‘Cuba podría dejar de ser patrocinador del terrorismo’

El Departamento de Estado estadounidense sugeriría a la Casa Blanca que retire a Cuba de la lista de países acusados de apoyar al terrorismo en el plazo de uno o dos días.

Barack Obama ordenó revisar la inclusión de Cuba en la lista después de anunciar la reanudación de las relaciones diplomáticas.

Archivo

Barack Obama ordenó revisar la inclusión de Cuba en la lista después de anunciar la reanudación de las relaciones diplomáticas.

Internacional
POR:
abril 07 de 2015 - 06:00 p.m.
2015-04-07

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ordenó revisar la inclusión de Cuba en la lista después de anunciar la reanudación de las relaciones diplomáticas con La Habana el 17 de diciembre.

Obama inicia el miércoles una gira que lo llevará primero a Jamaica y después a Panamá, donde participará en la Cumbre de las Américas y se encontrará con su par cubano, Raúl Castro.

Ben Rhodes, consejero adjunto de Seguridad Interior de la Casa Blanca, dijo previamente que la revisión del Departamento de Estado estaba por finalizar pero que no podía revelar fechas probables sobre su resultado.

La presencia de Cuba en la lista estadounidense es un obstáculo importante en los esfuerzos por restaurar las relaciones y reabrir embajadas.

"Esperamos que posiblemente (el proceso) se encuentre en las etapas finales. Pero nosotros no controlamos los tiempos. El Departamento de Estado sí", aseguró Rhodes.

Obama ha prometido actuar con rapidez una vez que reciba la recomendación del Departamento de Estado sobre si retirar o no a Cuba de la lista de naciones que apoyan al terrorismo.

Cuba integra desde 1982 la lista estadounidense que se renueva cada año, lo que supone la imposición de sanciones como la prohibición de venta y exportación de armas, vetos de ayuda económica y restricciones a las transacciones financieras entre ciudadanos.

Las razones de Washington para mantener hasta ahora a Cuba en la lista apuntan a su presunta acogida de miembros del grupo separatista vasco ETA y de las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), además de algunos fugitivos de la justicia estadounidense.

EE. UU. BAJA EL TONO HACIA VENEZUELA

Venezuela no constituye una amenaza para Estados Unidos, admitió este martes una alta fuente de la Casa Blanca, bajando así el tono días antes de un posible encuentro entre los presidentes Barack Obama y Nicolás Maduro en la Cumbre de las Américas, en Panamá.

"Estados Unidos no cree que Venezuela represente alguna amenaza para su seguridad", dijo Ben Rhodes, alto integrante del Consejo de Seguridad Nacional (CSN), en referencia a la orden ejecutiva firmada por Obama en marzo que aplicó sanciones contra funcionarios venezolanos.

Ese decreto presidencial justificaba las sanciones por considerar que la situación en Venezuela era una "amenaza inusual y extraordinaria" a la seguridad estadounidense, pero de acuerdo con Rhodes se trató apenas de una fórmula burocrática.

Por su parte, Ricardo Zúñiga, el responsable para América Latina del CSN, afirmó que la Casa Blanca no tiene "ningún programa hostil" con relación a Venezuela.

"Tenemos interés en el éxito de Venezuela, en su prosperidad, su seguridad, su estabilidad, su democracia. Somos el principal socio comercial de Venezuela", dijo Zúñiga.

Ante la posibilidad de que el tema de las sanciones a Venezuela y el agresivo lenguaje adoptado para justificar la medida sean el foco de las discusiones en la Cumbre de las Américas, Zúñiga dijo que la Casa Blanca esperaba un "evento correcto".

"Pensamos que la Cumbre debería ser un momento para poder tener un intercambio civilizado con todos los líderes de las Américas, no tenemos ninguna preocupación de poder hablar con cualquier participante de la Cumbre. De eso se trata el diálogo", comentó.

De acuerdo con Zúñiga, Panamá hizo fuertes inversiones en una Cumbre para que los países puedan "hablar con seriedad sobre los asuntos que nos unen y los temas que nos dividen, con respeto al anfitrión y a los otros líderes presentes".

Agencias