Crecen presiones para reemplazar en el FMI a Strauss-Kahn

Según el secretario del Tesoro de EE. UU., el francés no debe seguir al frente de la institución.

POR:
mayo 18 de 2011 - 02:07 p.m.
2011-05-18

El director del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, acusado de agresión sexual y en detención preventiva en Nueva York, afrontaba el miércoles una presión creciente, tras las declaraciones del secretario estadounidense del Tesoro, que puso en duda su capacidad para seguir al frente de la institución.

"Obviamente no está en posición de dirigir el FMI", dijo el secretario del Tesoro estadounidense, Timothy Geithner, en sus primeras declaraciones públicas sobre el caso, citadas por la agencia financiera 'Dow Jones Newswires'.

El estadounidense John Lispky, primer adjunto de Strauss-Kahn, quedó interinamente al frente del FMI.

La institución dijo el martes que Strauss-Kahn no tiene inmunidad diplomática como director general, y señaló no haber tenido contacto con él.
"No hemos tenido ningún contacto con el director general desde su detención en Nueva York. Evidentemente, será importante contactarlo en el momento adecuado", dijo William Murray, portavoz del FMI.

Mientras, uno de los líderes de la Unión por un Movimiento Popular (UMP, derecha), Jean Francois Cope, partido del presidente francés Nicolas Sarkozy, consideró este miércoles que el FMI debe "resolver" el reemplazo de Strauss-Kahn "en los próximos días".

En cambio, el gobierno japonés estimó "prematuro" discutir nuevos nombres para el cargo, en declaraciones de su portavoz este miércoles.

Strauss-Kahn pasó su segunda noche en la cárcel de Rikers Island de Nueva York, a la espera de que un jurado popular de 23 personas resuelva si lo inculpa de intento de violación y agresión sexual a una mujer negra de 32 años, limpiadora del hotel neoyorquino donde se hospedaba.

El "gran jurado" debe reunirse "en un plazo de tres días" secretamente y en ausencia de un juez para ser informado de las pruebas de la fiscalía y tomar una decisión. En caso de ser inculpado, el jefe del FMI deberá comparecer ante un juez el viernes 20 de mayo.

En esa audiencia deberá declararse culpable o inocente de los cargos tras la denuncia presentada el sábado por la empleada del hotel Sofitel. La detención de Strauss-Kahn sacudió a todo el espectro político francés a un año de las presidenciales, para las cuales se perfilaba como candidato del Partido Socialista.

De todas formas, 57% de los franceses piensa que Strauss-Kahn es "víctima de un complot", según un sondeo del instituto CSA publicado el miércoles.
El escándalo creó incertidumbre en el FMI, que debe dirigir la respuesta a la crisis de la deuda soberana de varios países europeos.

El socialista francés de 62 años niega las acusaciones, pero una jueza del Tribunal en lo Criminal de Nueva York rechazó el lunes su liberación bajo fianza, por lo que fue trasladado a la inmensa cárcel ubicada en la isla de Rikers.

Strauss-Kahn está en una celda individual sin contacto con otros presos, bajo vigilancia especial para evitar un eventual suicidio. Esta vigilancia significa que es controlado cada 15 a 30 minutos y que viste un mono y zapatos sin cordones, dijo una fuente no identificada al canal NBC.

El directivo fue detenido el sábado a bordo de un avión de Air France a punto de volar a Francia, y llevado en un primer momento a una comisaría de Harlem.

La fiscalía lo inculpó de siete cargos, entre ellos acto sexual criminal, tentativa de violación y retención ilegal de una "mujer negra de 32 años". La mujer que acusa al director del FMI sufrió un trauma "extraordinario", dijo su abogado Jeff Shapiro el martes.

La jueza invocó un riesgo de fuga para ordenar que Strauss-Kahn permaneciera detenido, rechazando la propuesta de los abogados defensores de pagar una fianza de 1 millón de dólares.

Según el relato de los investigadores, la víctima entró el sábado al mediodía en la habitación 2806 del hotel, creyendo que estaba vacía, cuando en realidad Strauss-Kahn se estaba duchando. Al salir de la ducha "se acercó a ella por detrás y la tocó de manera inconveniente", y "la obligó a cometer un acto sexual", agregaron.

La fiscalía sostuvo el lunes que Strauss-Kahn abandonó precipitadamente el hotel para ir al aeropuerto JFK de Nueva York. Pero el abogado Benjamin Brafman dio una interpretación diferente de la prisa de su cliente.  "Se apresuraba porque tenía una cita para almorzar", dijo Brafman, que también fue abogado del cantante Michael Jackson. 

Otra posible línea de defensa, según la prensa local, es que el encuentro sexual hubiese sido consentido. El 'New York Post' cita una "fuente cercana a la defensa" que afirma que "pudo haber habido consentimiento". 

Los investigadores, sin embargo, dicen tener evidencia física, incluyendo un examen médico efectuado inmediatamente después del incidente que muestra un intento de violación.

AFP 

Siga bajando para encontrar más contenido