Más control al mercado del pescado

Código de barras con base en el Adn de las especies, para evitar engaño en las ventas.

POR:
mayo 09 de 2014 - 02:35 a.m.
2014-05-09

Una bandeja de pescado supuestamente criado en estanques en Alabama, en realidad venía de Vietnam y no se trataba de filetes de mero, de alto precio en el mercado, como lo especificaba su etiqueta, sino de bagre, mucho más barato.

Tales prácticas, cada vez más frecuentes en el mercado estadounidense, relacionadas con la suplantación de unas especies de pescados por otras, por parte de importadores, productores y comerciantes, han llevado a las autoridades de Estados Unidos a afinar los controles en una tarea considerada por la Agencia de Alimentos y Drogas (FDA) como la más ambiciosa en el campo de la seguridad de los alimentos.

Para el efecto, se asoció con el Instituto Smithsonian, que posee la mayor colección de peces a nivel mundial, y con el Centro de Investigación del Adn de Canadá, para elaborar el código de barras específico para cada variedad de pez, combinando su nombre científico, el comercial y el más común. Se explica, para dar una idea del alcance de esta labor, que solamente entre pargos y meros, se encuentra más de un centenar de variedades.

Dadas las importaciones masivas que realiza Estados Unidos, con las cuales se atiende aproximadamente el 80 por ciento del consumo nacional, a los científicos de la FDA no solo les ha tocado desplazarse a los mercados de pescado fresco de distintas regiones del país, sino a apartados lugares de pesca como en Filipinas para conocer y traer muestras de especies que no se conocen localmente.

Se indica que en la actualidad se comercializan en el mercado estadounidense 1.500 especies de pescados, de las más de 32.000 que se dice, existen a nivel mundial.

Las importaciones de productos pesqueros saltaron de 13.000 a 18.000 millones de dólares en los últimos cinco años, y esto disparó el fraude en la presentación y etiquetado. Las autoridades judiciales acompañan el proceso, y son varios los comerciantes sancionados con multas, cárcel y arrestos domiciliarios. Con las nuevas técnicas, no solo se puede identificar con exactitud una buena cantidad de especies y variedades, en estado fresco, sino también identificar las muestras de pescado ya cocinado.

EL RUBRO QUE MÁS SUBE EN ALIMENTOS

En el índice de precios al consumidor, el rubro de carnes y pescados, es el que más sube entre los alimentos. El último año, los alimentos registraron un alza de 1,7%, que se compara con 5,1% del rubro de carnes y pescados, frente a un índice general promedio de productos y servicios de 1,5%. Dentro de esta canasta, solo el gas natural y la electricidad, con 16,4 y 5,3%, superan el valor de carnes y pescados. En contraste, la gasolina cayó 4,7%.

Germán Duque

Miami

 

Siga bajando para encontrar más contenido