Desmantelan la mayor banda de ‘hackers’ financieros | Internacional | Portafolio

Desmantelan la mayor banda de ‘hackers’ financieros

Cinco "hackers" rusos y un ucraniano fueron acusados de piratear información de grandes corporaciones, como el mercado de valores de Nasdaq y el banco Citibank para robar cientos de millones de dólares.

Los hackers robaban datos de clientes y las claves de sus tarjetas.

Archivo Portafolio.co

Los hackers robaban datos de clientes y las claves de sus tarjetas.

POR:
julio 25 de 2013 - 08:40 p.m.
2013-07-25

Esto supone el mayor delito informático de Estados Unidos hasta la fecha. Según informaron desde las fiscalías de Nueva Jersey y Nueva York, que se reparten los cargos, los acusados actuaron en corporaciones dedicadas a las transacciones financieras, minoristas que reciben y transmiten datos financieros y otras instituciones de información.

Las corporaciones afectadas por este plan de piratería fueron el mercado de valores Nasdaq, el índice Dow Jones y las empresas 7-Eleven, Carrefour, JCP, Hannaford, Heartland, Wet Seal, Commidea, Dexia, JetBlue, Euronet, Visa Jordan, Global Payment, Diners Singapore e Ingenicard, en los cargos de Nueva Jersey, así como los bancos Citibank y PNC, en Nueva York.

"Los acusados son presuntamente responsables de encabezar una conspiración mundial de 'hackers' que atacó a una gran variedad de consumidores y entidades, causando cientos de millones de dólares en pérdidas", explicó en un comunicado el fiscal federal de Nueva Jersey, Paul Fishman.

"Los delincuentes informáticos ponen todo su empeño en atacar no solo las cuentas de banco privadas, sino al sistema financiero en sí mismo", aseguró, por su parte, el fiscal federal del distrito sur de Nueva York, Preet Bahrara.

Los acusados, que tienen entre 26 y 32 años, son el ucraniano Mikhail Rytikov y los rusos Vladirmir Drinkman, Roman Kotov, Dimitriy Smilianets (acusados en Nueva Jersey), Nicolay Nasenkov (para quien se han presentado cargos en Nueva York) y Alexandr Kalinin, que tiene causas abiertas en ambas fiscalías. De ellos, dos han sido detenidos, uno extraditado y otros tres siguen en paradero desconocido.

También se ha relacionado como co-conspirador a Albert González, quien en la actualidad cumple una condena de 20 años de prisión por haber participado en otra trama de robo informático. La compleja trama de fraude bancario, robo de identidad y de intrusión informática, entre otros delitos, reportó 160 millones de dólares a sus ejecutores por robo de datos de tarjeta de crédito y 300 millones de dólares en pérdidas reportadas por solo tres de las empresas afectadas, según la fiscalía de Nueva Jersey.

En su actuación conjunta, Naskov y Kalinin obtuvieron, desde diciembre de 2005 a noviembre de 2008, datos de las cuentas y los PIN de las tarjetas de los clientes de Citibank y PNC, que se tradujeron en un desfalco de 7,8 millones de dólares, además de acceder a los ordenadores de Nasdaq, robar y manipular sus datos, si bien no accedieron a los datos de compraventa de valores. Las penas máximas a las que se enfrentan los acusados están entre los 35 y los 70 años de prisión, con excepción de Kalinin y Nasenkov, que afrontan penas máximas superiores a los cien años de cárcel. 

De acuerdo con las autoridades, los cinco individuos cumplían tareas bien diferenciadas en la organización, ya que dos de ellos eran especialistas en penetrar los sistemas informáticos de las empresas, un tercero se dedicaba a ‘explorarlos’ para robar datos de valor, un cuarto proveía cobertura anónima en internet y un quinto se dedicaba a vender la información.

La cifra de 160 millones de tarjetas robadas es "muy conservadora", según las autoridades. La banda vendía las tarjetas a mayoristas especializados en el uso de este tipo de material a diferentes precios: 10 dólares por una tarjeta estadounidense y los datos asociados, 50 dólares por una europea y 15 dólares por una canadiense.

Todos los acusados fueron inculpados con los cargos de "conspiración para obtener acceso no autorizado a ordenadores", castigado con cinco años de prisión y multa de 250.000 dólares, y "conspiración para cometer fraude a través de transferencia electrónica", con un pena máxima de 30 años y un millón de dólares de multa. Además, los cuatro rusos también fueron inculpados por "acceso no autorizado a ordenadores" (cinco años de prisión y 250.000 dólares de multa) y "fraude a través de transferencia electrónica" (30 años de prisión y un millón de dólares de multa).  

AGENCIAS

Siga bajando para encontrar más contenido