‘El gobierno de Maduro espera que el petróleo lo salve’

Raúl Gallegos, analista de Control Risks piensa que el presidente Maduro no terminará su mandato, porque dentro del chavismo quieren que se vaya.

Venezuela

El analista cree que las marchas tendrán poco efecto mientras las Fuerzas Armadas estén aliadas con el Gobierno.

Reuters

Internacional
POR:
Portafolio
septiembre 04 de 2016 - 01:54 p.m.
2016-09-04

Raúl Gallegos, analista en el departamento de riesgos globales de la compañía Control Risks y experto en Venezuela, es la persona encargada de hacer los estudios de la firma sobre el vecino el país.

Gallegos explica que el gobierno de Maduro no permitirá el referéndum revocatorio hasta el año entrante y que, para ese momento, será el propio chavismo el que lo saque del poder.

¿A dónde llevarán las marchas en Venezuela?

Lo que estamos viendo es una oposición que está desesperada por lanzar el mensaje de que lo que está haciendo el chavismo no es aceptable. Atrasar la fecha del referendo hasta cuando le convenga al chavismo no es algo que la oposición quiere aceptar.

Es posible que haya instancias de violencia en algunas de ellas, pero no creemos que la oposición tenga el músculo para sacar la suficiente gente a las calles como para paralizar al país por mucho tiempo en protesta por lo que hace el chavismo (Lea también: Así fue la marcha de la oposición venezolana que terminó en enfrentamientos).

¿Entonces no sirven?

Lo que hemos visto es que el Gobierno está en capacidad, con la ayuda de las Fuerzas Armadas, de neutralizarlas. Es un Gobierno que ha planeado mucho para que a punta de protestas no logren sacarlo del poder, y la oposición no está articulada, ni preparada, ni tiene una visión clara de hacia dónde va, falta liderazgo y no creemos que llegue a más. Vemos muy difícil que los venezolanos que se oponen a este Gobierno logren sacarlo a punta de protestas.

¿Cuál es la estrategia del Gobierno en estos momentos?

Su objetivo es pasar este mal momento, apostándole a que los precios del petróleo en algún momento se recuperen y a punta de gasto recuperar la popularidad que tuvieron. No es un tema de convencimiento, es un Gobierno con tendencias autocráticas que no se saldrá fácilmente del poder.

¿Por esto buscan desde hace tiempo un acuerdo en la Opep para hacer subir los precios del petróleo?

Este es un gobierno acostumbrado a comprar voluntades. Venezuela es un país que tras cien años de riqueza petrolera se ha habituado a que lo compren y no a ganarse el crecimiento económico. Parecerá bastante duro pero es la verdad. Este es un país que se ha acostumbrado a gozar y rumbearse la plata cuando existe, y cuando cae el precio del petróleo se quedan sin nada.

Están acostumbrados a gobiernos generosos que llegan y reparten, y cuando no hay para repartir es un tema de esperar, porque ya habrá. Esa es la actitud del habitante promedio y esa es la de los gobiernos, especialmente de este que no va a tomar medidas económicas sensatas para tratar de manejar la situación actual.

Está esperando a que el petróleo lo rescate otra vez y lo que hace es comprar tiempo.

¿La grave crisis social, económica y política no cambia esa ecuación?

Vemos mayores niveles de frustración, de escasez, de crisis, de protestas, de violencia, pero las Fuerzas Armadas están muy aliadas con el Gobierno, dependen de sus privilegios y beneficios. Mientras eso ocurra vemos muy difícil, si no virtualmente imposible, que la oposición logre sacarlos a punta de protestas.

Debido al sufrimiento por la falta de comida, medicinas, etc., ¿es posible que las Fuerzas Armadas le quiten el apoyo a Maduro?

Lo vemos poco probable porque estas Fuerzas Armadas están muy comprometidas con el Gobierno. Tanto por la corrupción dentro de ellas, porque eventualmente podrían meterlas a la cárcel, como porque quieren seguir beneficiándose de la situación.

Algunos manejan el contrabando de gasolina, comida, dólares, droga. Una serie de negocios irregulares con los cuales se ven favorecidos los militares a todo nivel de rango. Por esto están tan comprometidas con el chavismo; además de los beneficios legales que reciben, que son mucho mayores que los que recibe cualquier venezolano.

¿Terminará Nicolás Maduro su mandato?

A nuestro juicio Maduro no termina su mandato por la crisis que vive el país, pero sobre todo porque la presión dentro del mismo chavismo para que se vaya va a ser bastante fuerte el próximo año.

Creemos que va a haber referéndum el año entrante, por lo que el chavismo seguirá en el poder, y ellos mismos van a querer sacar a Maduro y posesionar a otra persona.

¿Sería Diosdado Cabello, el llamado número 2?

Es difícil saber quién va a ser porque hay varios grupos dentro del chavismo que pugnarían por poder. Los más cercanos a Maduro, alineados con Cuba ideológicamente; Diosdado no es uno de ellos, y los mismos militares que en este momento tienen una posición de cogobierno, que también tendrían algo que decir. Los próximos meses van a ser interesantes para ver qué piezas se empiezan a mover dentro del chavismo y determinar de esa manera quién va a ser la persona que tomaría el poder de manos de Maduro, porque al vicepresidente lo pueden cambiar de un día para otro.

¿Ve al chavismo en el poder hasta las próximas elecciones?

Es muy probable pero no necesariamente, si el nivel de descomposición llega a un punto en el cual el próximo año ya se les va de la mano a los militares el control de la gente, podríamos encontrarnos en una situación en la cual un Gobierno se viera en la necesidad de llamar a elecciones tempranas.

¿Qué otro factor puede desencadenar la salida del Gobierno?

Puede ser la incapacidad de pagar la deuda del Gobierno, que hasta el momento ha hecho todo lo posible por evitar que el ámbito internacional se les salga de las manos. Porque si dejan de pagar la deuda desde el exterior comenzarán a embargarle activos, afectando la entrada de plata y eso ya sería sumamente desestabilizador. Por esto están renegociando la deuda con los tenedores de bonos y el Gobierno chino para obtener un poco de oxígeno en los próximos dos años y no estar con la soga al cuello.

Pedro Vargas Núñez
Subeditor Portafolio