El hambre crecerá con el cambio climático

La FAO considera que también aumentará la pobreza y se afectará la seguridad alimentaria.

Hambre y desnutrición, los retos de la región para crecer
Internacional
POR:
Portafolio
octubre 17 de 2016 - 07:53 p.m.
2016-10-17

El cambio climático está sembrando dudas sobre la disponibilidad de alimentos, lo que puede suponer en el futuro un aumento del hambre y la pobreza en el mundo si no se toman medidas urgentes, advirtió este domingo la FAO.

El director general de la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO), José Graziano da Silva, explicó que “el cambio climático devuelve la incertidumbre al no poder asegurarse nunca más que se obtendrá la cosecha que se ha plantado”.

Esa situación amenaza con elevar el número de personas que pasan hambre y la
volatilidad de los precios de los alimentos básicos, que “ya están pagando todos, y no solo los que están sufriendo las sequías”, afirmó Da Silva.

Según diversas estimaciones, para 2030 podría haber entre 35 y 122 millones de personas más sumidas en la pobreza por el efecto del cambio climático en comparación con un futuro sin dicho fenómeno.

Además, se calcula que la demanda mundial de alimentos en 2050 aumentará al menos 60 por ciento por encima de los niveles de 2006 debido sobre todo al crecimiento de la población y la rápida urbanización.

El informe bienal de la FAO sobre el estado mundial de la agricultura y la alimentación alerta de que un descenso en la producción agrícola derivaría en la escasez de alimentos, afectando todavía más a regiones expuestas como África subsahariana o Asia meridional.

Da Silva llamó a introducir medidas de adaptación y mitigación del cambio climático en el sector primario, teniendo en cuenta que “los más afectados de los países pobres no pueden pagar su coste”, por lo que pidió más políticas y recursos públicos para ayudarles en la lucha contra el calentamiento global.

En el mundo existen cerca de 475 millones de pequeños agricultores con bajos ingresos que a menudo sufren obstáculos como el acceso limitado a los mercados, al crédito, a la información meteorológica, a las herramientas de gestión de riesgos y a la protección social.

Especiales dificultades encuentran las mujeres, que constituyen 43 por ciento de la mano de obra agrícola en los países en desarrollo, según el informe.

El responsable de Desarrollo Económico y Social de la FAO, Kostas Stamoulis, precisó que se deben emprender acciones urgentes y que las consecuencias del clima para la agricultura se notarán a largo plazo.

Consideró que actualmente existen muchas tecnologías que se pueden aplicar para diversificar los ingresos de los hogares rurales con actividades dentro y fuera del sector primario, de forma que sean capaces de gestionar mejor los riesgos a futuro.

El 21 por ciento de las emisiones globales de gases de efecto invernadero están causadas por la deforestación, la ganadería y la gestión de suelos y nutrientes. Para recortar esas emisiones, se pueden emplear prácticas sostenibles que consisten, por ejemplo, en integrar los cultivos, el ganado y los árboles; emplear variedades eficientes en nitrógeno y tolerantes al calor, o sembrar directamente sin arar.

Frenar la deforestación de los bosques es otra de las acciones prioritarias, así como reducir tanto las pérdidas y los desperdicios de alimentos como los gases contaminantes durante los procesos de producción, transporte, elaboración y venta de esos productos.

El estudio advierte de que la adopción de esas prácticas todavía es muy limitada, ya que se ve obstaculizada por políticas -como las que subvencionan los químicos- que incitan a la producción insostenible con el medio ambiente en vez de promover la eficiencia en el uso de los recursos naturales y su conservación.

El director general de la FAO también insistió en que los responsables políticos deben seleccionar y coordinar mejor sus esfuerzos a favor de la producción sostenible.

SE FRENA REDUCCIÓN DE LA POBREZA 

La reducción de la pobreza en América Latina y el Caribe se ha ralentizado desde 2012 y la región sigue estando rezagada en cuanto al acceso de grupos vulnerables como los niños a servicios básicos, dijo un informe del Banco Mundial. Entre 2000 y 2014, la pobreza extrema (personas que viven con menos de 2,5 dólares al día) se redujo de 25,5 por ciento a 10,8 por ciento, pero desde 2012 el ritmo de esa reducción ha sido mucho más bajo debido a la desaceleración económica, señaló el organismo.

Roma/EFE