La economía pesará en elecciones del Reino Unido

A diez días de las votaciones británicas, los analistas aseguran que el ganador se decidirá a ‘penaltis’, como en el fútbol.

El primer ministro británico, David Cameron, espera mantenerse en el poder, exhibiendo logros económicos.

Archivo

El primer ministro británico, David Cameron, espera mantenerse en el poder, exhibiendo logros económicos.

Internacional
POR:
abril 27 de 2015 - 11:36 a.m.
2015-04-27

A diez días de que se realicen las elecciones generales del 7 de mayo en el Reino Unido, los británicos se muestran apáticos a la campaña más reñida de los últimos años.

A estas alturas se mantiene un empate técnico entre el primer ministro David Cameron, que busca mantenerse en el poder, y el laborista Ed Miliband, un personaje sin mucho brillo, pero con el respaldo de una fuerte maquinaria partidista.

El tono de la campaña ha girado alrededor de temas como: la economía, la permanencia británica en la Unión Europea y el problema de inmigración ilegal.

En todos los casos, en vez de defender posturas propias, Cameron y Miliband se han esforzado en tratar de alertar a los votantes del peligro que el otro representaría para el país de ganar las elecciones.

En un correo electrónico a sus seguidores, Cameron, del partido Conservador, dijo el pasado jueves que “sería una pesadilla” si gana un gobierno laborista, apoyado por el partido nacionalista escocés, en respuesta a comentarios de analistas que predecían que Miliband podría triunfar con el apoyo del Partido Nacional Escocés (SNP).

Por su lado, el candidato laborista acusó a Cameron de planificar “un recorte extremo” del gasto público y de llevar una “campaña desesperada”. Miliband, incluso, tachó a Cameron de ser aislacionista, al hacer que el país perdiera influencia política internacional.

En un discurso sobre política exterior en la campaña de las elecciones del 7 de mayo, Miliband dijo que Cameron “se alejó del mundo” y está poniendo en peligro los intereses nacionales con su promesa de celebrar un referéndum sobre la pertenencia a la Unión Europea.

ECONOMÍA MOVERÁ ELECCIONES

Los británicos esperan el anuncio del comportamiento económico del país en el primer trimestre del año, que podría reflejar un débil crecimiento.

La Oficina Nacional de Estadísticas publica las cifras oficiales de la economía mañana martes.

Según un informe de Bloomberg, que resume la media de los pronósticos realizados por 39 economistas, el Producto Interno Bruto del Reino Unido pudiera señalar un leve aumento de tan solo 0,5 por ciento, el menor crecimiento desde el 2013.

El anuncio de los resultados económicos “proporcionará forraje para combate político”, que marcará la pauta de la disputa electoral, al mostrar una prolongada recuperación económica bajo la administración gobernante o su fragilidad. Este factor podría mover la balanza electoral, según los analistas.

Los candidatos han estado recorriendo las cuatro naciones del estado unitario británico: Escocia, Gales, Inglaterra e Irlanda del Norte y, que suman 64,1 millones de habitantes.

“Cada voto cuenta”, dijo uno de los estrategas de la campaña de Miliband.

Y tiene razón, porque todas las encuestadoras hablan de ‘empate técnico’, donde ninguno de los dos candidatos luce con la mayoría necesaria para poder formar un gobierno sin necesidad de acudir a alianzas políticas con otros partidos.

“A poco más de una semana de las elecciones, yo veo esta campaña, hablando en el argot futbolero, como un juego que ya terminará en empate a cero y el ganador se decidirá por penaltis”, afirmó Joe Twyman, jefe de investigaciones políticas y sociales de la organización YoGov, que viene haciendo sondeos diarios en todo el Reino Unido para medir la intención de voto.

Algunos analistas consideran que esa situación favorecería a Miliband, quien recibió ya el apoyo de los votos del SNP para formar gobierno. Según las predicciones, el partido nacionalista escocés podría obtener cerca de 55 de los 59 escaños escoceses en Westminster, un resultado histórico para una formación que nunca ha ocupado más de 11 asientos en la Cámara de los Comunes y que podría tener la llave de la gobernabilidad en el Reino Unido.

EL PIB SE USARÁ EN EL JUEGO POLÍTICO

“No creo que el panorama económico sea particularmente sombrío, pero veo una ligera moderación en el crecimiento”, dijo Ross Walker, economista del Royal Bank of Scotland Group Plc en Londres.

“Es un momento delicado para que se den a conocer cifras de la economía y es probable que sea utilizado como parte del juego político electoral”, apuntó Walker, al señalar que estas cifras “probablemente van a ser de mayor interés en Westminster (sede del Parlamento) que en los mercados”.

Las previsiones de los economistas van desde 0,8 por ciento del PIB para SMBC Nikko Securities a 0,3 por ciento para economistas de Goldman Sachs Group Inc. y Schroders Plc.

LA CAMPAÑA EN ESCOCIA ESTÁ CONDICIONADA POR CAÍDA DEL PETRÓLEO

El desplome de los precios del petróleo ha golpeado a la industria del mar del Norte y condiciona el programa de plena autonomía fiscal que defiende el Partido Nacionalista Escocés (SNP) de cara a las elecciones generales del 7 de mayo en el Reino Unido.

El barril de crudo se cotiza a unos 65 dólares, cerca de un 45 % menos que hace un año, una caída que dejaría un agujero de 9.000 millones de libras en el presupuesto escocés, según el Instituto de Estudios Fiscales británico.

“Cuando el SNP defiende la causa de la independencia lo hace confiando en los ingresos del petróleo, pero en la situación actual ese ya no es un argumento creíble”, dijo Lewis Macdonald, candidato laborista en Aberdeen, capital petrolera en la región.

Con información de agencias.

María Victoria Cristancho

Subeditora

marcri@portafolio.co