Creció el área con semillas transgénicas en el mundo

El año pasado, 18 millones de cultivadores, de 28 países, sembraron 181,5 millones de hectáreas. El área ha venido creciendo de forma sostenida, desde 1996, cuando comenzaron a usarse.

Cultivo de maíz

Bloomberg

Cultivo de maíz

Internacional
POR:
enero 29 de 2015 - 02:26 a.m.
2015-01-29

El Servicio Internacional para la Adquisición de las Aplicaciones Agrobiotecnológicas (Isaaa) indicó que la adopción de cultivos biotecnológicos en 2014 alcanzó una cifra de 181.500.000 hectáreas, sembradas por 18 millones de agricultores en 28 países del mundo.

El incremento en la siembra de los cultivos genéticamente modificados con respecto a 2013 fue de seis millones de hectáreas.

Los países latinoamericanos se destacan en la lista de naciones adoptantes de cultivos biotecnológicos, según el informe. Brasil ocupa el segundo lugar de la lista después de Estados Unidos, con 42.200.000 hectáreas, y Argentina es el tercero, con 24.300.000 hectáreas.

Los dos países siembran maíz, soya y algodón genéticamente modificados. Colombia, por su parte, ocupa el número 18 de la lista con la siembra de maíz y algodón.

Los beneficios de los cultivos genéticamente modificados destacados por Isaaa muestran un aumento significativo de los ingresos de los productores de escasos recursos.

El informe además revela que hubo un incremento de la producción en 133.000 millones de dólares durante el periodo comprendido entre 1996 y 2013.

Adicionalmente, se afirma que entre 1996 y 2012 disminuyó el uso de insecticidas considerablemente (unos 500 millones de kilos menos de ingrediente activo) y en 2013 disminuyeron las emisiones de dióxido de carbono, lo que es equivalente a retirar 12,4 millones de carros de las calles en el planeta.

María Andrea Uscátegui, directora Ejecutiva de Agro-Bio, afirma que “los cultivos genéticamente modificados son una herramienta que contribuye al desarrollo social, económico y sostenible de la agricultura y, adicionalmente, le ayudan al agricultor a enfrentar los retos que día a día trae la agricultura”.

Los desarrollos que se encuentran en el mercado están enfocados a la resistencia contra ciertos insectos y la tolerancia a algunos herbicidas pero “ya hay investigaciones y pruebas en campo para sacar productos resistentes a la sequía,  a algunos virus y con mayor contenido nutricional”.

Este año, y de acuerdo con la información de Isaaa, un nuevo país que ingresó a la lista de adoptantes es Bangladesh; allí se aprobó la berenjena Bt.

TAMBIÉN HAY UNA NUEVA PAPA GENÉTICAMENTE MODIFICADA

Otro logro destacable en 2014 para la biotecnología moderna aplicada a plantas fue la aprobación en Estados Unidos de la siembra comercial de la papa ‘Innate’.

Esta produce menos acrilamida (asociada a ciertos problemas de salud) a altas temperaturas y resiste al pardeamiento y a las magulladuras o manchas oscuras.

Estas características no son aceptadas por el consumidor y, en consecuencia, son causa de descarte de una gran parte de la producción.

La papa transgénica Innate se llamó así precisamente por no contener genes de otras especies.

Según el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (Usda),  la nueva variedad ha obtenido los mismos niveles de nutrientes que la convencional.

En cuanto a propagación, las papas no se polinizan, se reproducen por tubérculos.