El comercio mundial se recupera desafiando a Trump 

A pesar del discurso proteccionista del presidente estadounidense, el intercambio de bienes y servicios impulsa la economía global.

Puerto

El comercio a nivel mundial ha tenido una recuperación este año.

El comercio a nivel mundial ha tenido una recuperación este año.

Internacional
POR:
bloomberg
julio 06 de 2017 - 12:11 p.m.
2017-07-06

La elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos desencadenó advertencias de guerras comerciales dañinas y el fin de la globalización tal como la conocemos.

Hasta ahora, esas predicciones no se han materializado. El comercio internacional está teniendo su mejor desempeño en años al tiempo que el crecimiento mundial experimenta su mayor alza sincronizada desde 2010. La globalización está mostrando signos de resistencia a la agenda de 'América First' (Estados Unidos primero) de Trump.

Lea: (‘Es el momento de dar el paso hacia la cooperación política’).

Ford Motor Co. canceló el mes pasado los planes para fabricar el Focus en México y anunció que ensamblaría el automóvil en China, subrayando la capacidad de las empresas multinacionales para eludir las amenazas al comercio en un mundo de cadenas de suministro globales.

Lea: (La Alianza, a pasos firmes).

El modelo, el primer vehículo fabricado en China para compradores estadounidenses, podría convertirse en la mayor exportación automotriz de la nación asiática a Estados Unidos.

Tesla Inc. también tiene la mira puesta en China. El fabricante de automóviles eléctricos está cerca de llegar a un acuerdo con la ciudad de Shanghái para fabricar vehículos en China por primera vez, informó Bloomberg News.

Lea: (Dos verdades, un bloque).

El mejor ánimo es una razón clave por la que los bancos centrales están adoptando una postura más dispuesta a subir las tasas, o al menos una más optimista, después de años de inyectar dinero barato a sus economías.

En el Banco Central Europeo, los encargados de la política monetaria han expresado confianza en que la recuperación mundial apoya cada vez más el comercio y las exportaciones de la Eurozona, respaldando una recuperación que hasta ahora ha sido impulsada en gran medida por fuerzas nacionales.

El gobernador del Banco de Canadá, Stephen Polos, que se espera eleve las tasas de interés la próxima semana, ha citado la naturaleza sincronizada del crecimiento mundial como una fuerza positiva importante para la recuperación.

Los fabricantes británicos están disfrutando lo que el vicegobernador del Banco de Inglaterra, Ben Broadbent, ha llamado un "buen momento", en el que las empresas todavía tienen acceso al mercado único de la Unión Europea hasta que el 'Brexit' sea completado al tiempo que aumenta la competitividad a consecuencia del debilitamiento de la libra.

"Al principio de año, pensábamos que habría riesgos mucho mayores relacionados con el comercio", dijo Helen Qiao, economista jefe de Bank of America Merrill Lynch para la Gran China. "Eso ha desaparecido en gran medida".

Sin embargo, los temores de una disputa comercial perjudicial entre las dos mayores economías del mundo no han desaparecido. Nuevas tensiones están surgiendo entre Estados Unidos y China.

El presidente Xi Jumping se ha quejado de un giro negativo en las relaciones antes de una reunión prevista con Trump en el marco de una cumbre del Grupo de los 20 en Alemania esta semana. Por su parte, el presidente estadounidense ha acusado reiteradamente a importantes socios comerciales, entre ellos China, de comercio desleal.

Su administración está estudiando si impone aranceles a las importaciones de acero, según personas familiarizadas con el asunto. La crítica de la globalización es alimentada por el hecho de que aunque la recuperación comercial ha incrementado las ganancias de las empresas, no se ha traducido en aumentos salariales sustanciales, dijo Stephen Roach, investigador senior de la Universidad de Yale y ex presidente de Morgan Stanley Asia.

Un nuevo informe de la Organización Mundial del Comercio halló que las restricciones comerciales en las economías del G-20 solo han aumentado a un ritmo moderado, pese a los temores de un creciente proteccionismo.