Correa no quiere que los ecuatorianos compren en Colombia

El gobierno de Ecuador hizo un llamado para que sus nacionales gasten dólares en su país ante el duro golpe que la caída de los ingresos petroleros le está propinando a su economía.

Rafael Correa

Archivo particular

Rafael Correa

Internacional
POR:
septiembre 01 de 2015 - 10:52 p.m.
2015-09-01

Ecuador enfrenta en el último año una apreciación de más del 60% de la divisa estadounidense - la moneda que adoptó hace 15 años - con respecto al peso colombiano, lo que en la práctica significa que para un ecuatoriano resulta mucho más barato cruzar la frontera y aprovisionarse en Colombia que hacerlo localmente.

"Debido a la vertiginosa depreciación del peso colombiano frente al dólar, muchos ecuatorianos atraviesan la frontera y realizan compras en ciudades del país vecino (...), bajo la premisa de que en Colombia los precios de los productos son mucho más económicos", admitió el gobierno en un comunicado leído por el portavoz Stefano Iannuzzelli.

La apreciación de la divisa estadounidense tiene un efecto doble para Ecuador: la pérdida de competitividad de sus productos y la salida de los dólares que tanto necesita ahora que ingresan menos por la baja del precio internacional del barril de crudo, su principal producto de exportación.

"Hacemos un llamado a la conciencia" de los ecuatorianos "sobre el gravísimo daño que estamos haciendo a nuestros compatriotas. El orgullo de ser ecuatoriano debe evidenciarse, necesariamente, en brindar el apoyo a la producción nacional, arrimar el hombro en momentos complejos y difíciles, y preferir lo nuestro", añade el mensaje oficial.

El efecto de la depreciación del peso colombiano frente al dólar ha sumido en la crisis a la zona fronteriza de Carchi, donde cientos de comercios han cerrado en los últimos meses. Por ejemplo, un televisor de 49 pulgadas que en Ecuador vale unos 1.200 dólares, en Colombia se consigue en 780 dólares.

El 18 de agosto, el gobierno de Correa declaró "zona económica deprimida" a ese sector limítrofe, con el propósito de ofrecer incentivos tributarios y el refinanciamiento de deudas a los comerciantes afectados por la baja del peso colombiano.

A diferencia de Colombia o Perú, que pueden devaluar sus monedas, Ecuador no puede hacerlo porque adoptó el dólar como moneda tras una severa crisis económica generada por la quiebra de varios bancos.

En su lugar, Quito ha debido recurrir a medidas como la elevación temporal de impuestos a las importaciones y la entrega de beneficios a los exportadores para intentar mitigar la pérdida de mercado frente a sus socios.
AFP