Trump dice que construirá el muro con México y
se lo cobrará después

Reiteró un 'gran impuesto fronterizo' a empresas que intenten producir al otro lado de la frontera y vender en EE. UU. 

El presidente electo de Estados Unidos Donald Trump durante la rueda de prensa de este miércoles.

El presidente electo de Estados Unidos Donald Trump durante la rueda de prensa de este miércoles.

POR:
Portafolio
enero 11 de 2017 - 08:02 p.m.
2017-01-11

Donald Trump dijo que apenas asuma la presidencia de Estados Unidos comenzará a construir un muro con México para frenar la inmigración ilegal y prometió que el país vecino reembolsará el costo de la obra, posiblemente a través de impuestos.

(Lea: Donald Trump y su rumbo de colisión con China)

Vamos a construir un muro. No quiero esperar cerca de un año o un año y medio hasta que finalicen mis negociaciones con México, que empezaremos en cuanto asuma”, dijo Trump en su primera conferencia de prensa como presidente electo, a solo nueve días de llegar a la Casa Blanca.

“De alguna forma, y hay varias formas, México nos reembolsará (...) sea a través de un impuesto o de un pago, es menos probable que sea un pago”, indicó.

Trump ha mencionado en el pasado la posibilidad de aplicar un impuesto a las remesas que los inmigrantes envían a sus familias en México. El vicepresidente electo Mike Pence ya trabaja con varias agencias y con el Congreso para aprobar la financiación del muro y comenzar su construcción, precisó Trump.

Inadmisible

México insiste no obstante en que no pagará por el muro, que se extendería a lo largo de los 3.200 kilómetros de frontera y costaría entre 8.000 y 12.000 millones de dólares, según cálculos de Trump durante su campaña.

Estados Unidos tiene el derecho de proteger sus fronteras”, dijo después el nuevo canciller mexicano, Luis Videgaray. “Lo que es inadmisible, y sería violentar de manera profunda la dignidad de todos los mexicanos, sería pretender que México pague por infraestructura de Estados Unidos, eso no va a ocurrir”, dijo el canciller a Televisa.

“Ni hoy ni mañana ni nunca México pagará por ese estúpido muro. ¡Si Trump quiere un monumento a su ego, que se lo pague él!”, tuiteó el expresidente Vicente Fox tras la conferencia de prensa del magnate.

México, I love you

En la rueda de prensa Trump dijo que ama al pueblo mexicano, pero que este se aprovecha de Estados Unidos y que eso terminará durante su gobierno.

Respeto al gobierno de México. Respeto al pueblo de México. Los amo. Mucha gente de México trabaja para mí. Son fenomenales. El gobierno es genial. No los culpo por lo que ha sucedido. No los culpo por tratar de sacar ventaja de Estados Unidos. Me gustaría que nuestros políticos fuesen así de astutos”, sostuvo Trump.

También anunció un “gran impuesto fronterizo” a las empresas estadounidenses que sean deslocalizadas al extranjero.

“Si usted quiere mudar su fábrica y por ejemplo la construirá en México y fabricará sus aires acondicionados o automóviles o lo que sea y lo venderá a través de una frontera muy, muy fuerte, no una frontera débil como es ahora -en realidad no tenemos frontera, es un colador agujereado- se equivoca. Va a pagar un gran impuesto fronterizo”, advirtió Trump.

NO SE DESPRENDERÁ DE SUS NEGOCIOS

Trump dijo que mantendrá la propiedad de su imperio global de negocios, pero que dejará a cargo a sus dos hijos mayores, una fórmula que expertos en ética dicen que no evitará los conflictos de interés.

Agregó que renunciará a todos sus cargos de supervisión de hoteles, campos de golf y cientos de otros negocios y que trasladará sus activos a un fondo para asegurarse de que como presidente no toma medidas que puedan beneficiarle personalmente.

Trump ha estado bajo presión para tomar distancia de sus negocios antes de entrar en la Casa Blanca.

El presidente, a diferencia de otros funcionarios gubernamentales, no está obligado por ley a alejarse de posibles conflictos de interés. “Podría, de hecho, llevar mis negocios y el gobierno al mismo tiempo. No me gusta cómo se ve, pero podría hacerlo si quisiera”, comentó.

Expertos en ética dijeron que la solución se queda corta. “El mal aconsejado camino que ha emprendido Trump generará escándalos y corrupción”, dijo Norm Eisen, un ex asesor de ética de la Casa Blanca bajo el Gobierno de Barack Obama.

NUEVA YORK/AFP

Siga bajando para encontrar más contenido