Crisis de un grande generaría mayor conciencia de ‘igualdad'

Standard & Poor's aumentó la presión sobre la zona euro, pues se acaba el tiempo para que Europa resuelva sus problemas de deuda.

EFE

Jean Michel Six, de la agencia Standard & Poor's

EFE

POR:
diciembre 12 de 2011 - 02:40 p.m.
2011-12-12

“El bloque podría necesitar otro golpe financiero para tomar medidas drásticas”, dijo Jean-Michel Six, economista jefe de la agencia calificadora Standard & Poor's que remeció a los mercados la semana pasada al poner la calificación de 15 países de la zona euro en revisión para una posible rebaja.

Six añadió que el acuerdo de la cumbre de la Unión Europea celebrada la semana pasada era un importante paso adelante, pero no bastaba. S&P suele esperar cerca de tres meses para actuar tras una advertencia, pero indicó que en este caso podría hacerlo antes. 

“Probablemente todavía se necesite otro golpe antes de que todos en Europa lean la misma página, por ejemplo un gran banco alemán que experimente dificultades en el mercado”, señaló Six en una conferencia empresarial en Tel Aviv. 

“Entonces, habría un reconocimiento de que todos están en el mismo bote y que incluso las instituciones alemanas pueden ser afectadas por este contagio. Me temo que esto aún podría ser necesario”, acotó. 

Veintiséis países de la Unión Europea -todos, menos Gran Bretaña- acordaron el viernes seguir adelante con una integración económica mayor y más profunda.  Pero el resultado dejó a los mercados financieros inseguros respecto a si se tomarán más medidas decisivas para frenar la crisis de deuda, que comenzó en Grecia y se extendió a Portugal, Irlanda, Italia y España, amenazando actualmente a Francia e incluso a la potencia económica regional: Alemania. 

Six dijo que la cumbre hizo avances en términos de preparar mentalmente a los gobiernos a comprometerse con poner en un formato constitucional una estrategia fiscal a mediano plazo que le permita al BCE convertirse en lo que no es por el momento, al menos oficialmente: un financista de último recurso. 

Muchos analistas de mercado creen que hacer que el Banco Central Europeo actúe como financista de último recurso, y rescatar de forma efectiva a los países en problemas, resolvería la crisis de confianza que enfrenta la zona euro. 

Pero la principal potencia, Alemania, se opone temiendo que la medida impacte la disciplina fiscal de los estados miembros. 

Six dijo que la amenaza de rebaja hecha por S&P pretendía enviar una fuerte señal de que los países de la zona euro enfrentaban un importante riesgo de una gran recesión el próximo año, además de un colapso crediticio. 

Agregó que la agencia crediticia no basaría su decisión de rebaja completamente en el resultado de la cumbre del viernes, diciendo que habría muchos otros encuentros de ese tipo antes de que la crisis se resuelva. 

“Obviamente, nunca determinaríamos acciones tan importantes como acciones calificadoras basados sólo en una cumbre. Pero sí vimos que esta cumbre fue un paso muy importante para la resolución de esta crisis de confianza”, aseveró. 

Una serie de rebajas, que probablemente verán a Francia despojada de su categoría 'AAA', es esperada en algunos mercados. 

“Si tenemos una rebaja de S&P, los mercados cortarán otra pierna”, dijo Eugen Weinberg, jefe de investigación en materias primas de Commerzbank, en Fráncfort. 

Un nuevo tratado podría tardar tres meses en negociarse y podría requerir referendos en países como Irlanda.

Gran Bretaña, la tercera mayor economía de Europa, se negó a unirse a los otros 26 países en la unión fiscal y quedó aislada. 

“El tiempo se acaba y se necesita acción de ambas partes de la ecuación, en el lado fiscal y monetario”, indicó Six.

REUTERS

Siga bajando para encontrar más contenido