Donald Trump, Kim Jong-Un y el riesgo de un error de cálculo nuclear

Es posible que el presidente de EE.UU. crea que un primer ataque es una opción viable.

Kim Jong Un
POR:
Portafolio
abril 21 de 2017 - 06:57 p.m.
2017-04-21

En 1950, una combinación entre malas palabras en Washington y un error de cálculo en Pyongyang condujeron al estallido de la guerra coreana. Ahora, mientras el mundo contempla la posibilidad de otra guerra en la península coreana, el peligro es que los gobiernos de Estados Unidos y Corea del Norte vuelvan a calcular mal e inicien un conflicto.

Muchos historiadores remontan el estallido de la guerra de Corea a un discurso pronunciado por Dean Acheson en el National Press Club de Washington, en enero de 1950. El secretario de Estado de EE.UU. habló sobre el “perímetro de defensa” en Asia y sugirió que Corea estaba fuera del perímetro.

(Lea: Donald Trump: tres meses de incertidumbre y polémica)

En Pyongyang, el líder de Corea del Norte, Kim Il Sung, tomó nota de la clara implicación de que la potencia americana no defendería a Corea del Sur. Cinco meses más tarde, sus ejércitos cruzaron el paralelo 38 e invadieron el sur.

Pero Kim había calculado mal. Estados Unidos luchó. La guerra de Corea costó cientos de miles de vidas, enfrentó en lucha directa a las fuerzas estadounidenses y chinas, y nunca ha terminado formalmente. 

(Lea: Trump promete tener una 'relación muy buena' con China)

Hasta el día de hoy, la paz en Corea se mantiene por un armisticio más que por un tratado de paz formal.

Donde Acheson señaló la indiferencia, el presidente Donald Trump está demostrando determinación, prometiendo que el país detendrá el programa nuclear de Corea del Norte y sugiriendo que está preparado para tomar medidas militares preventivas.

Pero, una vez más, existe un claro peligro de que Corea del Norte actúe de manera impredecible.

El líder del país, Kim Jong Un, nieto de Kim Il Sung, ha abrazado el militarismo, aislacionismo y paranoia de su antepasado. Si el actual Kim concluye que EE.UU. está en condiciones de atacar a su régimen, estará tentado a atacar primero.

Sus incentivos solo se han incrementado con las historias en los medios de comunicación que sugieren que los planes de guerra estadounidenses incluirían un intento inicial de matar a los líderes de Corea del Norte.

ESTRATEGIA: ATACAR PRIMERO 

La doctrina militar de Corea del Norte, como se ha expresado en ejercicios recientes, prevé el primer uso de armas nucleares para evitar la derrota o la destrucción. Jeffrey Lewis, un experto académico, escribió recientemente en Foreign Policy: “La estrategia de Kim depende de usar armas nucleares antes de que EE. UU. pueda matarlo o las fuerzas especiales puedan encontrar sus unidades de misiles. Tiene que ser el primero, si ha de atacar en lo absoluto”.

Aunque Corea del Norte todavía no ha desarrollado un misil nuclear que pueda golpear la costa oeste de la nación americana, podría tener misiles con capacidad nuclear que podrían golpear Corea del Sur o Japón.

La capital de Corea del Sur, Seúl — que está a solo 55 kilómetros de la frontera con Corea del Norte— definitivamente es vulnerable a un devastador aluvión de artillería convencional. Y Japón y Corea del Sur están muy preocupados por las armas químicas de Corea del Norte.

Las fuertes indicaciones de Trump de que EE.UU. está considerando un ataque contra Corea del Norte están diseñadas para presionar a China a ‘entregar’ a su cliente en la península coreana.

Esto podría funcionar. El gobierno chino está abiertamente alarmado por los acontecimientos en Corea del Norte y puede presionar a Pyongyang fuertemente. También es posible que el régimen de Kim esté más intimidado de lo que su arrogancia sugiere y podría congelar su programa nuclear.

Pero, aunque es ciertamente concebible que la estrategia belicosa de la administración Trump podría funcionar, es más probable que Corea del Norte no retroceda y que la estrategia del magnate, por lo tanto, fracase.

El ejército estadounidense es muy consciente de los riesgos que implica un ataque en Corea del Norte. Por lo tanto, es alentador recordar que el general HR McMaster, el asesor de seguridad nacional de Trump, ha escrito un libro criticando a los generales estadounidenses por no dar consejos francos a los políticos durante la guerra de Vietnam.

Aunado a eso, existe el peligro de que Trump —después de un caótico inicio a su presidencia— haya concluido que la acción militar es la clave de la imagen “ganadora” que les prometió a sus votantes. El presidente se vanaglorió de los aplausos bipartidistas que obtuvo por bombardear Siria. Dejó caer una enorme bomba convencional sobre Afganistán poco después y su hijo, Donald Jr., expresó su exultación en un mensaje de Twitter con un emoji de una bomba.

Hay miembros del círculo interno del presidente que, de hecho, creen que la administración Trump está considerando seriamente un “primer ataque” en Corea del Norte. Pero si Kim Jong Un ha llegado a la misma conclusión, él puede presionar el disparador nuclear primero.

ENCRUCIJADA PARA ESTADOS UNIDOS

El presidente estadounidense se enfrenta a un dilema. ¿Puede la “muy poderosa armada” de Trump abandonar la península coreana habiendo fracasado? ¿Puede la administración presentar una intensificación de las sanciones económicas, posiblemente en conjunción con China, como la muy dura acción que ha prometido?

Trump es capaz de cambiar desvergonzadamente su retórica y política. Por lo tanto, es ciertamente posible que simplemente retroceda sobre Corea del Norte, o acepte el estatus quo como el dramático cambio que prometió desde el principio.

Sin embargo, también es posible que el presidente se haya convencido de que un primer ataque en Corea del Norte es una opción viable. Cualquier conclusión de este tipo se opondría a un consejo militar estándar, que sostiene que es imposible ‘eliminar’ el programa nuclear de Corea del Norte con una sola oleada de ataques y que, por consiguiente, Corea del Sur, Japón y las bases estadounidenses de la región, estarían expuestos a represalias.

Siga bajando para encontrar más contenido