Con discreción, petroleras regresan a Venezuela

La estatal Pdvsa está enredada en una crisis de flujo de dinero y ha tenido que usar al Emisor para obtener millones de dólares en préstamos y hasta se ha pensado en vender Citgo, su filial en EE.UU.

Sin mucha fanfarrea, el presidente Nicolás Maduro ha negociado con las petroleras.

EFE

Sin mucha fanfarrea, el presidente Nicolás Maduro ha negociado con las petroleras.

Internacional
POR:
octubre 19 de 2014 - 12:55 a.m.
2014-10-19

En un cambio discreto, Venezuela ha comenzado a ceder control a socios extranjeros en empresas petroleras. Algo impensable dentro de la “revolución del Siglo XXI” como bautizó el fallecido presidente Hugo Chávez su política de gobierno, según e The New York Times Service.

Se está batallando con la economía venezolana, al igual que con Petróleos de Venezuela o Pdvsa, su monopolio petrolero administrado por el gobierno. La compañía está enredada en una crisis de flujo de dinero y ha tenido que usar al Banco Central para obtener millones de dólares en préstamos. Ha considerado vender a Citgo, su estación subsidiaria en Estados Unidos, y contempla aumentar los precios de la gasolina nacional, los cuales son los más baratos del mundo.

Sin embargo, en un cambio discreto que podría sorprender a muchos venezolanos, quienes se han llegado a acostumbrar a ver a Pdvsa como un símbolo de la soberanía nacional, la compañía se ha estado moviendo discretamente para darle mayor control a las compañías petroleras extranjeras que participan con ella en empresas conjuntas, según personas familiarizadas con los acuerdos que se negociaron. Esos cambios se han hecho sin fanfarrias, lo cual plantea la interrogante de si al presidente Nicolás Maduro, en el cargo desde hace menos de año y medio, le preocupa que sus partidarios percibieran esos cambios como una traición a la expropiación de los intereses petroleros extranjeros que hiciera Chávez, que convirtió a la compañía petrolera paraestatal en bandera de sus políticas populistas.

La compañía firmó convenios de financiamiento, o los está negociando, con numerosas compañías petroleras extranjeras que operan en Venezuela. Se firmó uno convenio con la compañía estadounidense Chevron en mayo de 2013, que incluye un préstamo por 2.000 millones de dólares a Pdvsa para cubrir la parte de la inversión que le correspondía a la paraestatal en un yacimiento al otro lado del lago Maracaibo, frente a Mene Grande.

También incluye disposiciones que buscó Chevron para garantizar que el nuevo préstamo, así como los millones de dólares en dividendos no pagados de operaciones pasadas, se pagarían sin demora con los ingresos por el petróleo, según un consultor de la industria petrolera, informado sobre el convenio. El acuerdo también contempla controles más estrictos sobre cómo se gastaría el préstamo y permitir mayor flexibilidad en la operación del proyecto conjunto, dijeron.

Otras compañías petroleras han renegociado sus contratos con Pdvsa bajo criterios similares, dijeron personas cercanas con las negociaciones. Los nuevos contratos les dan mayor voz en la operación de los campos petrolíferos. Se permite mayor libertad en la adquisición de suministros y en la contratación de subcontratistas sin pasar por las subsidiarias que controla Pdvsa. "Se trata de contratos que se firmaron por necesidad", notó Carlos Bellorin, un analista en IHS Energy, en Londres.

"No tienen flujo de dinero para invertir en exploración y producción, ni mejorar los proyectos existentes". Pdvsa no respondió a pedidos de entrevista.

William Neuman