Desaceleración de China es peor de lo que se cree

Aunque el dato de crecimiento del PIB del segundo trimestre fue 7 %, analistas dicen que China no está compensando los nuevos precios de las importaciones cuando mide los cambios de precios generales en su economía.

China creció 7 % en el segundo trimestre del 2015.

Archivo / Portafolio

China creció 7 % en el segundo trimestre del 2015.

Internacional
POR:
julio 17 de 2015 - 05:51 p.m.
2015-07-17

En la superficie, al menos, la economía de China creció a un respetable 7 por ciento en el segundo trimestre, superando las expectativas y perfectamente de acuerdo con la meta de crecimiento anual del Gobierno.

“¡Bingo!” Así celebró el servicio de noticias oficial Xinhua los datos aparecidos en un tweet poco después de que se diera a conocer la cifra.

Pero si miramos debajo de la alfombra, la economía de China podría estar creciendo en realidad mucho menos.

Cuando el PIB se ajusta teniendo en cuenta los cambios en los precios –lo que se conoce como PIB nominal- el crecimiento es 2 puntos porcentuales inferior al del año pasado, según datos recopilados por Bloomberg.

En términos reales, o sea cuando se tiene en cuenta la inflación, el panorama luce mucho mejor con el PIB sólo medio punto por detrás del nivel del año pasado.

Una de las razones que se publicitan para explicar la brecha es que China calcula mal el llamado deflactor del PIB, una medición amplia de los precios en la economía.

Capital Economics Ltd. sostiene que el deflactor del PIB de China se subestima en períodos en que los precios de las importaciones están cayendo menos que los precios al productor, de ahí el empujón al PIB real.

“Es un punto esotérico, pero con grandes consecuencias: si se subestima el deflactor y no hay crecimiento del PIB nominal, se registra un crecimiento del PIB real más alto de lo que es en realidad”, dijo en una nota Mark Williams, economista principal para Asia en Capital Economics de Londres, que anteriormente asesoró al Tesoro del Reino Unido en lo que se refiere a China.

En otras palabras, China no está compensando los nuevos precios de las importaciones cuando mide los cambios de precios generales en la economía.

El escepticismo con respecto a los datos económicos chinos no es una novedad y los economistas suelen dudar de que el PIB trimestral capte con exactitud lo que está ocurriendo en el terreno.

Por su parte, los funcionarios de la Oficina Nacional de Estadísticas de China defienden sus cifras y no están de acuerdo con el análisis de Capital Economics.

De todos modos, Capital Economics se atiene a su análisis. La firma coincide en que la economía China puede haberse estabilizado o incluso acelerado después de un período flojo, sólo que a un ritmo mucho menor.

Admite que en el segundo trimestre los deflactores para los sectores primarios como la agricultura y los servicios subieron en tanto el deflactor correspondiente al sector secundario siguió la inflación de los precios al productor. Y a diferencia del primer trimestre, los precios de las importaciones no registraron grandes movimientos.

“Seguimos creyendo que hay un problema”, dijo Williams en la nota. “Por consiguiente, como en el primer cuartil (Q1), pensamos que el PIB real está siendo sobrevalorado de uno a dos puntos porcentuales”.

Bloomberg