Economía de EE. UU. crece un 4% en el segundo trimestre

El crecimiento de la primera economía mundial se aceleró más a lo esperado entre marzo y junio de este año.

Estados Unidos comienza a dar señales fuertes de que la crisis quedó atrás.

Archivo Portafolio.

Estados Unidos comienza a dar señales fuertes de que la crisis quedó atrás.

Internacional
POR:
julio 30 de 2014 - 02:57 p.m.
2014-07-30

El Producto Interno Bruto (PIB) de Estados Unidos se expandió a una tasa anual de 4 por ciento en el segundo trimestre debido a que la actividad se aceleró ampliamente, luego de contraerse en una cifra revisada de un 2,1 por ciento en el primer trimestre, dijo el miércoles el Departamento de Comercio.

Eso impulsó al PIB por sobre la tendencia de crecimiento potencial de la economía, que los analistas estiman en entre un 2 y un 2,5 por ciento.

Economistas consultados en un sondeo de Reuters estimaban que la economía habría crecido a una tasa del 3 por ciento en el segundo trimestre, tras una contracción informada previamente de 2,9 por ciento en el primer trimestre.

Un informe separado que mostró que los empleadores privados crearon 218.000 puestos de trabajo el mes pasado -un declive en comparación a los 281.000 de junio- no cambió mayormente la percepción de que la
economía se está fortaleciendo.

Las acciones de Estados Unidos abrieron al alza y los rendimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos subieron tras la publicación de los datos. El dólar alcanzó un máximo nivel en siete semanas frente al yen y un máximo de ocho semanas ante el euro.

La economía estadounidense creció un 0,9 por ciento en la primera mitad de este año y la expansión en el 2014 podría promediar más de un 2 por ciento. La contracción del primer trimestre, que se relacionó mayormente con el mal clima, fue la mayor en cinco años.

El crecimiento del empleo, que ha excedido los 200.000 puestos de trabajo en cada uno de los últimos cinco meses, y enérgicas lecturas del Instituto de Gerencia y Abastecimiento para los sectores fabril y de servicios impulsan las expectativas optimistas para el resto del año.

El Gobierno también publicó revisiones a datos previos del PIB que se remontan a 1999, que mostraron que la economía tuvo un desempeño mucho más sólido en la segunda mitad del 2013 y para ese año en su conjunto a lo informado previamente.

ATENCIÓN A LA FED

El dato del PIB, que fue publicado sólo horas antes de que funcionarios de la Reserva Federal concluyan una reunión de política monetaria de dos días, podría alimentar el debate respecto a si el banco central necesitará subir las tasas de interés un poco antes a lo previsto.

El crecimiento en el segundo trimestre fue impulsado principalmente por el gasto del consumidor y los inventarios de empresas. El alza del gasto del consumidor, que responde por más de dos tercios de la actividad económica de Estados Unidos, se aceleró a un ritmo de un 2,5 por ciento en la medida en que los estadounidenses compraron bienes duraderos y gastaron un poco más en servicios. El gasto del consumidor se había frenado a un ritmo de un 1,2 por ciento en el primer trimestre debido al débil gasto en salud.

Pese a la aceleración en el gasto del consumidor, los estadounidenses ahorraron más en el segundo trimestre. La tasa de ahorro aumentó a un 5,3 por ciento desde un 4,9 por ciento en el primer trimestre por un alza en los ingresos, que es un buen augurio sobre el gasto futuro. Los inventarios contribuyeron 1,66 puntos porcentuales al crecimiento del PIB tras restar 1,16 puntos en el primer trimestre.

La economía también recibió un impulso de la inversión de las empresas, el gasto gubernamental y la construcción de casas. Sin embargo, el comercio fue un lastre por segundo trimestre consecutivo debido a que parte del incremento en la demanda interna fue contrarrestado por un aumento de las importaciones.

La demanda interna subió a un ritmo de un 2,8 por ciento, el más veloz desde el tercer trimestre del 2011. La solidez de la demanda, que remarca la firmeza de los cimientos de la economía, llevó a cierta aceleración en las presiones sobre los precios en el segundo trimestre, lo que es visto como algo positivo por funcionarios de la Fed a los que les preocupaba que la inflación se mantuviera tan baja.

Un índice de precios en el informe se elevó a una tasa del 2,3 por ciento en el segundo trimestre, su mayor avance en tres años, luego de subir a un ritmo de un 1,4 por ciento en el período previo. Una medida de precios subyacente que excluye los costos de los alimentos y la energía subió a un ritmo de un 2,0 por ciento, el más veloz desde el primer trimestre del 2012.
Reuters