La Copa es un campo minado para Rousseff

"La presidenta Rousseff debe estar deseando que Brasil no hubiese sido anfitrión de la Copa del Mundo en un año de elecciones. Ella tiene mejores posibilidades si Neymar juega bien y Brasil gana" Thiago de Aragão, socio de la consultora Arko Advice en Brasilia.

Dilma Rousseff posa junto al presidente de la FIFA, Joseph Blatter, con el trofeo de la Copa del Mundo de fútbol 2014.

EFE

Dilma Rousseff posa junto al presidente de la FIFA, Joseph Blatter, con el trofeo de la Copa del Mundo de fútbol 2014.

POR:
mayo 25 de 2014 - 07:55 p.m.
2014-05-25

El guión era simple: organizar el Mundial de fútbol, ganarlo por sexta vez y subirse a una ola de euforia para mantenerse otros cuatro años en el poder.

Sin embargo, el gobernante Partido de los Trabajadores podría darse cuenta de que esto no es tan fácil. La historia reciente muestra una baja correlación entre coronarse campeón mundial de fútbol y triunfar en las elecciones, pese a las incontables especulaciones sobre lo contrario entre los brasileños de todo signo político.

En el mejor de los casos, la presidenta brasileña Dilma Rousseff podría conseguir un alza temporal en las encuestas tras una victoria de la favorita selección local en julio, pero esto probablemente se desvanecería en pocas semanas, dejando más de dos meses para que el electorado tome en cuenta la realidad antes de las elecciones del 5 de octubre.

En el peor escenario, el desastre de una eliminación temprana del torneo podría contribuir a la frustración por cómo ha gestionado Brasil los preparativos del torneo y alentar el deseo de un cambio.

Sin poder alentar al equipo local, más brasileños podrían sentir la tentación de sumarse a las protestas callejeras contra la Copa del Mundo, creando una situación muy volátil para Rousseff.

De hecho, lo que se suponía que fuese un momento de orgullo nacional se ha convertido en un campo minado para una presidenta cuya popularidad se ha debilitado. Una serie de protestas violentas realizadas el año pasado durante la Copa Confederaciones convocaron a cientos de miles de manifestantes a las calles y elevaron lo que políticamente se pone en juego en la Copa del Mundo, que comienza el 12 de junio en Sao Paulo.

Uno de los principales retadores de Rousseff, Eduardo Campos, dijo recientemente que el campeonato puede tener algún efecto en las encuestas de opinión luego de que termine, "pero pronto aparecerán otras preocupaciones en el radar". Los cientistas políticos parecen respaldar esa visión. Las victorias deportivas 10 días antes de una elección pueden aportar 1 a 2 puntos porcentuales al candidato de Gobierno, pero los partidos jugados dos semanas antes tienen poca repercusión, según un estudio elaborado en 2010 por investigadores de la Escuela de Graduados de Economía de Stanford. Eso ha sido lo que ha ocurrido en Brasil la mayor parte de las veces.

RIESGO EN CAMPO PROPIO

La gran diferencia en esta ocasión es que la Copa del Mundo se juega en casa y hay algo más en juego que el desempeño del futbolista estrella de Brasil: Neymar. Además, muchas cosas pueden pasar fuera de la cancha. Las deficiencias del transporte pueden evitar que equipos e hinchas lleguen a tiempo a los partidos. Estadios construidos con prisa pueden presentar fallas, las comunicaciones pueden saturarse y en los encuentros incluso podrían haber apagones.

Peor aún, los juegos pueden verse afectados por protestas callejeras de brasileños que consideran que el Gobierno debió construir hospitales, escuelas y sistemas de transporte en lugar de costosos estadios, que algunas ciudades ni siquiera necesitaban.

Con cientos de millones de personas viendo el Mundial por televisión, cualquier percance podría avergonzar a los brasileños que esperan que la Copa del Mundo corone el surgimiento del país como un actor importante en el escenario mundial. Y podrían achacárselo a la presidenta.

"Pase lo que pase, sea un corte de energía en un partido, atascos de tráfico, aeropuertos obstruidos o un accidente que involucre la frágil infraestructura, a ella se le culpará directamente", dijo Thiago de Aragão.

Muchos predicen que Brasil ganará el Mundial en su casa y que Rousseff será reelecta. Pero sus números han estado cayendo en las encuestas, que también muestran que ahora una mayoría de los brasileños son contrarios a la organización del evento.

Una eliminación temprana de Brasil es el principal riesgo para Rousseff, dijo el senador Romero Jucá del partido PMDB, quien observa una correlación inversa entre el desempeño de la selección y las protestas: mientras mejor lo haga Brasil más pequeñas serán las manifestaciones.

REUTERS

Siga bajando para encontrar más contenido