Efromovich y accionistas de Azul y Gol, tras compra de TAP

Siete son las entidades interesadas en el proceso de privatización de la aerolínea portuguesa.

El pliego de condiciones fue aprobado por el gobierno luso el pasado 15 de enero.

Archivo particular

El pliego de condiciones fue aprobado por el gobierno luso el pasado 15 de enero.

Internacional
POR:
marzo 10 de 2015 - 02:34 a.m.
2015-03-10

El empresario Germán Efromovich vuelve a estar en la puja por la aerolínea estatal portuguesa TAP. Según fuentes del sector, son siete las entidades que firmaron el acuerdo de confidencialidad para obtener informaciones sobre el proceso de privatización de la aerolínea.

Tres de estas siete empresas son inversores relaciones con compañías aéreas brasileñas, Avianca, Azul y Gol. Fuentes conocedoras del proceso confirmaron a rotativos portugueses que no hay más inversionistas estratégicos en esta puja.

Los restantes cuatro inversores que pidieron acceder a información sobre la aerolínea portuguesa son financieros, entre los cuales se incluyó el consorcio formado por el empresario luso Miguel Pais do Amaral –quien tiene intereses empresariales en la comunicación social, energía, tecnologías de la información, vinos y edición de libros, entre otros sectores– y tres sociedades gestoras de fondos de capital privado.

Según se ha podido saber por la prensa extranjera, uno de estos fondos es Apollo Global Management –fondo de inversión estadounidense que gestiona capital privado, crédito y bienes raíces, así como otros vehículos de inversión. Su cartera de fondos es una de las más grandes del mundo en gestión alternativa de empresas–.

Otra compañía que estaba interesada, aunque hasta el momento no ha firmado el acuerdo de confidencialidad, es la española Air Europa –cuyo accionista Globalia llegó a compartir con TAP el capital de la operadora de handling (actividades de manipulación de equipajes y mercancías en puertos y aeropuertos) Groundforce–.

El gobierno luso habilitó una sala virtual con toda la información financiera necesaria para la presentación de las propuestas por parte de los candidatos, a la cual solo pueden acceder tras la firma del acuerdo de confidencialidad, según informó el diario Expresso de Portugal.

El acceso a la información no significa que los diferentes pujantes avancen con sus propuestas.

En anteriores procesos, el último en 2012, hubo varios inversores que accedieron al llamado ‘data room’ de la empresa, pero, a al final, solo uno avanzó una propuesta y fue la del dueño del grupo brasileño Synergy Aerospace, Germán Efromovich.

CUESTIÓN DE CAPITAL

Las normas comunitarias impiden que compañías aéreas no europeas posean más del 49 por ciento de las europeas.

En el caso de los accionistas de Azul y Gol (puesto que Germán Efromovich tienen nacionalidad polaca y por ende europea), a pesar de no ser europeos, la cuestión de la geografía podría ser ‘resuelta’, por ejemplo, con un socio comunitario para que conjuntamente participe en la compra de TAP.

Pero tal solución solo será valorada después de haber sido toda la información analizada. La intención del gobierno portugués es concluir la venta al final del primer semestre, por lo que los candidatos tienen hasta el 15 de mayo para entregar sus ofertas.
EL PLAN DE VENTA

El grupo TAP podrá adjudicarse “a uno o más inversores, tanto individualmente como en grupo”.

El Estado mantendrá una opción de venta del 34 por ciento del grupo, de la que podrá desprenderse “durante los dos años siguientes” a la firma del contrato, siempre que el ganador del concurso cumpla todas las condiciones.

TAP transportó en el 2014 a unos 11,4 millones de pasajeros –récord de la compañía– a 88 destinos en África, Europa y América, continente este último donde es líder en las conexiones entre Brasil y Europa.

La aerolínea, que opera desde 1945, cuenta con una plantilla de más de 5.000 personas y una flota de 77 aviones.

LOS INTERESADOS Y EL CAPITAL

La privatización de la compañía fue relanzada a mediados de noviembre pasado y en ella ya se han declarado interesados la española Air Europa (a través de su matriz Globalia), el empresario portugués Miguel Pais do Amaral, el brasileño David Neeleman (a través de la compañía Azul) y el magnate colombiano-brasileño Germán Efromovich.

El Estado portugués, actualmente propietario de la compañía aérea, pondrá a la venta el 66 por ciento de sus acciones, aunque un 5 por ciento de este paquete está reservado a los trabajadores.

inmigl@eltiempo.com