Ejército de Ucrania, a las puertas de Donetsk

El Gobierno de Kiev pidió que los civiles salgan de las zonas controladas por los rebeldes y anunció corredores humanitarios.

Algunas unidades del Ejército ya habrían entrado en la ciudad, según fuentes ucranianas.

EFE

Algunas unidades del Ejército ya habrían entrado en la ciudad, según fuentes ucranianas.

Internacional
POR:
agosto 05 de 2014 - 04:37 a.m.
2014-08-05

El Gobierno de Kiev, cuyas tropas estaban ayer a las puertas de la ciudad de Donetsk, habitada por un millón de personas antes del inicio de la guerra y controlada aún por los separatistas prorrusos, anunció la apertura de corredores humanitarios y pidió a los civiles que salgan de la zona en conflicto.

“Se llevan a cabo acciones preparativas”, dijo el secretario del Consejo de Seguridad Nacional y Defensa de este país, Andréi Lisenko.

Algunas unidades de los batallones de voluntarios Shajtiorsk y Azov, financiados por el magnate y gobernador de la región de Dnepropetrovsk, Ígor Kolomoiski, ya han entrado en Donetsk, según varias fuentes ucranianas.

Las fuerzas ucranianas, a la luz de sus éxitos militares de las últimas semanas, se ven cerca de la victoria total sobre los prorrusos y parecen querer allanar el terreno para el asalto final sobre las plazas fuertes de los sublevados. Kiev pidió ayer a los civiles que abandonen todas las ciudades y pueblos controlados por los separatistas, entre ellos, cuatro de las cinco localidades más pobladas de Donetsk y Lugansk.

“Los terroristas atracan a la población, secuestran a ciudadanos y toman edificios particulares y medios de transporte. Por eso instamos a la población local a abandonar los territorios tomados por los terroristas”, dijo el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional y Defensa ucraniano.

CIVILES EN PELIGRO

Por su parte, el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso y los rebeldes denunciaron ayer al unísono que el ejército ucraniano ha emplazado en los accesos de Donetsk lanzaderas de misiles de boca múltiple Smerch y Uragán, y también misiles tácticos Tochka-U., poniendo en riesgo a los civiles. Tras la toma de varias localidades prácticamente anexas a Donetsk, las fuerzas ucranianas han cerrado el cerco a la ciudad por el oeste y el norte.

Mientras tanto, en Lugansk, los combates hace semanas que han llegado ya a la ciudad, en la que desde finales de julio han muerto más de cien civiles bajo fuego de artillería del que se acusan los dos bandos.

La capital de la región homónima, habitada por medio millón de personas antes de que estallara el conflicto, se encuentra al borde de una catástrofe humanitaria: sin agua ni luz, sin comunicaciones y prácticamente desabastecida de alimentos perecederos y combustibles.

El éxito que parece acompañar a las fuerzas de Kiev en Donetsk y Lugansk no es tal en la frontera entre las dos regiones rebeldes y Rusia, donde miles de soldados ucranianos llevan semanas rodeados por los milicianos, con el territorio ruso a sus espaldas como única escapatoria posible. Entre 311 soldados y guardias fronterizos ucranianos, según Kiev, y 438, según Moscú, entraron esta madrugada en Rusia por el puesto fronterizo de Chervonopartizansk, en la región de Lugansk, tras solicitar al país vecino la apertura de un corredor humanitario.

También continúan los combates en el área donde cayó el vuelo MH17 de Malaysia Airlines, con 298 pasajeros a bordo, en una zona controlada entonces por los separatistas y ahora disputada por los dos bandos enfrentados en el este de Ucrania.