Despiden a 15 ejecutivos de GM por ocultar un defecto mortal

General Motors (GM) dijo el jueves que actuó de forma "inaceptable", con "incompetencia y negligencia" cuando sus empleados ocultaron durante años un mortal defecto en el sistema de ignición de millones de sus carros.

Mary Barra, consejera delegada de General Motors.

EFE

Mary Barra, consejera delegada de General Motors.

POR:
junio 05 de 2014 - 10:44 p.m.
2014-06-05

La consejera delegada de GM, Mary Barra, acompañada por el presidente de la compañía, Dan Ammann, y el vicepresidente ejecutivo, Mark Reuss, compareció el jueves durante horas ante empleados, medios de comunicación y analistas para dar a conocer los resultados de un "brutal" informe sobre las acciones de GM.

Barra reconoció que el informe encargado a un exfiscal general es "exhaustivo, brutalmente duro y profundamente preocupante. Para aquellos que han dedicado sus vidas a esta compañía, es muy doloroso ver expuestas nuestras deficiencias de forma tan vívida. El informe me dejó entristecida y muy transtornada", dijo.

Según el informe de 315 páginas preparado por Anton Valukas tras entrevistar a 230 empleados de GM y revisar millones de documentos, "durante más de una década, el personal de GM falló en buscar, compartir o recoger conocimiento y ese fracaso tuvo graves consecuencias".

"Hay múltiples componentes en estos fallos, desde errores individuales a la disfunción organizativa pasando por sistemas inaccesibles para algunos e impenetrables para muchos", dijo el informe, que añadió que la empresa padece una cultura de "falta de responsabilidad".

Barra, que trabaja para GM desde que tenía 18 años pero que la dirige desde el 15 de enero de este año, dijo que la empresa ha aprendido y que ha puesto en marcha las medidas para que "la crisis" por el defecto del sistema de ignición "no se repita".

Para empezar, Barra aceptó la responsabilidad de la empresa en un defecto que ha provocado al menos 13 muertes en Norteamérica, 47 accidentes y la llamada a revisión de 2,6 millones de vehículos, lo que le inicialmente le costará a GM 1.300 millones de dólares. "Esto nunca debería haber sucedido. Es inaceptable", dijo la consejera delegada de GM.

El informe también señaló que no hay ningún indicio de que los más altos directivos de GM tuvieran conocimiento de la existencia del defecto o que las más altas esferas, incluida Barra, conspiraran para ocultar el problema.

Barra, que fue directora de desarrollo de productos de GM durante tres años con responsabilidad sobre seguridad, dijo que le gustaría haberlo sabido, "porque en el momento que nos enteramos, actuamos".

La primera consecuencia del informe, que Valukas entregó a Barra este lunes, ha sido el despido de 15 empleados y medidas disciplinarias contra otros seis implicados de una forma u otra con el defecto.

Pero a pesar de las repetidas preguntas de los medios de comunicación para identificar a las personas penalizadas, Barra se negó a señalar a los responsables y sólo se limitó a decir que eran personas en niveles ejecutivos.

La segunda consecuencia es el establecimiento de un programa para indemnizar a las víctimas de los accidentes relacionados con el defecto, que permite que se apague el motor de los vehículos afectados de forma involuntaria mientras están en funcionamiento. El apagado del motor provoca la desconexión de múltiples sistemas, como la dirección asistida o los airbag, que no se despliegan en caso de accidente.

GM no señaló cuánto dinero destinará al programa ni tampoco si revisará la cifra de muertos, a pesar de que la Administración Nacional para la Seguridad en la Carretera (NHTSA) ha indicado que cree que las víctimas mortales fueron más que las que dice la empresa. Barra dijo que el programa será "administrado independientemente".

"Estamos aceptando la responsabilidad por lo que ha sucedido tomando medidas para tratar a esas víctimas y su familias con compensación, decencia y justicia", concluyó Barra.
EFE

Siga bajando para encontrar más contenido