Gobierno de EE. UU. sanciona a vicepresidente de Venezuela por un caso de narcotráfico

Según el departamento del Tesoro, Tareck El Aissami habría facilitado el ingreso de 'cargamentos de narcóticos desde Venezuela'.

Tareck el aissami, vicepresidente de Venezuela junto al presidente Nicolás Maduro.

Tareck el aissami, vicepresidente de Venezuela junto al presidente Nicolás Maduro.

AFP

Internacional
POR:
Portafolio
febrero 13 de 2017 - 05:59 p.m.
2017-02-13

El Gobierno de Estados Unidos sancionó al vicepresidente de Venezuela, Tareck El Aissami, bajo una norma sobre narcóticos, dijo este lunes el Departamento del Tesoro, dentro de una investigación por tráfico de drogas. Una fuente estadounidense dijo que El Aissami tuvo un rol significativo en un caso de narcotráfico.

(Lea: Periodistas fueron detenidos en Venezuela mientras investigaban caso de Odebrecht)

Además, El Aissami, el empresario Samark José López Bello, también fue incluido en las sanciones, que congelan los bienes que ambos pudieran tener en Estados Unidos y prohíbe a cualquier ciudadano o compañía estadounidense a hacer negocios con cualquiera de los señalados.

(Además: Una charla con el economista al que Maduro quiere ver tras las rejas)

"Las acciones de la OFAC son la culminación de una investigación de varios años (...) contra los importantes traficantes de narcóticos en Venezuela y demuestra que el poder y la influencia no protege a aquellos que realizan estas actividades ilegales", dijo su director interino, John Smith, según la nota del Tesoro.

El Aissami, que fue gobernador del estado Aragua y ministro del Interior, "facilitó los cargamentos de narcóticos desde Venezuela", detalló el Tesoro, señalando que el funcionario "supervisó o fue dueño parcial" de cargamentos de más de mil kilogramos de droga, que salieron de Venezuela con destinos como México y Estados Unidos".
El exministro recibió pagos del narcotraficante venezolano Walid Makled y también tenía lazos con el violento cartel mexicano Los Zetas, según denuncia el Tesoro.

El vicepresidente ha negado previamente todas las acusaciones de vínculos con el narcotráfico, argumentando que son calumnias mediáticas, y ha ofrecido entregarse a las autoridades si alguien presenta pruebas de las acusaciones en su contra.

El Aissami ha sido investigado por el Departamento de Seguridad Nacional y la Administración de Control de Drogas (DEA) desde al menos 2011 por presunto lavado de dinero en Medio Oriente, específicamente en Líbano, según dos personas familiarizadas con la investigación.

Como el segundo al mando en Venezuela, El Aissami podría reemplazar a Maduro si cede a la presión de la oposición de renunciar a causa de la implosión económica del país y el malestar social.

Maduro ha frenado hasta ahora el intento de la oposición de celebrar un referéndum sobre su salida antes de que termine su mandato en unos dos años.

AGENCIAS