‘Diversificar la economía, clave para América Latina’

Solo algunos países aprovecharon el ‘boom de las comodities’, según el colombiano Alberto Rodríguez, director regional del Banco Mundial.

La directora del FMI, Christine Lagarde, reconoce que “hay razones para la inquietud”, dado que “la perspectiva de un alza de la

Archivo particular

La directora del FMI, Christine Lagarde, reconoce que “hay razones para la inquietud”, dado que “la perspectiva de un alza de la

Internacional
POR:
octubre 04 de 2015 - 07:26 p.m.
2015-10-04

El mundo económico se concentrará por seis días, desde este martes y hasta el próximo domingo, en Lima convocado por el Banco Mundial (BM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), bajo los tormentosos nubarrones del enlentecimiento de China y el temor por el próximo aumento de las tasas de interés de Estados Unidos.

Se trata de la reunión periódica de la Junta de Gobernadores del BM y el FMI, que tendrá una participación de 12.000 asistentes y como anfitrión al presidente peruano, Ollanta Humala.

En ese contexto de turbulencia internacional, la economía de los países andinos, afectada por la caída de los precios de las materias primas y el frenazo de la economía en China, debe ir hacia la diversificación, una mayor inversión en educación y una mejora de las infraestructuras, aseguró, en entrevista a EFE, el director del BM andino, el colombiano Alberto Rodríguez.

A su juicio, los países andinos se beneficiaron “enormemente del boom de las comodities” (materias primas) durante diez años hasta el 2013-2014, cuando crecieron mucho y tomaron diferente rumbo, “unos ahorraron más, algunos invirtieron y otros aumentaron su gasto”.

Ahora que Latinoamérica enfrenta un crecimiento de apenas un 0,5 % para 2015, según las últimas previsiones del FMI de julio, los países de la región están en diferentes situaciones, según Rodríguez.

Así hay países como Chile y Perú que tienen una “profunda capacidad para reaccionar ante esta situación” gracias a que han ahorrado durante estos tiempos de “vacas gordas” y enfrentan los vientos difíciles de la economía con mayor seguridad. Pero hay otros, que enfrentan problemas macroeconómicos porque no tienen esos ahorros y necesitan hacer ajustes, añadió.

POR LA DIVERSIFICACIÓN

Para Rodríguez, la economía de los países andinos tiene que ir a la diversificación e invertir más en la educación para conseguir un capital humano capaz de traducir la innovación en crecimiento económico. Además, tienen que mejorar las infraestructuras (carreteras, aeropuertos) porque los países andinos enfrentan costes muy altos para exportar sus productos. El director del Banco Mundial para los países andinos explicó que entre el 30 % y el 35 % del precio total de un producto que sale de esta región es costo logístico, frente a cifras inferiores al 10 % en algunos lugares de Europa. En opinión de Rodríguez, la Asamblea anual del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial en Lima, es un momento para hacer un alto en el camino y ver cuáles son las dificultades que hay que enfrentar “con políticas públicas sólidas y con ajustes”.

Ante las previsiones que apuntan a una caída aún más pronunciada del precio del petróleo y de las materias primas, Rodríguez explicó que hay países que están más protegidos, como Perú, que tiene reservas internacionales por encima de los 60.000 millones de dólares y un fondo contracíclico de 10.000 millones de dólares o Chile, que tiene la deuda más baja del continente.

También apuntó que Bolivia tiene unas reservas internacionales “bastante altas”, pero señaló que la economía de ese país tiene que “ajustarse un poco para recibir más inversión privada”.

Otros países, como Ecuador y Venezuela están en otra realidad enfrentando el problema de la caída del precio del petróleo, que les afecta “significativamente sus ingresos” y, por tanto, tienen que ver la forma de “hacer ajustes en sus economías”, recalcó el directivo del Banco Mundial.

Consultado sobre cómo afectará la subida del dólar, Rodríguez consideró que las devaluaciones que han hecho los países tienen un límite y que aunque la política monetaria sí mejora la competitividad, no es suficiente.

“Es necesario que los países mejoren su competitividad con otras acciones, como la facilidad del clima de inversión, la disminución de la burocracia” y un comercio intrarregional más robusto, añadió.

A LOGRAR COMPETITIVIDAD

En este sentido, Rodríguez destacó que los países de la Alianza del Pacífico (Colombia, Chile, Perú y México) están trabajando en esa dirección porque saben que la facilitación del comercio es uno de los caminos para “aumentar la competitividad, disminuir los precios y mantener el crecimiento económico de largo plazo”. Ante el riesgo de que una proporción de la nueva clase media latinoamericana caiga de nuevo por debajo de la línea de la pobreza en un nuevo contexto de un menor crecimiento económico, Rodríguez indicó que hay dos medidas importantes que adoptar: conseguir un crecimiento sustentable y fortalecer los sistemas de protección social.

Sobre la agenda de la próxima Asamblea, Rodríguez dijo que es una oportunidad para reflexionar sobre cuáles son las reformas fundamentales que debe hacer Latinoamérica para garantizar que el crecimiento sea sostenido ahora que las materias primas presentan nuevos desafíos.

Además, consideró que otras cuestiones como el cambio climático, de cara a la COP21 de París, y la crisis migratoria en Europa centrarán también los debates de la Asamblea. Los ministros de finanzas de todo el globo podrán detallar en Lima su contribución a los 100.000 millones de dólares anuales prometidos en Copenhague en el 2009 para luchar contra el calentamiento global.