EE. UU. terminó misión militar en Irak luego de ocho años

El presidente Obama cumplió su promesa electoral de retirar las tropas estadounidenses de Irak.

Agencias

La bandera de Irak ya ondea en todas las bases militares del país.

Agencias

POR:
diciembre 17 de 2011 - 12:24 a.m.
2011-12-17

 

Las tropas estadounidenses cerraron esta semana su cuartel general en Irak y arriaron la bandera izada desde hace ocho años, marcando simbólicamente el fin de su presencia en el país que invadieron para derrocar a Sadam Husein y crear un nuevo Medio Oriente.

“Es un acontecimiento histórico, pues hace ocho años, ocho meses y 26 días, como comandante adjunto, di la orden a los efectivos avanzados de la tercera división de que cruzaran la frontera”, afirmó el general Lloyd Austin, que comanda las fuerzas norteamericanas en ese país y que acaba de ser nombrado jefe del Estado Mayor adjunto.

El militar acababa de arriar solemnemente la bandera de las fuerzas estadounidenses en Irak (USF-I), a pocos días de la partida de los últimos soldados norteamericanos.

La ceremonia se llevó a cabo en el aeropuerto, emblemático por ser el primer lugar ocupado por el ejército estadounidense en su marcha hacia Bagdad en marzo del 2003.

Estados Unidos cierra con su salida de Irak una guerra impopular, cara y que ha causado más de 100.000 muertos en casi nueve años, pese a que persiste el temor a que la retirada dé lugar a un vacío de poder, al resurgir de la violencia o a una mayor influencia de Irán en la región.

Iniciada en marzo del 2003 por el entonces presidente George W. Bush con el argumento –que acabó resultando falso– de que el Gobierno de Sadam Husein tenía armas de destrucción masiva y nexos con los extremistas de la red terrorista Al Qaeda, la guerra se dará por concluida el 31 de diciembre, cuando se complete la salida de los últimos 4.000 soldados y el cierre de dos bases.

En el apogeo del conflicto, en el 2007, Estados Unidos llegó a tener en Irak más de 500 bases y 150.000 militares.

Ante la incapacidad de probar las acusaciones contra Husein, el Gobierno de Bush reformuló su estrategia y empezó a vender la guerra como necesaria para “llevar la democracia a Oriente Medio”.

Además del alto costo económico para Estados Unidos, cifrado en cerca de 800.000 millones de dólares, en la guerra han muerto 4.487 soldados hasta el pasado viernes y otros 32.226 habían resultado heridos, según estadísticas del Pentágono.

El convenio firmado entre las autoridades de Estados Unidos e Irak sobre la retirada establece que unos pocos cientos de militares y civiles del Pentágono seguirán trabajando asociados a la embajada en Bagdad más allá del 31 de diciembre para entrenar y formar a las fuerzas armadas locales.

EL CAMINO DE LA RECONSTRUCCIÓN

Para los observadores locales, el desafío más grande es sin duda la reconstrucción de un país que ha sufrido una guerra en la que sus infraestructuras han quedado arrasadas, además del coste social que ha supuesto con un aumento de la pobreza que afecta al 30 por ciento de los iraquíes.

A ese respecto, el político iraquí Abdul Moneim al Asam señaló en un artículo publicado recientemente en el periódico ‘Bagdad’ que “empezar un diálogo nacional será la única señal de que se puede ir más allá de un desastre que pueda llevar al caos político y que compensará el vacío tras la retirada de Estads Unidos”.

Difícil situación en un contexto donde los tres grupos étnicos mayoritarios se odian.

PREOCUPA EL VACÍO DE PODER E INFLUENCIA IRANÍ

Nuestra meta es un Irak soberano que proteja sus fronteras, su espacio aéreo y su pueblo, aseguró Obama.

Algunos analistas ven vacíos en la capacidad de Irak para defender su territorio soberano y proteger las plataformas petrolíferas en el golfo Pérsico.

Además, persiste el temor a que resurja la violencia, alentado por informes militares que señalan que las tropas de Estados Unidos aún sufren ataques casi a diario, y a que Irán, uno de los eternos enemigos de Washington, pueda intentar aumentar su influencia entre la mayoría de población chiita.

Otros expertos como Daniel Serwer, del Instituto para Oriente Medio, creen no obstante, que la guerra termina “responsablemente” y que los iraquíes son “totalmente capaces” de manejar la seguridad interna, más si se tiene en cuenta que Estados Unidos seguirá colaborando con ellos en esa materia.

La historia dirá si la decisión fue acertada.

Siga bajando para encontrar más contenido