Venezuela llama 'bastardo' y 'sicario' al Secretario General de la OEA

El organismo multilateral analiza si suspender al país suramericano por la falta de garantías políticas.

OEA

Sesión extraordinaria de la OEA en Washington que analiza la situación política en Venezuela.

La OEA adelanta la reunión en Washington para tratar la situación de Venezuela.

POR:
Reuters
marzo 28 de 2017 - 04:26 p.m.
2017-03-28

Los países miembros de la OEA discuten hoy martes sobre la aguda crisis política y económica que atraviesa Venezuela, un encuentro que podría aumentar la presión regional sobre el Gobierno socialista del presidente Nicolás Maduro.

A solicitud de 18 países, el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) convocó a una reunión para "considerar la situación" de Venezuela, luego de que su secretario general exigió elecciones y la liberación de presos políticos para evitar su suspensión del organismo.

Lea: (Maduro anuncia expropiaciones para combatir desabastecimiento).

Pero desde que Luis Almagro pidió la sanción sobre el país petrolero, 14 de los miembros del mayor organismo regional -incluidos Estados Unidos y Canadá- dijeron que antes de acatar la propuesta del excanciller uruguayo, deberían agotarse todos los esfuerzos diplomáticos.

Estados Unidos reiteró el martes que no buscará la suspensión inmediata de Venezuela del organismo y Uruguay se hizo eco de esa postura. Sin embargo, la representación venezolana insistió enérgicamente en que no se realizara el debate.

Lea: (Venezuela ocupa el primer lugar del índice de Infelicidad Económica a nivel mundial).

"Creemos que lo que aquí se ha consumado es una flagrante violación de los principios de esta organización (...) el carácter de esta discusión es intervencionista", dijo el representante de Venezuela ante la OEA, Samuel Moncada, luego de más de una hora de discusión sobre si debía llevarse a cabo la sesión, que finalmente fue aprobada por 20 países.

A pesar de los reclamos venezolanos, no está previsto que la reunión en Washington lleve a la exclusión del país petrolero. "La sesión probablemente no cambiará nada, aunque ayudará a aumentar la presión regional contra Maduro y evitará un giro total hacia el autoritarismo absoluto", dijo Nicholas Watson, de la consultora Teneo Intelligence.

Lea: (Gobierno venezolano frena éxodo al no expedir pasaportes).

La oposición venezolana y diversas organizaciones han denunciado que el Gobierno de Maduro se ha convertido en una dictadura que apresa a sus críticos y que se ha negado a realizar elecciones. Sin embargo, no ha sido sino hasta las últimas semanas cuando los países de América han endurecido su posición contra la administración del sucesor del fallecido Hugo Chávez.

NOS SUBESTIMAN

En tanto, en las calles de Caracas cientos de personas se congregaron en una "marcha antiimperialista" en apoyo al Gobierno y en contra de la OEA. La movilización fue comandada por el vicepresidente Tareck El Aissami, quien acusó a Almagro de "sicario" y "bastardo miserable". "Este pueblo más nunca se arrodillará al imperio de mierda (...) no nos conocen, nos subestiman", dijo El Aissami, repitiendo la consigna del Gobierno, que sostiene que la OEA se ha convertido en un brazo político de Washington y Almagro, en su títere.

Durante la sesión, celebrada en Washington, varios países denunciaron que el Gobierno socialista ha secuestrado las funciones de la justicia y cercenado las actuaciones del Parlamento dominado por los adversarios de Maduro.

El árbitro electoral suspendió en octubre del 2016 la convocatoria a un referéndum revocatorio del mandato presidencial. Y el martes, el máximo órgano judicial publicó una sentencia en la que "limitó" la inmunidad parlamentaria, abriendo la posibilidad de llevar a juicio o encerrar a los diputados.

La oposición sostiene que Maduro es el principal responsable de la crisis en su país -que sufre la inflación más alta del mundo, recesión económica y escasez-, pero el mandatario asegura que los culpables son los bajos precios del crudo y sus opositores, que libran una "guerra económica" contra Venezuela.

Para que el Gobierno quede suspendido de la OEA, dos tercios de las 34 naciones que la integran deben votar a favor de la medida que acarrearía no sólo un aislamiento político, sino que podría devenir en un cese del financiamiento multilateral.

Pero el Gobierno de Maduro ha recibido la simpatía de gran parte de los países del Caribe y Centroamérica, a los que apoya con venta de crudo en condiciones preferenciales, y de aliados izquierdistas como Bolivia y Ecuador.

Siga bajando para encontrar más contenido