Cucuteños preferirían que la frontera permaneciera cerrada

La idea de que se mantenga cerrada la frontera ronda en la mente de gente que ha visto cómo la zona, limítrofe con el estado venezolano Táchira, ha estado signada por ‘mediocridad’ y ‘facilismo’.

Tras la medida de cierre fronterizo, cientos de colombianos deportados han tenido que depender de los cucuteños para poder alime

Archivo

Tras la medida de cierre fronterizo, cientos de colombianos deportados han tenido que depender de los cucuteños para poder alime

Internacional
POR:
septiembre 08 de 2015 - 11:47 a.m.
2015-09-08

'Que dejen cerrada la frontera'. Es un sentimiento generalizado entre los cucuteños que la región debe independizarse económicamente del vecino país para un desarrollo propio y sostenible. (Lea también: Maduro ordena cierre fronterizo en Paraguachón, en el estado Zulia, y moviliza 3.000 militares a la zona)

Así se resume el pensar de muchos pobladores de la zona, a raíz del cierre indefinido de la frontera, la deportación, expulsión y éxodo de miles de colombianos decretado por el presidente venezolano Nicolás Maduro hace tres semanas.

Que Cúcuta deje de depender económicamente de Venezuela es un sentimiento que ha ido creciendo entre sus habitantes en los últimos años. Comenzó a masticarse desde los enfrentamientos entre los gobiernos de Hugo Chávez y Álvaro Uribe, en la década pasada, y que se digiere cada día más entre las personas de la capital de Norte de Santander, que vive una crisis humanitaria debido a los miles de colombianos que llegan desde el hermano país.

Luis Ardila, que se dedica a la compra y venta de divisas, afirma que ojalá la frontera permanezca cerrada y que la enseñanza que se debe sacar de esta crisis es “tomar conciencia que la ciudad tiene que cambiar la dependencia económica que tiene con Venezuela”.

De la misma opinión es Ramón Vuelvas, quien vende frutas en una carreta en una esquina de la ciudad, al asegurar que vivió siete años en San Antonio pero se vino para Cúcuta en diciembre pasado por las humillaciones que sufría a diario de la guardia venezolana, “todos los colombianos deberían venirse. Allá no se consigue nada, aquí todo”.

Eduardo Prato, un comerciante, piensa que la frontera debería permanecer cerrada mientras permanezca el gobierno bolivariano en el poder en Venezuela.

“Es lo más sano y así también evitamos más humillaciones… tendríamos vida propia para generar industria con el apoyo del gobierno nacional!

Para muchos cucuteños, la falta de iniciativa, educación, emprendimiento, innovación y pensar en grande es culpa de la excesiva dependencia económica de la región con Venezuela. Eso, a juicio de algunos, condujo a la gente de la zona a la mediocridad y al facilismo, por lo que, en opinión del odontólogo y profesor Robert Ruiz, se necesita un cambio de mentalidad y que se promueva el pensamiento empresarial.

QUE SE ABRA

De los cucuteños que afirman que la frontera debe permanecer abierta, lo hacen por razones familiares, pues muchas tienen miembros a uno y otro lado, aunque reconocen que la ciudad se debe independizar económicamente de Venezuela.

Shirley Alvarado, vendedora de minutos en una calle de la ciudad, opina que el cierre la afecta porque su marido vive en Venezuela y no ha podido verlo desde el cierre fronterizo.

Para el vigilante Walter Franco, el paso entre los dos países también debe permanecer sin obstáculos debido a que habría separación de muchas familias.

Jeimy Velandia opina que la frontera debe abrirse, pues su marido vive de pasar arroz, harina, aceite y otros productos de contrabando.

PERMITEN EL PASO DE TRABAJADORES CON CARNÉ

Las autoridades venezolanas permitieron ayer el ingreso de colombianos que trabajan en las poblaciones de San Antonio y Ureña y viven en el área metropolitana de Cúcuta, quienes tuvieron que presentar un documento que acredita su empleo. Según las autoridades de Ureña, unos 800 colombianos fueron inscritos por las fábricas de esa área.

De la misma manera ayer también funcionó el corredor humanitario, el cual fue implementado desde el viernes y permitió que más de 1.600 estudiantes que viven en territorio tachirense pudieran tomar sus clases en instituciones educativas de Villa del Rosario y Cúcuta.

Anoche se esperaba que unos 30 buses y taxis colombianos que permanecían del lado venezolano pudieran pasar hacia Colombia, mientras que 103 camiones de carga de placas venezolanas, que quedaron de este lado, pudieran hacer su tránsito hacia ese país.

BOGOTÁ ACEPTA MEDIACIÓN DE URUGUAY PARA DIALOGAR

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, aceptó un ofrecimiento de Uruguay para mediar en la crisis fronteriza con Venezuela y facilitar un diálogo con su colega de ese país, Nicolás Maduro.

“La semana pasada recibí una llamada telefónica del presidente del Uruguay, Tabaré Vázquez, quien ofreció sus buenos oficios para facilitar el diálogo con Venezuela; acepté su ofrecimiento y le comuniqué que estaba dispuesto a que esta reunión fuera inclusive en Montevideo si él lo consideraba necesario”, declaró Santos al término del Consejo de Ministros. Colombia “siempre privilegia la solución de los problemas con otras naciones por la vía del diálogo y la vía diplomática”, dijo Santos.

Pedro Vargas Núñez
Especial para Portafolio
Cúcuta