Economía de A. Latina sacó pecho frente a Europa y EE. UU.

El continente cierra el año con una estabilidad económica y unas cifras de crecimiento superiores, acompañadas de una mayor integración regional y un creciente peso internacional.

AFP

Economía de A. Latina sacó pecho frente a Europa y EE. UU.

AFP

POR:
diciembre 13 de 2011 - 04:31 p.m.
2011-12-13

Aunque en los últimos meses se han visto ya algunos síntomas de que las cosas pueden no ir tan bien en 2012, como el estancamiento del PIB de Brasil en el tercer trimestre, según la mayoría de los analistas el año 2011 ha sido positivo para la región.

Salvo unas pocas voces recordatorias del popular refrán que aconseja poner las barbas a remojar en caso de que ver las del vecino pelar y otras, más técnicas, hablando de que nadie está inmunizado ante una crisis en un mundo global, el optimismo, a veces eufórico, predominó entre los dirigentes latinoamericanos.

Asomó también algo de satisfacción por el hecho de que esta vez no son los países latinoamericanos los que padecen problemas financieros y de endeudamiento, ni tampoco los que no saben como salir del atolladero. "Lo ven con un cierto disfrute.Los maestritos que nos han dado lecciones en los años 80 sobre la crisis de la deuda ahora no saben qué hacer con la crisis de deuda", dijo en octubre pasado el expresidente del gobierno español Felipe González.

El veterano político socialista habló así después de haber asistido a un foro en Argentina, un país que puede presumir de saber de crisis financieras. La última, hace exactamente diez años, fue una auténtica bajada a los infiernos. Europa "tiene mucho que aprender" de Argentina, que "demostró que hay vida después de la muerte y que se puede crecer después de una reestructuración", afirmó este mes en Buenos Aires el Nobel de Economía 2001, Joseph Stiglitz.

Sin embargo, para Felipe González, que en 1990 aseguró que si tuviera un millón de dólares, lo invertiría en Argentina, está claro que si se contrae la economía y el consumo en la Unión Europea y en Estados Unidos, "los países emergentes tienen que frenar".

Exactamente un frenazo y en seco fue lo que experimentó la economía de Brasil, la mayor de América Latina, en el tercer trimestre: el crecimiento fue del 0,00 por ciento, como el de España y Bélgica. Rápidamente las autoridades brasileñas aseguraron que se trata de algo pasajero y que en el cuarto trimestre el PIB volverá a crecer para terminar el año con una subida del 3,2 por ciento.

En la última reunión del G20, que actualmente preside México, el Gobierno de Brasil fue uno de los más cortejados para que contribuyera al fondo de rescate europeo, pero la presidenta Dilma Rousseff dijo que no pensaba hacerlo y que en todo caso lo haría a través del Fondo Monetario Internacional (FMI). "Prefiero invertir más recursos en el FMI, porque al menos sé que ahí cuento con una garantía", afirmó Rousseff, elegida brasileña de año por la revista Istoé, entre otras cosas por contribuir a que Brasil sea en la escena internacional "un invitado que llega pisando la alfombra roja, tiene algo para decir y es escuchado".

Otro presidente de la región, Juan Manuel Santos, de Colombia, dijo en la reciente cumbre fundacional de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) que América Latina tiene todo lo que el mundo necesita actualmente, como energía, agua y un inmenso potencial para producir alimentos. "Las circunstancias mundiales nos están diciendo que ésta puede ser la década o el siglo de América Latina", sostuvo Santos.

América Latina y el Caribe, con unos 570 millones de habitantes, tienen un crecimiento sostenido y estable desde 2003, salvo algún retroceso en 2009, unas reservas internacionales de más de 700.000 millones de dólares y una gran riqueza natural, como el 30 por ciento de la superficie forestal o la mayor cantidad de agua del mundo.

Esos datos fueron publicitados durante la creación de la CELAC, calificada por algunos de sus participantes como una segunda independencia de la región, por no estar en el nuevo organismo ni Estados Unidos ni Canadá ni tampoco otros países de fuera del continente pero ligados estrechamente a él como España y Portugal.

El presidente venezolano, Hugo Chávez, asegura que la CELAC, que "nace con un espíritu nuevo, como un arma de integración política, económica y social", va a constituir "un gran polo de poder".

En un reciente informe la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) se declara convencida de que "la región está llamada a jugar un papel cada vez mayor en la economía mundial".

Según las últimas cifras de ese organismo de Naciones Unidas, América Latina y el Caribe concluirán 2011 con un crecimiento económico del 4,4 por ciento, pero en 2012 habrá una "desaceleración general" como efecto de la crisis en Estados Unidos y Europa, que se notará en el flujo financiero, las remesas, las inversiones y el comercio.

EFE 

Siga bajando para encontrar más contenido