Cuba 'actualiza'su economía mirando al libre mercado

Raúl Castro emplazó a que el nuevo modelo económico esté dirigido a la eficiencia, al ahorro, a la l

POR:
diciembre 03 de 2010 - 10:42 p.m.
2010-12-03

Cuba ha puesto su mirada en un nuevo modelo económico. Detrás de la retórica oficial, que defiende el socialismo y la planificación, no el mercado -se evita cualquier término que suene capitalista- , aparece un plan que amplía la iniciativa privada, abre la puerta a pequeños negocios, extiende las fórmulas de gestión empresarial, reduce la plantilla estatal, recorta gasto social y suprime "subsidios innecesarios y gratuidades indebidas".

El régimen cubano lo llama "actualización del modelo económico" y niega que se trate de una reforma: Cuba seguirá siendo socialista y primará la planificación, no el mercado.

Los cubanos están ya inmersos en el debate de un proyecto que supone apertura no sólo económica, sino también de mentalidad. Y no es para menos porque se enfrentan a conceptos a los que están poco o nada acostumbrados: impuestos, despidos masivos en el sector estatal, salarios vinculados a productividad, liquidación de empresas públicas que arrojen pérdidas sostenidas, contratación de asalariados por particulares, mercados de precios mayoristas, créditos bancarios, igualdad de oportunidades versus "igualitarismo"...

"No queda otra alternativa"

Así de tajante ha sido el presidente Raúl Castro ante los dirigentes que conducirán el debate nacional sobre las reformas. No en vano "la batalla económica" ha sido la bandera del general Castro desde que llegó al poder tras la enfermedad que obligó a su hermano Fidel a retirarse en 2006. Batalla para intentar superar una crisis radicalizada en los últimos años, pero que se remonta a la caída del bloque soviético, que fue el sostén económico de la isla durante décadas.

El Gobierno achaca la asfixia económica a factores externos e internos. Entre los primeros cita el "recrudecimiento" del bloqueo que Estados Unidos mantiene desde hace 50 años y añade los efectos de la crisis económica internacional. También la meteorología ha jugado en contra: los 16 huracanes que azotaron la isla entre 1998 y 2008 causaron unas pérdidas de 20.564 millones de dólares, sin que se hayan cuantificado aún las que provocaron los de 2009 y 2010.

Pero además se admiten responsabilidades internas que apuntan a la ineficiencia del sistema económico: excesiva dependencia del exterior, vulnerabilidad a los vaivenes de los precios internacionales, una base productiva descapitalizada o el "barbecho crónico" del 50 por ciento de la superficie agrícola son sólo algunas de sus características.

Algunos datos son más que ilustrativos: desde hace años Cuba tiene que comprar en el exterior más del 80 por ciento de los alimentos que consumen sus 11,2 millones de habitantes, lo que supone un gasto de 1.500 millones de dólares anuales. Entre 1997 y 2009 la isla perdió 10.000 millones de dólares por las variaciones de precios en las exportaciones e importaciones. La producción de azúcar -durante siglos considerada la "locomotora" económica del país- tuvo en 2010 los resultados más pobres desde 1905.

Entre las medidas también están potenciar la inversión extranjera, dar autonomía a las empresas estatales (y liquidará las que arrojen pérdidas sostenidas); e impulsar las cooperativas en sectores no agrícolas como la construcción. 

Despidos masivos, empleo privado y microempresas

Raúl Castro quiere desinflar las abultadas plantillas estatales en un proceso que supondrá a medio plazo la eliminación de más de un millón de puestos de trabajo.

Como alternativa a esos despidos, se ampliará el empleo privado ("cuentapropismo" en argot cubano) hasta 178 áreas económicas. La medida en sí misma no constituye una novedad, puesto que ya se ensayó en Cuba en los años noventa durante el llamado "periodo especial".

Modelo económico "autóctono"

Mientras los analistas debaten si las reformas cubanas serán a lo vietnamita o a lo chino, el presidente Raúl Castro advierte que no va a copiar a ningún país y que los ajustes son autóctonos.

Siga bajando para encontrar más contenido