe entregado ayer. De acuerdo con el estudio, en el 2012 ocurrieron cerca de 130 muertes por 100.000 habitantes en las vías del país, solo superado por Malasia y Camboya.

Y las cifras provisionales del 2013 muestran un aumento de hasta el 5 por ciento sobre esos datos. Alrededor de 1,3 millones de personas en el mundo mueren al año por accidentes en carreteras, la mayoría en las economías emergentes, y se espera que suba a 2 millones para el 2020, si no hay prevención.

Pedro Vargas Núñez